Violadores emborracharon y drogaron a adolescente para consumar hecho

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El Ministerio Público confirmó después de practicar análisis de laboratorio que la adolescente de la ciudad de La Ceiba fue violada y que los perpetradores de este crimen le dieron licor y droga (metanfetamina).

Mediante una nota de prensa, el Ministerio Público aseguró la noche del miércoles tener en su poder todas las pruebas contra los violadores para quienes pide al menos 15 años de cárcel.

Noticia Relacionada: Exigen al Ministerio Público gire requerimiento fiscal contra violadores de joven en La Ceiba

A continuación el boletín emitido por el Ministerio Público:

Equipo de Fiscales que llevan a cabo la investigación en torno a la violación de una menor en la ciudad de La Ceiba presentaron desde la semana anterior el requerimiento fiscal con orden de captura contra tres supuestos responsables de este delito, todos ellos acusados por los delitos de violación especial como autores y coautores.

De acuerdo a la relación de hechos, la menor de 16 años fue llevada a una villa en un centro turístico de La Ceiba donde dos adultos y un menor de edad empezaron a consumir marihuana y le dieron a la niña licor que de acuerdo a los análisis de laboratorio contenía también droga (metanfetamina). La víctima intentó huir de sus agresores con quienes forcejeó, sin embargo, esto fue imposible.

 Después del trabajo investigativo de los agentes fiscales junto a investigadores de la ATIC y Medicina Forense, se procedió a las acusaciones que de acuerdo al Código Penal vigente en su artículo 140 corresponde al delito de violación especial, ya que él o los sujetos para cometer la violación, intencionalmente disminuyeron o anularon la voluntad de la víctima utilizando sustancias psicotrópicas o estupefacientes. La pena para este delito es de 15 a 20 años de cárcel.

Con los Requerimientos presentados también se solicitó alerta migratoria a la Dirección de Migración y Extranjería además una alerta roja ante la Interpol, esto mientras se da captura a los imputados en este delito para que posteriormente sean puestos a la orden ante un juez competente, mientras continúan las investigaciones y no se descartan otras personas involucradas.

Flor Sosa, madre de la joven de 16 años, denunció recientemente que los padres de los violadores han querido negociar con ella.

En entrevistas brindadas a medios de comunicación, Sosa, quien es jueza de los tribunales de justicia de la ciudad de La Ceiba, dijo que los jóvenes que perpetraron la violación contra su hija pertenecen a familias poderosas, por lo que no descarta que en el caso hay tráfico de influencias.

La violación contra la joven se registró el 20 de abril pasado en una villa de un hotel cuando la familia andaba de vacaciones durante Semana Santa.

De acuerdo a los relatos de la madre, el lamentable hecho se produjo cuando su hija se separó de la familia por unas horas. Luego al ver que no llegaba a la cabaña donde estaban alojados, comenzaron a buscarla hasta que la encontraron en una habitación de otra villa.

 “La llamábamos y el teléfono estaba apagado y la vimos que estaba en un estado deplorable, sangrando y con el traje de baño dado vuelta”, relató la jueza en una entrevista a un canal de televisión.

Según estadísticas brindadas por la organización Médicos sin Fronteras, Honduras ocupa el primer lugar en casos de violación sexual en América Latina.

Mesa de derechos humanos condena protección a policías violadores por parte del Poder Judicial

Solicitan a las distintas embajadas y organismos internacionales, con presencia en nuestro país, que tienen en su mandato de nación el respeto irrestricto de los derechos humanos, su solidaridad activa por la vigencia de estos principios universales.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- La Mesa de Derechos Humanos ha reaccionado ante la negligente aplicación de justicia en el caso de los policías que torturaron a cuatro defensores de derechos humanos y ocho estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en septiembre de 2017, incluso rociandoles gas pimienta en sus rostros.

La mesa condena la actitud de la Jueza Gabriela Cristina Gallo, cuyas actuaciones fueron cargadas de contenido de parcialidad con los victimarios en detrimento de las víctimas, incluso mostrando acciones de discriminación durante la audiencia y piden a  la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que proceda contra la jueza Gabriela Cristina Gallo y que no siga conociendo de la causa. Que vele por la independencia judicial y el no sometimiento a ningún poder fáctico.

Reunida la Mesa de Derechos Humanos para analizar el caso de los defensores y defensoras de derechos humanos víctimas de varios delitos por parte de la Policía Nacional de Honduras, después de las valoraciones de rigor, expresa:

  1. Condenamos la actitud de la Jueza Gabriela Cristina Gallo, cuyas actuaciones fueron cargadas de contenido de parcialidad con los victimarios en detrimento de las víctimas, incluso mostrando acciones de discriminación durante la audiencia.
  2. Reprochamos el papel del Ministerio Público por cuanto el Fiscal durante la audiencia no tuvo la diligencia correspondiente, lo que pone en peligro la sanción que corresponde a los agresores, pues el rango del cargo o los grupos a que estos representan no deben ser motivo de intimidación ante la justicia.
  3. Rechazamos de la Secretaría de Seguridad las acciones de protección en favor de los policías encausados en detrimento de las sanciones que corresponden y del juicio mismo, pues al premiarles con mejores puestos mandan un mal mensaje a los mismos integrantes de la policía alejándoles más de su misión.

