Alianza para la Prosperidad debería comenzar a dar resultados en un año

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Para el defensor de los derechos humanos, Wilfredo Méndez, los resultados del Plan de la Alianza para la Prosperidad  (PAP) del Triángulo Norte de Centroamérica deberían, reflejarse dentro de  un año y no esperar que las causas de la migración se ataquen hasta dentro de diez años o más.

Al contar con fondos nacionales y de la contraparte de los Estados Unidos, el gobierno tiene que actuar ahora y frenar la migración, especialmente la de la niñez y juventud, que ante la falta de  oportunidades y la violencia se van del país en busca de un mejor destino, acotó Méndez.

Añadió que el reto del Plan es generar empleo para el otro año o durante los próximos seis meses y condiciones de vida en las comunidades que propicien oportunidades, mediante salarios dignos.

Méndez dijo que si los resultados del Plan no se ven pronto y si se espera a que pasen diez años, lo que vamos a tener son condiciones de vida más precarias.

“El principal objetivo del Plan de la Alianza para la Prosperidad es que las causas que provocan la salida de la gente del país, como la pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades de empleo y de salarios dignos, sean atacadas. Se trata entonces de no sólo atacar los problemas estructurales sino de generar mejores condiciones de vida”: Wilfredo Méndez, director ejecutivo del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH).

Méndez dijo que la participación de la sociedad civil en la vigilancia de los fondos es muy limitada producto de la poca transparencia con la que opera el gobierno.

En ese sentido demandó la creación de un portal virtual para que toda la información relacionada al PAP esté disponible para la sociedad en general.

Noticia Relacionada: Organizaciones no gubernamentales vigilarán Plan Alianza para la Prosperidad

Por otra parte manifestó que habría que analizar si  los fondos de la contraparte nacional beneficiarán a empresas que tienen grandes concesiones y vigilar si los fondos de los Estados Unidos, que serán manejados por USAID, se orienten a los lineamientos del plan operativo que va orientado en atacar las causas que provocan la migración.

Finalmente expresó que tanto para él, como para CIPRODEH, la migración es considerada como un derecho humano, “pero lo que nos duele es que la migración se haga forzada por la violencia y la pobreza”.