Militares invaden centros educativos para imponer programa Guardianes de la Patria

El Programa Guardianes de la Patria se imparte con charlas militares. En la imagen el Centro Educativo Básico «Las Américas» de la colonia Centro América de Comayagüela.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Las armas y las fatigas verde olivo han sustituido los libros en muchos centros educativos de Honduras, donde en otro capítulo por fomentar la inducción militar se ha dado comienzo a una nueva etapa del controvertido  Programa “Guardianes de la Patria”.

La presencia de las armas y de los uniformados choca con el principio básico para lo cual fueron erigidos los centros educativos, sobre todo en Honduras donde cada vez el presupuesto para la compra de libros y material didáctico es restado para destinarlo a la adquisición de armas y atuendos militares pese a ser un país sin conflictos bélicos con otras naciones.

Guardianes de la Patria
El adiestramiento militar es evidente. En la imagen un niño hace pechadas bajo la instrucción de elementos de la Fuerza Naval de Honduras, en el CEB «Las Américas».

El Programa “Guardianes de la Patria” fue instituido por el gobierno en el año 2014, como un mecanismo para manejar una buena imagen ante la decadencia de las Fuerzas Armadas y para lograr establecer en el ideario de los adolescentes como una institución benefactora y que éstos se enfilaran en sus tropas.

Antes del 2014, las Fuerzas Armadas invitaban a los adolescentes a que llegaran a sus cuarteles, pero como la iniciativa nunca tuvo eco, el gobierno comenzó  llevando a los niños a los centros militares y ahora, este año, ha comenzado una nueva etapa que consiste en trasladar a los uniformados a los centros educativos.

                                        Guadalupe Ruelas, director de Casa Alianza.

Esta práctica, según el director de Casa Alianza, Guadalupe Ruelas,  violenta los principios y los derechos de la niñez y los protocolos y convenios internacionales suscritos por el Estado de Honduras en materia de protección a la niñez.

Noticia Relacionada: Guardianes de la Patria sigue a pesar que viola protocolos firmados por Honduras (Vea la entrevista)

Ruelas, quien es crítico del proyecto, dijo a CRITERIO que la iniciativa está desenfocada del propósito con el que es promocionada y violenta los convenios y protocolos internacionales que el Estado de Honduras ha firmado en torno a la protección de la niñez.

FF.AA.
El jefe de gobierno de Honduras, Juan Hernández, mantiene una postura inclinada hacia la militarización de la sociedad.

El gobernante, Juan Hernández, que desde siempre ha impuesto la hegemonía militar, quiere que los militares sean aceptados por la sociedad y que ahora, desde temprana edad, los niños se enamoren de la institución castrense y se enrolen en sus filas. Con este propósito es que, según Ruelas, los militares han llegado a varios centros educativos, entre los que se encuentra el Centro Básico Las Américas de la colonia Centroamérica de Comayagüela.

La hipótesis de Hernández es que el programa tiene un componente de seguridad  y aduce  “que en lugar que sea una pandilla que reclute al niño, es mejor  que un soldado le enseñe cómo defenderse de las maras y pandillas y entonces le revuelve el componente religioso y confunde la religión con los valores”, señaló el defensor de los niños.

Para la ejecución del programa, el gobierno elaboró un manual, que a juicio del director de Casa Alianza no cumple con los requisitos pedagógicos. “Es un manual terriblemente mal hecho, tan mal hecho que la fuente de referencia y bibliografía es Wikipedia”, cuestionó.

Guardianes de la Paz
El Programa «Guardianes de la Patria» comenzó el sábado 3 de marzo en el CEB «Las Américas».

El defensor de la niñez manifestó que no es lo mismo hablar de diálogo y respeto en una sociedad democrática, tolerante y pluralista, que en un batallón, porque en este lugar el respeto significa no murmurar y en la ciudadanía y en la sociedad, el respeto significa respetar las opiniones de todos y de todas.

Adicional a lo anterior, Guardianes de la Patria tiene también un componente proselitista-partidario, ya que los militares junto a los niños sacan listas de las familias de los barrios y colonias y les dan una camiseta y una burrita, siendo esta práctica “un remedo de lo que el gobierno hace a nivel comunitario”, para agenciarse la aceptación popular, comentó.