Por lo anterior demandamos:

1) A la Corte Suprema de Justicia proceda contra la jueza Gabriela Cristina Gallo y que no siga conociendo de la causa. Que vele por la independencia judicial y el no sometimiento a ningún poder fáctico.

2) Al Ministerio Público revisar su accionar en razón de asumir con propiedad este asunto que impacta en la vida del Estado hondureño por sus implicaciones y repercusiones.

3) A la Secretaría de seguridad que suspenda toda acción de privilegio, protección e injerencia en favor de los policías procesados, pues va en contra de todo el sistema de justicia.

4) Solicitamos a las distintas embajadas y organismos internacionales, con presencia en nuestro país, que tienen en su mandato de nación el respeto irrestricto de los derechos humanos, su solidaridad activa por la vigencia de estos principios universales.

5) Al Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Honduras, a mantenerse vigilante y tomar acciones en este emblemático caso que afecta al mundo de los derechos humanos.

6) Al Relator de la Comisión Interamericana sobre defensoras y defensores de derechos humanos tomar nota de esta comunicación y desarrollar las acciones de urgencia que precisan.

7) Al Relator para Honduras de la Comisión Interamericana, como yo lo hemos pedido en las audiencias pasada de la CIDH, que en su visita de este mes de abril, conozca en terreno de este caso para las medidas que correspondan.

MESA DE DERECHOS HUMANOS.

Dado en la ciudad de Tegucigalpa, Honduras, a los 7 días del mes de marzo del 2018.

Cc: Magistrado Presidente Rolando Argueta, Corte Suprema de Justicia.

Cc: Jueza Gabriela Cristina Gallo. Juzgado de Letras de lo Penal. Tegucigalpa.

Cc: Abogado Oscar Chinchilla, Fiscal General de la República.

Cc: Abogada Soraya Morales, Fiscalía Especial de Derechos Humanos.

Cc: General Julián Pacheco Tinoco, Secretario de Seguridad en los Despachos de Seguridad.

Cc: Comisionado General José David Aguilar Morán, Director Policía Nacional.

Cc: María Soledad Pazo, Representante Residente del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Cc: Comisionado Francisco Eguiguiren, Relator sobre Defensores y Defensoras de Derechos Humanos.

Cc: Comisionado Joel Hernández, Relator para Honduras. Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Honduras: Precandidata a diputada pide castración química para los violadores

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La aspirante a diputada por el Partido Nacional, Waleska Zelaya, presentó este lunes una iniciativa ciudadana en ese sentido.

Tegucigalpa.-La precandidata a diputada por  el gobernante Partido Nacional, Waleska Zelaya, presentó este lunes una iniciativa ciudadana ante al Parlamento hondureño para que se practique la castración química a todos los hombres que violen a mujeres e infantes.

La aspirante a diputa, quien busca protagonismo electoral de cara al proceso interno del próximo 12 de marzo, dijo que ya está cansada de ver tanta violación en Honduras y que por esa razón presentó la iniciativa ciudadana.

La aspirante a diputada por el Partido Nacional busca protagonismo de cara al proceso eleccionario interno del próximo 12 de marzo.

Un tanto incongruente  en sus declaraciones, Zelaya dijo que la vez pasada escuchó a través de los medios de comunicación que un policía militar había violado a una niña pero con esta ley, dijo, se busca que no todos los miembros de la institución castrense “se vayan en el bulto, porque no todos los policías militares son violadores”.

Apuntó que como madre de familia no le gusta ver que los depravados sexuales anden libres por las calles, por lo que espera que en el Congreso Nacional haya ambiente para que su iniciativa ciudadana sea respaldada.

El año pasado el diputado por el Partido Libertad y Refundación (Libre), Luis Cruz, presentó una iniciativa de ley para que se practique la castración a los violadores sexuales.

 La propuesta del congresista del partido opositor pasó a una comisión de dictamen que supuestamente haría el análisis del caso basada en los acuerdos y tratados internacionales sobre derechos humanos, pero hasta el momento no ha habido ningún pronunciamiento.

Consultada al respecto la diputada por el opositor Partido Innovación y Unidad Social-Demócrata (Pinu-SD), Doris Gutiérrez, manifestó que no cree que la castración baje los altos niveles de violaciones sexuales que se reportan en Honduras.

Refirió que el delito podría reducirse hasta que se baje la violencia contra las mujeres y cuando el Estado fomente la unidad e integridad familiar.