Corte Suprema sigue carrera de desaciertos en nombramiento de jueces

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La Asociación de Jueces por la Democracia, en su seguimiento al nombramiento de magistrados y jueces, nuevamente alza su voz para denunciar los malos procesos de selección de jueces y magistrados en el Poder Judicial de Honduras.

En su momento comunicaron que el proceso tenía un problema de origen, consistente en la conformación de la Comisión de Selección, en la cual no se había incorporado a ningún juez o jueza, y la cual era controlada de forma absoluta por la Corte Suprema de Justicia, lo que le restaba credibilidad y legitimidad a este mecanismo.

El tiempo les ha dado la razón y hoy es manifiesta la inconformidad de un elevado número de profesionales del derecho, jueces/as que consideran que la Comisión ha tenido actuaciones improvisadas o sesgadas.

Comunicado

Nuevamente la Asociación de Jueces por la Democracia, comparece ante la opinión pública y ante el espacio judicial para dejar constancia de las irregularidades que se evidencian en el actual concurso para seleccionar candidatos elegibles a Magistradas(os) de Cortes de Apelaciones, Jueces de Letras, Jueces de Sentencia, Jueces de Ejecución de Penas y Jueces de Paz II.

Oportunamente comunicamos que este proceso tenía un problema de origen, consistente en la conformación de la Comisión de Selección, en la cual no se habla incorporado a ningún juez o jueza, y la cual era controlada de forma absoluta por la Corte Suprema de Justicia, lo que le restaba credibilidad y legitimidad a este mecanismo.

Nota relacionada Instancias internacionales siguen exigiendo reincorporación de jueces, mientras gobierno hondureño sigue dando las espaldas

El tiempo nos ha dado la razón y hoy es manifiesta la inconformidad de un elevado número de colegas jueces/as que consideran que la Comisión ha tenido actuaciones improvisadas o sesgadas. Particularmente, reclaman contra la forma en que se realizaron las pruebas orales, fue notorio que no existía un temario previamente definido, y que las preguntas se formulaban dependiendo de quién era el integrante de la Comisión que presidia la misma, o de conformidad a la persona que se sometía a esta evaluación.

Entre otras cosas, los jueces/as han compartido que las preguntas eran ambiguas, que no se hacían según el cargo para el que se estaba concursando y, que las pruebas orales en general, no tenían la apariencia de ser transparentes. Argumentos parecidos se comentan respecto a las revisiones de estas pruebas.

En suma, este concurso carece de confiabilidad para los jueces y juezas, y al final no es más que el mecanismo para «formalizar» los nombramientos provisionales y discrecionales que se deciden desde la Corte Suprema de Justicia.

Y mientras estos «concursos» se realizan, los nombramientos de jueces/az continúan, tal es el caso, de los nuevos jueces/as de sentencia que se están nombrando en el Tribunal de Tegucigalpa, ignorando por completo que hay un proceso de selección en marcha. Y lo más grave del caso, es que los nombramientos interinos o provisionales se siguen dando sin considerar si se está participando o no en los mecanismos de apariencia en que se han convertido los concursos.

Señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Señores Magistrados del Pleno, no continúen con las practicas que han convertido al Poder Judicial en una institución que la población percibe como carente de independencia, todavía es tiempo de enmendar, basta de nombramientos discrecionales, es tiempo de tomarse en serio el fortalecimiento de los juzgados y tribunales, instaurando procesos verdaderos y creíbles de Carrera Judicial Provisional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.