Del bipartidismo, Corte hondureña muta a un tripartidismo

Después de tres intentos fallidos y cinco convocatorias, los diputados de los partidos Libre, Liberal y Nacional eligieron, en una votación histórica, a los nuevos magistrados y magistradas a la Corte Suprema de Justicia

Tegucigalpa.- El Congreso Nacional de Honduras eligió la noche del jueves a los nuevos 15 magistrados y magistradas a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en un agónico proceso que se extendió por más de 20 días en los que se evidenció el pugilato de un tripardismo que, finalmente, logró poner sus piezas en un endeble sistema judicial.

Los magistrados y magistradas que administrarán e impartirán la justicia para el periodo 2023-2030 resultaron electos con los votos del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre) y los opositores Partido Nacional y Partido Liberal, que totalizaron 117 votos de 128. Estos partidos colocaron a sus candidatos en el máximo tribunal de justicia, dejando atrás el histórico bipartidismo y dando paso a un tripartidismo que finalmente se puso de acuerdo.

La bancada del Partido Salvador de Honduras (PSH), que en las elecciones de noviembre de 2022 pactó una alianza de hecho con el partido de Gobierno, se quedó al margen de las negociaciones y votó en contra de la nómina, a excepción del diputado Luis Redondo, presidente del Congreso Nacional, quien celebró desde su butaca y acompañó la elección de la nueva Corte.

La única representante del Partido Anticorrupción (PAC), Karen Martínez, se abstuvo de votar por la nómina en la que se escogió a algunos jurisconsultos con conflictos de intereses y otros vinculados a la corrupción y al crimen organizado. Aunque en el país se justifica porque las hojas de vida son mejores con relación a los de la Corte saliente.

Lea: Corte (2016-2022) deja un legado de impunidad

Los nuevos jueces supremos fueron seleccionados entre una nómina de 45 candidatas y candidatos que remitió la Junta Nominadora, desde el 23 de enero de 2023 y para lo cual se efectuaron tres intentos, pero fue hasta el cuarto que se logró la elección.

En primera instancia, el 25 de enero de 2023, Libre presentó la primera moción nominativa, que recibió el rechazo de las bancadas del Partido Liberal y del Partido Nacional. Sin embargo, de esa nómina, sobrevivieron 11 profesionales del derecho y finalmente resultaron electos.

Se trata de Rebeca Lizette Ráquel Obando, Sonia Marlina Dubón Villeda, Francisca Villela Zavala, Rubenia Esperanza Galeano Barralaga, Roy Pineda Castro, Mario Rolando Díaz Flores, Wagner Vallecillo Paredes, Odalis Aleyda Nájera Medina, Milton Danilo Jiménez Puerto, Anny Belinda Ochoa Medrano, Gaudy Alejandra Bustillo Martínez.

En la nómina mediante la cual se realizó la elección final se agregó a Luis Fernando Padilla Castellanos, Walter Raúl Miranda Sabio, Isbela Bustillo Hernández y Nelson Danilo Mairena Franco. Este último, propuesto por el Partido Liberal, se decidió horas antes de la elección tras las fracasadas postulaciones de Martha Delia Merino Conde y Daniel Arturo Sibrián Bueso, que provocaron disensos entre las bancadas de Libre y Partido Nacional durante las últimas semanas, y que obligó a los liberales a proponer una tercería que encontró en Mairena Franco la llave a la selección de las magistradas y los magistrados.

UNA RESPALDADA ELECCIÓN

La elección se llevó a cabo cerca de las 9:43 de la noche. Luego que la Junta Directiva  del Congreso dio inicio a la sesión, el jefe de bancada del Partido Liberal, Mario Segura, tomó la palabra y presentó la moción nominativa que incluía los nombres de las magistradas y los magistrados que derivaron de los consensos entre el tripartidismo ejercido por Libre, Partido Liberal y Partido Nacional.

La nómina fue sometida a consideración del pleno de diputadas y diputados, recibiendo el visto bueno de los tres partidos principales. Posteriormente, cuando se sometió a votación, recibió un contundente respaldo. Como se indicó, solo diez legisladores votaron en contra, nueve del PSH -que calificó la Corte elegida como un triunfo de la clase política y de los grupos de poder- y uno del Partido Liberal-, mientras que la representante del PAC se abstuvo.

VEA TAMBIÉN: Magistrados y magistradas nominados por el tripardismo tienen “pecas y manchas”

Al término de la presentación de la nómina y previo a la elección de las magistradas y los magistrados, los diputados y diputadas del Partido Liberal se pusieron de pie y comenzaron a gritar “Viva el Partido Liberal”. Su partido, que apenas cuenta con 22 legisladores, demostró su poderío al conseguir en las negociaciones partidarias cuatro jueces supremos, es decir, uno menos que el Partido Nacional que tiene 44 diputados y dos menos que Libre que cuenta con 50 legisladores

Previo a que iniciara la sesión, el secretario del Congreso Nacional, Carlos Zelaya Rosales, hermano del expresidente Manuel Zelaya y cuñado de la presidenta Xiomara Castro, leyó la correspondencia, entre la cual figuraba la renuncia de Roy Pineda Castro a su cargo de magistrado del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) y de Gaudy Alejandra Bustillo Martínez, que se venía desempeñando como magistrada del Tribunal de Justicia Electoral (TJE).

