Por robarse una gallina meten preso a hombre en Choluteca, Honduras

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Un hombre de 25 años fue puesto a la orden de la justicia hondureña tras ser acusado por el delito de  hurto en la ciudad de Choluteca, al encontrársele  en posesión de una gallina, que aparentemente se había robado.

José Ricardo Álvarez López fue atado de sus manos por el propietario del ave, quien lo llevó a las oficinas de la Dirección Policial de Investigación (DPI) de la ciudad de Choluteca, al encontrarlo infraganti agarrando la gallina en el patio de su casa en el barrio El Porvenir de la ciudad de Choluteca.

El afectado relató que es la cuarta vez que el acusado se metía a su casa a robarle las gallinas. Al escuchar el testimonio los agentes policiales determinaron dejar arrestado a Álvarez López, a quien se le acusó del delito de hurto, mientras que el propietario del ave fue declarado testigo protegido.

Por robarse una gallina

Al momento de su captura, Álvarez López no portaba tarjeta de identidad, pero en el expediente se detalló que tiene 25 años, soltero, de oficio labrador y originario y residente del barrio El Porvenir, de la ciudad de Choluteca, ubicada en el departamento del mismo nombre.

El artículo 224 del Código Penal establece que el delito de hurto será sancionado con dos (2) años a cinco (5) años de reclusión si el valor de la cosa hurtada no excediere de cinco mil lempiras (lps. 5,000.00) y con cuatro (4) a siete (7) años si sobrepasa dicha suma.

En este caso, a José Ricardo Álvarez López le correspondería una pena de dos a cinco años de reclusión.

El hecho se produjo este jueves y ha llamado la atención de los pobladores de Choluteca, al ver la efectividad policial, contrario, cuando los robos son de alto impacto o generalmente cuando se trata del saqueo de bienes públicos.

Noticia Relacionada: MACCIH alertará sobre la disminución sobre penas de funcionarios ladrones

En Honduras se ha  acuñado la frase: “es más fácil que un roba gallinas vaya a la cárcel que alguien que le robe millones al Estado”. Dicha expresión popular ha cobrado más vigencia luego que en el Congreso Nacional se aprobara en agosto pasado la reducción de penas para los delitos de corrupción ligados al saqueo del erario público.