Daños colaterales de la cuarentena arrastran a las mujeres en Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –En 16 días el Ministerio Publico (MP) remitió un total de 129 casos de violencia domestica al Juzgado contra la Violencia Domestica y a la Dirección de Policía de Investigación (DPI), aunque administrativamente ambas instituciones se encuentran sin funcionar desde el pasado 15 de marzo de 2020 en apego a la suspensión de labores, amparada en el Decreto Ejecutivo PCM 201-2020.

De acuerdo con el boletín informativo del MP de fecha 23 de abril de 2020, del 6 al 22 de abril (16 días), se registraron 129 casos de violencia doméstica, es decir un promedio de ocho agresiones por día.

Las denuncias han sido remitidas por parte del MP a las instituciones estatales pertinentes, las que deberán esperar que se suspenda el toque de queda para iniciar el debido proceso: “A todas se les ha dado admisión y se encuentran a la espera de la asignación de un expediente. En estos casos de dará fecha de audiencia una vez normalizada la actividad laboral en el Poder Judicial”, dice el texto, lo que implica que las víctimas deberán esperar hasta que las labores se normalicen.

Según el MP, de los 129 agresores, 31 fueron detenidos en flagrancia por violencia doméstica, los cuales fueron remitidos a los despachos judiciales. De manera inmediata 16 de los 31 agresores entraron a audiencia con la parte, a quienes se les impuso medidas de seguridad, medidas cautelares y en algunos casos medidas precautorias.

De las mujeres que denunciaron agresiones del 6 al 22 de abril, sólo el 12.5% tuvo acceso a una justicia inicial.

Desde el 15 de marzo del presente año, como medida de previsión ante la epidemia del Covid-19, el Gobierno de Honduras impuso un toque de queda que obliga a la ciudadanía a quedarse en sus casas.

Diario tormento: con o sin pandemia siempre hay violencia contra las mujeres

Para Sara Tome, defensora de los derechos de las mujeres, históricamente en Honduras las mujeres han sido víctimas eternas de la violencia, dentro de un sistema de justicia patriarcal al que no le importa la vida de las mujeres.

“Desde los años noventa que se empezó a impulsar iniciativas y mecanismos de protección a las mujeres, frente a la violencia de Estado patriarcal al que no le interesa la vida ni la seguridad de las mujeres, no ha hecho esfuerzos para garantizar la vida de las mujeres”, denunció Tomé.

Datos de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) establecen que en el año 2019 ingresó un promedio de 58 denuncias diarias por violencia doméstica, y en los últimos 10 años el promedio anual de denuncias ingresados a la Corte es de 20,523 casos.

Entre tanto, el Observatorio de Derechos Humanos de las Mujeres, publicó en junio de 2019 que el 72% de las resoluciones son caducadas, lo que significa que las mujeres que denuncian ser víctimas de violencia doméstica no continúan con el proceso por diversas causas, entre ellas, lo tardío del proceso.

En el contexto de la actual pandemia, el confinamiento provoca un incremento en la violencia, ya que el ámbito doméstico es el espacio de explotación, violación y desigualdad, asegura Tomé.

“La violencia se intensifica porque el ámbito doméstico representa para algunas mujeres mayor vulnerabilidad e indefensión, puesto que aumentan las tareas que recaen en las mujeres y éstas a su vez delegan a sus hijas mujeres el apoyo en las mismas”, preciso la defensora.

Otro factor que contribuye a la violencia, según Tomé, es la frustración económica, ya que cuando “los hombres no tienen trabajo y los niños piden comida, las mujeres les piden a los hombres, lo que crea frustración y estrés por no poder cubrir esta necesidad básica”.

Noticia Relacionada: Denuncias por violencia doméstica serán conocidas hasta que el Poder Judicial «normalice» actividades

Ley Contra la Violencia Doméstica

Con base al artículo 4, párrafo cuatro de la Ley Contra la Violencia Doméstica, el Poder Judicial instruyó desde el 16 de abril a los Juzgados de Paz Penales y Mixtos, darle una especial atención a las denuncias por violencia doméstica.

«A los efectos de dicha ley, todos los días y horas son hábiles para la práctica de actuaciones», refiere el artículo 4. Sin embrago, la defensora de los derechos de las mujeres, Sara Tomé, denunció que no se está cumpliendo con la atención especial por violencia doméstica. “El 911 está en manos de personal sin conciencia que no prioriza la violencia, a ellos no les importan las denuncias por violencia doméstica, su enfoque es el coronavirus”, enfatizó.

La defensora dijo que el hecho de que a raíz del confinamiento no haya servicio de transporte público, también abona para que las mujeres no puedan interponer las denuncias de manera presencial. En tal sentido habrá que dimensionar los casos de mujeres que no pueden acceder a la denuncia y continúan engullidas en el ciclo de la violencia, durante la medida de aislamiento social para combatir la epidemia del Covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.