Una vez efectuada la elección, el presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo, decretó un receso que se extendió por casi una hora. Finalmente, cuando las manecillas del reloj marcaban las 11:31 de la medianoche, la sesión se reanudó y los 15 nuevos magistrados del Supremo hondureño realizaron la promesa de ley. “Quedan en posesión de sus cargos”, declaró el presidente del Legislativo, quien con micrófono en mano se impuso ante el pleno de diputados y diputados que, al igual que él, tomaban el juramento.

La juramentación que hizo Redondo fue tomada por los diputados del Partido Nacional como una estrategia para ganar terreno al frente de la presidencia del Poder Legislativo, cuya legalidad ha sido ampliamente debatida desde enero de 2022.

Tras el acto protocolar, los nuevos magistrados y las nuevas magistradas se reunieron en el salón de sesiones del Palacio Legislativo y, con el propósito de elegir a la cabeza del Poder Judicial, celebraron su primera sesión.

Aunque fuentes cercanas a los círculos familiares que estaban presentes en la platea del Hemiciclo ya habían adelantado que la presidencia del Judicial recaería en la exjueza de letras de Francisco Morazán, Rebeca Lizette Ráquel Obando. Durante la sesión se confirmó que por unanimidad había resultado seleccionada.

Ráquel Obando, de 68 años, se convierte en la sucesora de Rolando Argueta y en la segunda mujer que preside la Corte Suprema de Justicia desde la fundación de la República. Durante la madrugada de este viernes fue juramentada por el presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo, y posteriormente ella designó a las y los integrantes de las cuatro salas del Supremo hondureño.

¿QUIÉN ES LA NUEVA PRESIDENTA DE LA CORTE?

Rebeca Lizette Ráquel Obando tiene 21 años de experiencia en el ejercicio de las ciencias jurídicas y sociales, hasta antes de asumir el cargo de magistrada se desempeñaba como representante del Banco de Occidente, propiedad del recalcitrante líder liberal Jorge Bueso Arias y amigo del fallecido Jaime Rosenthal Oliva, padre de Jani Rosenthal Hidalgo, actual presidente del Partido Liberal y exconvicto de la justicia de Estados Unidos por delitos relacionados al narcotráfico.

Se le cuestiona por su estrecho vínculo de amistad y parentesco por afinidad con la presidenta Xiomara Castro y su esposo, el expresidente Manuel Zelaya Rosales. Su esposo, José Luis Melara, es tío de Juan Carlos Melara, quien está casado con Zoé Zelaya Castro, hija mayor de la presidenta.

Actualmente, su esposo, José Luis Melara y su hijo Rafael Leonardo Melara Ráquel ejercen cargos dentro del gobierno de la presidenta Castro. El primero como director del Ente Regulador de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento (ERSAPS) y el segundo como secretario general de la Secretaría de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento (Sedecoas)

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) estableció, en una publicación, que constituyó y protocolizó la empresa mercantil Jericó Mining Company, vinculada a la estructura criminal del fallecido narcotraficante Wilkin Montalván.

Instantes en que el presidente del Congreso Nacional, toma la promesa de ley a la nueva presidenta de la Corte Suprema de Justicia Rebeca Lizette Ráquel Obanco. (Foto: Congreso Nacional).

¿CÓMO QUEDARON LAS SALAS?

Las cuatro salas de la Corte Suprema de Justicia también quedaron integradas por los magistrados y las magistradas. La Sala de lo Constitucional, que está conformada por cinco magistrados y magistradas, quedó con Sonia Marlina Dubón Villeda a la cabeza. En el período 2002-2009, durante el cual Vilma Cecilia Morales Montalván presidió el Poder Judicial, Dubón Villeda ya había integrado dicho tribunal.

La acompañarán Francisca Villela Zavala, que se venía desempeñando como asistente letrada de la Sala de lo Civil; Isbela Bustillo Hernández, catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); Luis Fernando Padilla Castellanos, exfiscal del Ministerio Público; y Wagner Vallecillo Paredes, diputado suplente del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

La Sala de lo Penal, en tanto, quedó a cargo de Walter Raúl Miranda Sabio, catedrático de la Universidad Católica de Honduras (Unicah). Le acompañarán Mario Rolando Díaz Flores, coordinador de Tribunales de Sentencia del Poder Judicial y Nelson Danilo Mairena Franco; exviceministro de Trabajo y Seguridad Social durante el gobierno de Carlos Flores Facussé (1998-2002).

La Sala de lo Civil será coordinada por Milton Danilo Jiménez Puerto, excanciller de la República durante los primeros dos años del gobierno de Manuel Zelaya Rosales (2006-2009). Esta sala estará integrada también por Gaudy Alejandra Bustillo Martínez, hasta ayer magistrada del Tribunal de Justicia Electoral (TJE), y por Rubenia Esperanza Galeano Barralaga, exmagistrada de la Corte de Apelaciones de La Ceiba.

