Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel pedirá premio Nobe para Lula Da Silva

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- El premio Nobel de la Paz de 1980, Adolfo Pérez Esquivel estará enviando una carta al Comité Nobel Noruego en septiembre de 2018 postulando a Luiz Inácio «Lula» Da Silva al Premio Nobel de la Paz.

Pérez Esquivel está invitando a sumarse a esta petición para convencer a las personas con posibilidad de postularlo conforme a las normas del Comité Nobel.

Si quieres firmar esta petición aquí te dejamos el link para que te sumes (https://www.nobelprize.org/nomination/peace/index.html).

Carta a enviar

Al Comité Nobel Noruego

Presidenta Berit Reiss-Andersen

Vice Presidente Henrik Syse

Miembros: Thorbjørn Jagland, Anne Enger y Asle Toje.

Reciban el fraterno saludo de Paz y Bien.

Mediante esta carta, quiero presentar ante este Comité la candidatura al Premio Nobel de la Paz de Luiz Inácio “Lula” Da Silva, Ex Presidente de la República Federal de Brasil entre los años 2003 y 2010, quien a través de su compromiso social, sindical y político, desarrolló políticas públicas para superar el hambre y la pobreza en su país, uno de los de mayor desigualdad estructural en el mundo.

Como bien ustedes saben, la Paz no es sólo la ausencia de la guerra, ni evitar la muerte de una o muchas personas, la Paz también es dotar de esperanza de futuro a los pueblos, en especial a los sectores más vulnerables víctimas de la “cultura del descarte” de la que nos habla el Papa Francisco. La Paz es incluir y proteger a quienes este sistema económico condena a la muerte y a múltiples violencias. Según el último informe de 2017 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el hambre afecta a más de 815 millones de personas en el mundo. Se trata de un flagelo y un crimen que sufren pueblos sometidos a la pobreza y marginalidad, a los que se les roba la vida y la esperanza por generaciones. Por esta razón, si un gobierno nacional se convierte en un ejemplo mundial de lucha contra la pobreza y la desigualdad, contra la violencia estructural que nos aqueja como humanidad, merece un reconocimiento por su aporte a la Paz en la humanidad.

“Lula” Da Silva tuvo como uno de sus ejes fundamentales de gobierno comprometerse junto a los pobres a implementar políticas públicas para superar el hambre y la pobreza. En enero de 2003, en su discurso de asunción de la Presidencia de la República dijo: “Vamos a crear las condiciones que todas las personas en nuestro país puedan comer decentemente tres veces al día, todos los días, sin necesidad de donaciones de nadie. Brasil ya no puede continuar conviviendo con tanta desigualdad. Necesitamos vencer al hambre, la miseria y la exclusión social. Nuestra guerra no es para matar a nadie: es para salvar vidas”. Y en efecto, los programas “Hambre Cero” y “Bolsa Familia” sacaron de la pobreza extrema a más de 30 millones de personas, convirtiendo a Brasil en un modelo exitoso mundialmente reconocido por organismos internacionales como la FAO, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial.

– El porcentaje de personas que vivían con menos de US$ 3,10 por día cayó del 11% en 2003 a cerca del 4% en 2012, de acuerdo a datos del Banco Mundial.

– Hubo una reducción de la tasa de desempleo cercana al 50% de acuerdo con el Instituto Brasileiro de Geografia y Estatística. Y una creación de 15 millones de nuevos puestos de trabajo de acuerdo a datos del Ministerio de Trabalho e Emprego.

– Según el Instituto de Pesquisa Econômica Aplicada (IPEA), el coeficiente del Gini brasilero era de 0,583 en 2003, y en 2014 era de 0,518, lo que señala que las políticas sociales que llevaba el Partido dos Trabalhadores (PT) dejó un Brasil con menos desigualdad social, en promedio la desigualdad cayó 0,9% por año en el intervalo de tiempo 2003-2016.

– La implementación de programas de educación y salud pública elevaron el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Brasil elaborado por el PNUD que en 2010 llegó a US$ 10.607 dólares anuales de ingreso promedio, a una expectativa de vida de 72,9 años, a una escolaridad de 7,2 años de estudio, y a una expectativa de vida escolar de 13,8 años.

El gobierno de Lula fue una construcción democrática y participativa con medios no-violentos que elevó el nivel de vida de la población y dió esperanzas a los sectores más necesitados. El mundo reconoce que hubo un antes y un después en la historia del desigual Brasil luego de las dos presidencias de Luiz Inácio Da Silva. La contribución de “Lula” a la Paz está en los hechos concretos de la vida del pueblo brasileño, y reforzada por los estudios de diversos organismos internacionales.

