Dos años de gobierno de JOH tienen a Honduras devastada: Libre

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El Partido Libertad y Refundación (Libre) resumió este martes los dos primeros años del gobierno de Juan Hernández como los más drásticos de la historia de Honduras en materia económica y destacó la supuesta manipulación de cifras en materia de seguridad y la poca transparencia con la que se manejan los recursos del  Estado.

Durante la conferencia de prensa, el coordinador de Libre resaltó los yerros del actual gobierno nacionalista.
Durante la conferencia de prensa, el coordinador de Libre, Manuel Zelaya resaltó los yerros del actual gobierno nacionalista.

El cuestionamiento se plasma en un resumen de 12 páginas, las que fueron leídas en la sede del partido de oposición en Tegucigalpa, ante la presencia de su coordinador, el expresidente Manuel Zelaya, diputados y líderes partidarios y de base.

“A dos años de la segunda administración nacionalista, encabezada por el señor Juan Orlando Hernández, Honduras se encuentra devastada y sumida en una situación calamitosa que hace dudar de su mera existencia como nación, y somete a toda la sociedad al más grande sacrificio social y económico de su historia a cambio de más incertidumbre y penurias”, señala el documento.

Pese al pesimismo con el que resumieron lo ocurrido en el 2014 y 2015, Libre considera que el 2016 será la continuación del  mal gobierno, que ha deteriorado  las condiciones de vida de los trabajadores, debilitado aún más la frágil institucionalidad,  entregando los bienes nacionales al mejor postor y con casos de corrupción sin precedentes en la historia nacional.

Los opositores políticos cuestionaron a la administración del Partido Nacional de ser incapaz de generar una política económica coherente con la realidad nacional, ya que  su único programa económico es el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “que privilegia la estabilización económica por encima de la reactivación del aparato productivo”.

Combinado con el manejo de las políticas fiscales, cuestiona al gobierno por mantener sin medicamentos a los hospitales públicos y las escuelas y colegios deteriorados y por la nula construcción de nuevas carreteras.

Asimismo porque “el mayor gasto lo constituye el pago de la onerosa deuda que los gobiernos nacionalistas han venido acumulando desde el golpe de Estado de 2009 y los exagerados gastos en seguridad militar que siguen en aumento”.

En este sentido, refiere que en los últimos años el presupuesto de educación y salud se han mantenido prácticamente congelados, mientras que los mayores aumentos han ido a los programas de asistencia social que maneja el Presidente Hernández en su afán reeleccionista.

En los actuales momentos casi 10,000 millones de lempiras, equivalentes a más del 2% del PIB se dedican a estos programas, a través de “Vida Mejor”, que a juicio de Libre constituyen una estrategia de clientelismo político o la construcción de una dictadura.

CRECIMIENTO ECONÓMICO

Por otro lado califica de mediocre  el crecimiento económico  estimado para el 2016, entre 3% y 3.4% del PIB, porque apenas representa un crecimiento per cápita de 1.2% o 1.4%, insuficiente para reducir el desempleo y pobreza. También destaca que en la actualidad 1 de cada 2 hondureños tienen  problemas de empleo, o se encuentran en desempleo abierto o subempleo.

“La explicación de esto se encuentra en que los sectores que están modestamente creciendo son el sector financiero, telecomunicaciones, energía y una parte del comercio; dichos sectores contratan muy poca mano de obra. Sin embargo, a sectores generadores de empleo como la construcción, la agricultura y la industria no se les presta ningún apoyo para generar empleos”, añade.

Por otra parte, reprueba los diez paquetazos aprobados durante los últimos seis años, y el aumento del Impuesto Sobre Ventas de 12% al 15% y el aumento del impuesto a los derivados del petróleo, que de acuerdo a sus cálculos  representa un incremento  de al menos 11,000 millones de lempiras en los ingresos del Estado en 2014 y 9,000 millones en 2015.