Por su lado, la Sala de lo Laboral la coordinará el ahora exmagistrado del Tribunal Superior de Cuentas (TSC), Roy Pineda Castro. Esta sala será completada por Anny Belinda Ochoa Medrano y Odalis Aleyda Nájera Medina, quienes se venían desempeñando como inspectora general e inspectora general adjunta de Tribunales del Poder Judicial, respectivamente.

¿MAGISTRADOS SUPLENTES O INTEGRANTES?

Una de las novedades generadas tras este proceso es la figura de los magistrados suplentes. Previo a la elección de los magistrados y las magistradas, los diputados del Partido Nacional y de Libre pretendieron interpretar la Constitución de la República e incluir esta figura mediante una elección de segundo grado.

Desde el propio pleno de la Corte Suprema de Justicia entrante, se descartó a los magistrados suplentes, sin embargo, el nuevo pleno de magistrados y magistradas aprobó mediante un auto acordado la inclusión de la figura de magistrados integrantes, que al final viene siendo lo mismo que los magistrados suplentes, aunque la nueva Corte diga lo contrario.

Cada partido nominó a sus piezas. El partido Libre seleccionó a José Ricardo Pineda Medina y a Aída Patricia Martínez Linares; el Partido Liberal a Juan Wilfredo Castellanos Hipp y a Felipe René Speer Laínez; y el Partido Nacional a Marvin Rigoberto Espinal y a Luis Alonso Discua Cerrato.

VEA: Magistrados integrantes, la nueva figura de la Corte Suprema de Justicia de Honduras

El Reglamento Interno de la Corte Suprema de Justicia, en su artículo 15, inciso D, establece que el presidente o la presidenta del Alto Tribunal tiene la facultad de “hacer el llamamiento pertinente para integrar el Tribunal, cuando por impedimento, licencia o cualquier otro motivo, faltare alguna magistrada o magistrado”.

En años previos, el presidente de la Corte Suprema de Justicia designaba, a discrecionalidad, a las personas que podían suplir a un magistrado o magistrada de la Corte. En algunos casos se designaba a magistrados de Corte de Apelaciones afines a él y en otros, incluso, a personas que no contaban con ningún rango dentro del escalafón del Poder Judicial.

NUEVA CORTE, NUEVAS ESPERANZAS

Distintos analistas consultados por Criterio.hn han planteado la necesidad que existía por renovar a la Corte Suprema de Justicia, que, entre 2016 y 2022, estuvo presidida por altos jueces que, en su mayoría, carecieron de probidad moral y ética para el cargo.

A la Corte que acaba de cesar de sus cargos se le atribuye la libertad de los 22 implicados en el Caso Pandora, un caso de corrupción a gran escala que evidenció la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) y la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC), y que significó un desfalco superior a los 282 millones de lempiras procedentes de las arcas de la Secretaría de Agricultura y Ganadería.

Tres magistrados y magistradas que se encargaron de dictar los sobreseimientos a la mayoría de estas personas procesadas por delitos contra la administración pública, Jorge Alberto Zelaya Zaldaña, María Fernanda Castro Mendoza y Edwin Francisco Ortez Cruz, pretendieron reelegirse en sus cargos. Sin embargo, la Junta Nominadora los descartó durante la etapa de denuncias y tachas.

Esta Corte también estuvo a cargo de un complot que trazó como objetivo la criminalización de los defensores del río Guapinol, en Tocoa, Colón, y además estuvo tachada por haber favorecido a exdiputados y diputados del Congreso Nacional implicados en otros casos de corrupción como Arca Abierta y Corrupción en el Congreso. El primero lo presentó la UFECIC y la MACCIH, mientras que el segundo la Unidad Fiscal Especializada en Redes de Corrupción (UFERCO).

LEA: Corte (2016-2022) deja un legado de impunidad

Incluso, en sus últimas semanas como magistrados y magistradas, esta Corte favoreció otorgándole medidas sustitutivas a la exprimera dama, Rosa Elena de Bonilla, quien había sido condenada a 14 años de prisión por los delitos de fraude continuado y apropiación indebida.

Además, absolvió a la ex vicepresidenta del Congreso Nacional, Lena Gutiérrez y su familia, acusados en el conocido caso Astropharma o “pastillas de harina” como se le bautizó a este caso de corrupción mediante el cual se acusó a esta poderosa familia ligada al Partido Nacional de vender medicamento adulterado al Estado hondureño.

Lena Gutiérrez era cercana al expresidente Juan Orlando Hernández, quien fue señalado por haber impuesto a varios de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que concluyó sus labores el 16 de febrero de 2023.

  • Luis Escalante
    Me gusta esculcar en los portales de transparencia y, con base en información pública, realizar periodismo de datos. Siempre releo mis textos y me pregunto qué opinan los lectores acerca de mi trabajo. Si me preguntasen cómo definir nuestra labor, respondería que los periodistas tenemos la obligación de visibilizar lo que otros pretenden ocultar, y que para eso estoy acá. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte