Global.

¿Cómo celebran la navidad los daneses?

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Navidad en Dinamarca

Dinamarca2

En ocasión de la Navidad, los daneses esperan con gran expectación una “Navidad blanca”, esto es, una Navidad llena de nieve, lo cual rara vez ocurre. La temperatura en esa época del año varía mucho y pueden registrarse 10 grados con sol, lo cual constituye un espectáculo muy bello pues las calles no tienen nieve y se puede caminar y disfrutar alegremente del ambiente festivo de la Navidad.

Encendido el abeto gigante

En la Plaza del Ayuntamiento de Copenhague, el 1 de diciembre, a las cinco de la tarde, se encienden las luces que adornan el inmenso abeto que engalana el centro de la ciudad durante la celebración de las fiestas. Muchas familias aprovechan la ocasión para acudir con sus hijos al alumbrado y cantar las primeras canciones navideñas mientras toman un vaso de glögg, muy adecuado para combatir las bajas temperaturas danesas. Se trata de un vino aderezado con especias que también sirve de acompañamiento a los buñuelos de Navidad.

El mejor se puede tomar en Hviids Vinstue, inaugurado en 1723, donde permanece ocho días macerando con diversas especias antes de ser mezclado con otras bebidas, como ron o coñac. El primero de diciembre es el primer día del mes navideño y todos los niños empiezan a abrir su calendario de Navidad. El calendario tiene 24 ventanillas, una para cada día. Algunos calendarios tienen unos dibujos, atrás de las ventanillas, otros chocolates, y otros están hechos en tejido y se les cuelga unos regalitos encima. Ese mismo día, los niños empiezan también a mirar un programa especial para niños en la televisión, con un nuevo episodio cada día. También hay un programa para adultos.

Durante este mes utilizan muchas velas, tienen una guirnalda navideña, con cuatro velas, y encendemos una vela cada domingo, empezando cuatro semanas antes de Navidad, para saber exactamente cuántos días faltan. Las calles están decoradas con árboles, luces y corazones blancos. También decoramos el interior de las casas y comemos muchos dulces navideños, y tomamos una bebida especial, que se llama “glögg” (vino tinto caliente, puede ser con un poco de brandy, especias, pasas y almendras). También comemos “pedazos de manzana”, aunque en realidad no contiene manzanas. Es una pasta que ponemos a freír en una olla especial, y se la sirve con confitura y azúcar.

El día 13 de diciembre tiene lugar la procesión de Santa Lucía en escuelas, hospitales, residencias de mayores y otras instituciones. La procesión se compone de una niña vestida de blanca que lleva en la cabeza una corona de abeto con velas y una doble fila de niños y niñas también vestidos de blanco, con una vela en la mano. Se apagan todas las luces y se encienden las velas y la procesión va pasando por el lugar mientras los niños cantan la canción de Santa Lucía. Santa Lucía es el santo de la luz en la iglesia católica. La tradición proviene de Suecia y se introdujo en Dinamarca después de la Segunda Guerra Mundial.

Otra acostumbre prenavideña es la de escribir una carta a nuestros familiares y amigos, deseándoles feliz Navidad, y también pasamos mucho tiempo en busca de regalos para la familia. En el mes de diciembre muchas empresas invitan a sus empleados a una cena navideña, para disfrutar la Navidad en compañía de los colegas. Normalmente hay una gran variedad de platos, y se toma una cerveza o cóctel especial por Navidad. El Día de Reyes se suprimió como día de fiesta oficial en 1770.

Sin embargo, la noche anterior –la Noche de Reyes–, el 5 de enero, continúa celebrándose en algunos hogares encendiendo una vela especial de Reyes, una vela de tres llamas que produce una pequeña explosión cuando se consume, de manera que el momento en que las luces se extinguen por sí mismas simboliza el final de la Navidad.

Dinamarca

En algunos lugares de Dinamarca, muy pocos, esa noche se sigue celebrando con una procesión de gentes disfrazadas que van de casa en casa La cena de Navidad es generalmente servida entre las 6 y las 7 de la noche y el menú consta de puerco asado con la piel bien dorada, pato, repollo rojo y papas muy pequeñas que después de cocidas son pasadas en una especie de agua con azúcar y mantequilla, y todo esto servido con un buen vino.

Tampoco puede fallar el “glögg”, que es un delicioso ponche caliente compuesto de vino tinto, pasa seca, almendra y manzana picada, clavo y canela. Una sobremesa tradicional es un arroz dulce con canela preparada con bastante leche y a la cual se le añade crema y almendras picadas, se le coloca una almendra entera y la persona que la encuentra ganará un mazapán en forma de puerco como premio. Todo esto va acompañado por una salsa de cerezas naturales.

La celebración de las comidas navideñas es también algo muy tradicional en Dinamarca y se celebran tanto con familiares como con compañeros de trabajo. En estas comidas se suele preparar un buffet de platos fríos y calientes como por ejemplo arenques, salmón, gambas, albóndigas, asado de cerdo, paté caliente con champiñones y bacon, quesos y dulces navideños. La comida se acompaña con cerveza y “snaps” (aguardiente danés). Cada fábrica de cerveza en Dinamarca produce en Navidad su particular cerveza de Navidad con nombres como “X-mas”, “Cerveza de nieve”, etc.

Un tradicional salmón local, un tradicional pato y un tradicional postre de Navidad.

Comida muy rica en calorías, pero hay que considerar que es pleno invierno, lo cual es una buena excusa para comer y comer sin demasiados escrúpulos. Las dietas empiezan siempre en enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.