Añade que dichos recursos han servido para pagar los enormes déficits fiscales de 2012 y 2013 que significaron un aumento del endeudamiento en más de 50,000 millones de lempiras. En los últimos tres años, Honduras ha pagado cerca de 90,000 millones de lempiras en servicio de deuda, mientras ha contratado nueva deuda por un monto similar.

FALTA DE TRANSPARENCIA Y DETERIORO INSTITUCIONAL

Otro de los cuestionamientos es la opacidad con la que se han manejado las concesiones públicas de infraestructura concedidas a través de COALIANZA, pues se han  entregado bienes públicos por 20 y 30 años, mediante contratos que pueden representar desventajas futuras para Honduras.

En cuanto al Estado de Derecho, señala que a raíz del golpe de Estado de 2009, Honduras ha experimentado una ruptura del orden constitucional, que se agudizó con la destitución de magistrados de la Corte Suprema de Justicia; con la elección anticipada e irregular del fiscal general y del fiscal adjunto; con la elección anticipada del Tribunal Supremo Electoral para manejar a antojo de los partidos tradicionales las próximas elecciones; con el nombramiento de un Consejo de la Judicatura con fines políticos como lo han denunciado varios jueces de sentencia; con acciones ilegales desde el Congreso Nacional como es el caso de la elección de la nueva Junta directiva antes de lo que la ley indica.

MILITARIZACIÓN

Asimismo refiere que Honduras ha sido militarizada aceleradamente para aumentar la capacidad represiva contra el pueblo hondureño y no para resolver el tema de la inseguridad. La inserción de la llamada Policía Militar, no solo ha mostrado ser inútil, sino que ha socavado la credibilidad que en el reciente pasado llegaron a construir las Fuerzas Armadas de Honduras, cuestiona.

 “El clamor popular es inequívoco; nadie en su sano juicio confiara hoy su seguridad o la de su familia a los cuerpos de seguridad del estado; al contrario el pueblo les teme y los visualiza como la matriz  misma  de la enorme capacidad operativa del crimen en el país, ya sea en el sicariato, en el secuestro, la extorsión, la trata y tráfico de personas y el tráfico ilegal de narcóticos. Todas estas actividades florecen y prosperan en Honduras a la supuesta sombra  de los organismos que pagamos para que nos den seguridad”.

MANIPULACIÓN

Bajo el mismo contexto de quejas, señala que da la impresión que la política de seguridad de Hernández  que ha sido diseñada y aplicada deliberadamente “para fomentar todos los tipos de violencia  y con ello mantener a la sociedad sumida en una situación de terror extremo, fomentada por las señales mixtas, convenientemente manipuladas por expertos de la desinformación, y la propaganda, que por un lado nos hablan de grandes éxitos contra la criminalidad, que nosotros no podemos percibir, y por el otro, nos muestran todos los días escenas repugnantes de seres humanos mutilados, encostalados, asesinados con todo lujo de sadismo, esto es conocido en todo el mundo como “la Doctrina del Schock”.

CORRUPCIÓN VERSUS INDIGNACIÓN

Sobre el saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) a partir de 2010, Libre señala que la situación fue una acción planificada para privatizar el sistema de salud  como parte de la consolidación del modelo de explotación neoliberal.

“Así, el colosal saqueo del IHSS no ha sido la acción de una banda de delincuentes avorazados, sino un acto planificado para provocar la privatización del sector salud en Honduras”, sustenta el análisis.

Añade que en virtud que la sociedad entiende que no puede obtener justicia de los mismos que cometen las fechorías, por eso ha expresado sin cesar su demanda por un organismo multinacional de las Naciones Unidas (CICIH tipo Guatemala) para que investigue a fondo y arroje verdades sobre la podredumbre en todos los niveles. Sin embargo, esto ha sido invisibilizado por el  gobierno.

Libre también denunció que ha que ha sido informado por “fuentes no oficiales que se prepara una campaña de calumnias y difamación en contra de candidatos opositores e inclusive el asesinato selectivo de aspirantes políticos en diferentes niveles de elección, con vistas a generar terror y disminuir el ánimo de más del 70% de la población en contra del actual régimen”. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.