Estos resultados de los programas de gobierno del PT en Brasil para superar la pobreza y el hambre, no fueron a una política de Estado continuada por otros partidos de gobierno sino una política de gobierno específica que Brasil está abandonando gradualmente. Así lo demuestra el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que anunció que en el año 2017 Brasil tuvo más de 3 millones de nuevos pobres por las políticas del actual gobierno.

Por estos motivos, con el mismo sentido de esperanza que transmitió Martin Luther King cuando dijo“si el mundo terminara mañana, yo igual voy a plantar mi manzano” , somos muchos los que creemos que el Premio Nobel de la Paz para “Lula” Da Silva ayudará a fortalecer la esperanza de poder seguir construyendo un nuevo amanecer para dignificar el árbol de la vida.

 Adolfo Pérez Esquivel

 Premio Nobel de la Paz 1980

  «Medidas represivas de su gobierno violan leyes internacionales», dice Premio Nobel de la Paz en carta a JOH

Las medidas represivas de su gobierno violan las leyes internacionales y nacionales y socavan profundamente la legitimidad del proceso electoral. Crean un contexto hostil y violento que restringe las libertades básicas, que son esenciales para una transferencia pacífica del poder.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La premio nobel de la paz, Jody Williams escribió una carta abierta al presidente de Honduras, Juan Hernández, donde le manifiesta su profunda preocupación por las violaciones de los derechos humanos que se están cometiendo en el país.

En la misiva señala que ha escuchado testimonios convincentes de una amplia gama de hondureños y defensoras de los derechos humanos en particular, donde todos reportaron altos niveles de violencia estatal y arrestos arbitrarios de ciudadanos que se atreven a hablar en contra de los abusos contra los derechos humanos.

18 de diciembre de 2017

Juan Orlando Hernández

Oficina del Presidente de la República Tegucigalpa  

Estimado Presidente Hernández, Escribo como Presidenta de la Iniciativa de Mujeres Nobel, y en nombre de seis mujeres galardonadas con el Premio Nobel de la Paz, para expresar nuestra profunda preocupación por las violaciones de derechos humanos que se están cometiendo en Honduras desde las elecciones del 26 de noviembre. Como sabrá, la Iniciativa Nobel de la Mujer encabezó una delegación de premios Nobel de la Paz y expertos en derechos humanos en su país a fines de octubre, antes de las elecciones.

Escuchamos testimonios convincentes de una amplia gama de hondureños y defensoras de los derechos humanos en particular. Todos reportaron altos niveles de violencia estatal y arrestos arbitrarios de ciudadanos que se atreven a hablar en contra de los abusos contra los derechos humanos.

Desde las elecciones, prominentes periodistas, expertos en derechos humanos y muchos de nuestros socios en Honduras han enviado inquietantes informes de brutales actos de violencia y uso excesivo de la fuerza por las fuerzas de seguridad pública hondureñas, dirigidos a manifestantes pacíficos que protestan por denuncias de fraude electoral.

Catorce personas ya han muerto a manos de las fuerzas de seguridad, la mayoría de ellas por heridas de bala y gas lacrimógeno. Expertos en derechos humanos han documentado casos de al menos 51 heridos y más de 800 detenidos.

Muchos de estos manifestantes son jóvenes, que representan el futuro de Honduras. También estamos profundamente preocupados por el sabotaje a las transmisiones de Radio Progreso, que sigue sin emitirse en la capital. La paz y la libertad de expresión son los principios centrales de cualquier proceso democrático.

Las medidas represivas de su gobierno violan las leyes internacionales y nacionales y socavan profundamente la legitimidad del proceso electoral. Crean un contexto hostil y violento que restringe las libertades básicas, que son esenciales para una transferencia pacífica del poder.

Nota relacionada En visita a Honduras, mujeres Nobel de la Paz exigen justicia para Berta Cáceres

La violencia contra ciudadanos pacíficos que ejercen su derecho a manifestarse debe cesar. Le pedimos que garantice la protección de todos los hondureños, especialmente los defensores de los derechos humanos, los miembros de la oposición y los periodistas. Instamos a la comunidad internacional -en particular a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá- a que denuncien públicamente la violencia y se unan al llamado a un recuento electoral justo y transparente con la presencia de observadores electorales regionales e internacionales.  

Sinceramente,          

Jody Williams Nobel Peace Laureate (1997)

Presidenta, Iniciativa Nobel de la Mujer

cc: Tribunal Supremo Electoral de Honduras

Embajador de los Estados Unidos en Honduras

Embajador de Canadá en Honduras