Nación.

BID se lavó las manos con lo del Trans-450

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se lavó las manos, al acompañar al exalcalde del Distrito Central, Ricardo Álvarez, e inaugurar el Trans- 450, aun cuando la obra estaba inconclusa.

“Los organismos internacionales muchas veces dicen cualquier cosa. Cuando el Trans-450, ahí estaban a la par de las autoridades inaugurando una obra que no estaba terminada”, cuestionó el economista, Hugo Noé Pino.

Hugo Noé Pino
Hugo Noé Pino

El organismo de crédito internacional concedió a la alcaldía capitalina un millonario préstamos para la construcción del polémico proyecto Trans-450, un sistema de transporte masivo que prometía revitalizar la ciudad y colocarla a la par del grupo de países sudamericanos que disponen de un sistema de movilización eficiente.

Estratégicamente, las autoridades edilicias de aquel entonces, encabezadas por el alcalde, Ricardo Álvarez, procedieron a inaugurar el 23 de enero de 2014 los primeros 3.58 kilómetros del tramo dos de la obra, cuando la lógica apunta que un proyecto de esta índole debe darse por finalizado hasta cuando esté concluido en un 100%.

El Trans 450 fue inaugurado de manera inconclusa ante la presencia de autoridades del BID.
El Trans 450 fue inaugurado aun inconcluso, ante la presencia de autoridades del BID.

La inauguración de la obra fue cuestionada por los capitalinos, lo que conllevó a que las autoridades del BID reafirmarán su respaldo a la ejecución del proyecto.

En una entrevista con CRITERIO, Noé Pino, dijo: “yo me preguntó cómo el BID no haya sido capaz de ver de que esa obra no iba a poder ser finalizada, entonces como que se lavan las manos de su responsabilidad con relación a lo que pasa”, cuestionó.

A juicio del economista, los funcionarios del BID supusieron que cumplían al decir, “los 50 millones nuestros se gastaron en todas las obras de infraestructura, es decir no tenemos queja, aquí no hay nada que cuestionar, pero eso no es el problema, el proyecto es un proyecto en general”, reprochó.

“Cómo un banco internacional puede prestar 50 millones y no sabe que la obra, realmente va a estar funcionando”, recriminó.

Advirtió  que el proyecto ahora va a funcionar, pero con un costo sobredimensionado a lo que inicialmente se estableció.

Noé Pino se refirió al tema del Trans-450 al ser consultado sobre la transparencia en la ejecución de los fondos provenientes de préstamos con los organismos internacionales.

Al respecto especificó que cada uno de los préstamos tiene un programa de monitoreo y evaluación, pero que éstos  son muy superficiales.

“Lo que pasa es que son programas de monitoreo muy superficiales, no son una evaluación a fondo, ellos lo que quieren señalar es, en qué municipio fueron gastados los fondos, pero no se van a los aspectos de detalle”, acotó.

Para corregir dicho entuerto, recomendó la participación de la sociedad civil para que exista una veeduría social que certifique que los préstamos se utilicen de la mejor forma posible.

APOYO DEL BID

En marzo de 2014, el representante del BID en Honduras, Ian Walker, ante la ola de especulaciones en torno al proyecto del bus de transporte rápido (BTR), respaldó los tramos 1 y 3 del proyecto.

Walker, también señaló que el programa tenía además, el apoyo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y del Fondo Opep para el Desarrollo Internacional (Ofid).

 “La ratificación reciente del contrato de préstamo del BCIE facilitará a los tres organismos continuar financiando el proyecto”, aseveró.