Catedráticos de filosofía de la UNAH exigen diálogo

Por: redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Los catedráticos del área de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) han solicitado este día a las autoridades de la máxima casa de estudios que propicien el dialogo para buscar la solución a los problemas que enfrenta la Alma Mater. 

Además se  oponen a la criminalización de la protesta estudiantil y a la judicialización de sus dirigentes. Por ello solicitan al Ministerio Público que realice investigaciones profundas de los hechos ocurridos en ciudad universitaria y de las personas armadas que atentaron contra la vida de estudiantes, docentes y trabajadores de la UNAH.

A continuación el comunicado: 
El Claustro de Profesores del Departamento de Filosofía de la UNAH  reunido hoy 15 de junio de 2016, frente a la problemática que afecta a nuestra Universidad se pronuncia de la siguiente forma:
1. El campus universitario es el lugar adecuado para debatir ideas y generar formas superiores de conocimiento. Tal característica tiene validez si se potencia el diálogo con transparencia, con libertad y sin exclusiones con todos los miembros de la comunidad universitaria. Somos del criterio que tal condición ha estado ausente en la situación actual, sobre todo, relegando a docentes y a  importantes grupos estudiantiles que demandan ser escuchados en condiciones de respeto y trato digno.
2. Pueden existir diferencias respecto a la forma de la protesta estudiantil,  pero hay aspectos que nos atañen a todos y que ameritan discusiones abiertas y sin imposiciones. Dentro de ellos está la revisión completa de las normas académicas en el entendido que en ellas se manifiestan categorías sociales sujetas a modificación parcial o total. Hemos escuchado de parte de representantes de la autoridad de la UNAH que cualquier petición de cambio en esas es inaceptable y quienes lo hacen se encuentran fuera de la realdad. Ese criterio no debe tener cabida en una universidad ya que sus normas, sus reglamentos, sus políticas, sus programas y los planes de estudio no pueden ser concebidas como verdades absolutas. La existencia de tal criterio atenta directamente con la posibilidad de construir teoría y de establecer crítica sobre la ciencia, la cultura y otras formas de conocimiento.
En tal sentido, también se deben revisar los procesos de ingreso que excluyen estudiantes sin tomar en cuenta diferencias e insuficiencias que cargan debido a un sistema educativo desigual.
3. Es importante recordar que la protesta estudiantil es un derecho constitucional y siendo la universidad el sitio por excelencia en donde se forman ciudadanos responsables e  informados, tenemos la obligación de ser ejemplares en el debate fundamentado, en las prácticas democráticas, en el respeto a los demás, en el uso del lenguaje académico, en la no estigmatización de la protesta y en una efectiva libertad de cátedra que permita cuestionar cualquier protesta y mostrar la diversidad de opciones teóricas, para proponer alternativas válidas que permitan superar conflictos.
4. Nos oponemos a la criminalización de la protesta estudiantil y a la judicialización de sus dirigentes. Por ello solicitamos al Ministerio Público investigaciones profundas de los hechos ocurridos en ciudad universitaria y de las personas armadas que atentaron contra la vida de estudiantes, docentes y trabajadores de la UNAH. Condenamos también la participación de la ATIC y la colaboración expresa del encargado de seguridad de la Universidad en la persecución de los estudiantes universitarios. En tal sentido debe revisarse el papel desempeñado por la empresa de seguridad (ESPA), los contratos efectuados con ellos y el rol del jefe de seguridad, que han puesto en peligro la vida de los que nos desenvolvemos en Ciudad Universitaria.
5. El Campus Universitario es donde convergen diversas formas de pensamiento y desde aquí se pretende generar la ciencia. Al parecer, el campus se ha convertido en lugar de persecución de ideas al militarizarlo y en donde las acciones policiales se han realizado con la venia de las autoridades universitarias. Por ello debe ser un espacio libre de la presencia militar-policial en donde no se practique la doctrina de seguridad nacional.
6. Este Claustro reconoce la importancia de los avances logrados en la UNAH, tanto a nivel de estructuras físicas como en relativos aumentos en la calidad de la enseñanza.  Pero eso debe ir de la mano del diálogo y la exigencia de mantener un lenguaje académico que desacredite a estudiantes y docentes como ocurre cuando se les llama turba, vándalos, encapuchado o personas que no valen.
7. Insistimos que es necesario que todas las propuestas se hagan a partir de criterios académicos que no respondan a reacciones coyunturales ni a conveniencias del momento, tal y como sucedió con el cambio de la nota de aprobación de 70 a 65% y viceversa. Igual ocurre con los cambios de duración en los períodos. Esto es una expresión de que no se han efectuado análisis científicos en cuestiones como esas.
8. Finalmente, debido a que se requieren procesos participativos, incluyentes y democráticos en cualquier gestión académica, somos del criterio que se necesitan mediadores que incidan y propongan propuestas de solución y que tal condición puede ser cumplida por la ADUNAH.
Ciudad Universitaria, 15 de junio de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.