El Comité sobre Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió al gobierno de Honduras en el año 2015 que cerrara el programa militarista, por estar en contra de los derechos y de la seguridad de la niñez y de una educación pluralista y civilista.

“Pero este gobierno no ha hecho caso y sigue apostando por un programa que, evidentemente, no tiene ni pies ni cabeza, no  tiene más que el propósito de amedrentar a la gente, de dar una imagen que hay un gobierno fuerte que no existe, porque este es un gobierno que no tiene el respaldo popular, que no existe en la vida de la gente, entonces a través del ejército quieren hacer eso”, altercó  Guadalupe Ruelas.

Noticia Relacionada: Aunque viola derechos de los niños FF.AA persisten en continuar el programa “guardianes de la patria”

Guardianes de la Patria

Para el director de Casa Alianza, los militares no están preparados para formar niños porque no han sido formados para ese propósito e incluso que se ha constatado que muchos soldados comienzan a morbosear al ver a las estudiantes, generando una relación de incertidumbre y de temor que va en contra de lo que debe ser la educación.

Sobre el papel de la Fiscalía Especial de la Niñez, Ruelas apuntó que la titular Marisol Rodríguez, tiene una visión bastante crítica sobre el programa, pero está sola en su misión, lamentó.

Por otra parte cuestionó el papel del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), especialmente el de la ex representante Cristian Munduate, que nunca se pronunció al respecto y en vez de denunciar lo que hacía el gobierno, hacía “el papel de acolitaje” a todas las acciones oficiales, pese a que esta misma organización, desde Panamá, pidió el cierre de Guardianes de la Patria.

La nueva representante, Luz Ángela Melo,  sigue la misma línea y ha optado por el ostracismo y se limita a acompañar los programas oficiales, criticó Ruelas.

CRITERIO buscó la reacción de la Fiscal de la Niñez sin lograr su propósito. En primera instancia la funcionaria atendió nuestra llamada y prometió devolverla para dar su punto de vista. Sin embargo pasaron las horas y no cumplió su promesa e incluso este medio de comunicación hizo varios  intentos y no contestó las nuevas comunicaciones.

RELOGIOSIDAD

Con la intención de sembrar, supuestamente valores, los militares adoctrinan a los niños con dogmas religiosos, violentando el Estado laico que garantiza la constitución de la República y que establece la separación de la iglesia y el Estado.

Este propósito fue denunciado por Lesvia Meléndez, docente del Centro de Educación Básica “Las Américas” de la colonia Centroamérica de Comayagüela.

                           Los militares imponen principios religiosos a los niños.

Meléndez dijo a CRITERIO que los militares comenzaron a llegar al centro educativo a principios del año lectivo y que su presencia la incómoda porque llegan con sus armas de grueso calibre, imponiendo su supremacía y porque está consiente que un militar no tiene nada que hacer frente a una aula, y peor aún, induciendo a los niños principios religiosos porque Honduras es un Estado laico.

Dijo que su malestar es además porque recientemente en la crisis post electoral, los militares reprimieron al pueblo que se manifestaba en contra del fraude electoral  e incluso le dispararon provocando muertes.

Por su postura, Meléndez contó que fue llamada a la dirección y se le pidió que actuara con más ética, a lo que ella respondió que reclamar es un derecho y no una acción antiética.

La maestra lamenta que los padres de familia y sus compañeros docentes no alcen su voz de protesta. Sin embargo, respondió su cuestionamiento diciendo que en Honduras no hay conciencia porque la gente no ha sido formada para ser liberada e incluso muchos agachan la pobreza por miedo y por hambre.

Muchos de los padres de familia, en vez de molestarse más bien se alegran porque los militares les traen comida, lamentó. Las charlas de Guardianes de la Patria se imparten todos los sábados.

Guardianes de la Patria
       Los militares reparten comida a los niños y padres de familia de los centros educativos.

MADRE IDIGNADA

La presencia de los militares en otra escuela de Tegucigalpa provocó la indignación de una madre de familia, que exigió a los maestros del centro educativo que por escrito le pidan autorización el día en que los uniformados ingresen a las aulas.

La madre se sintió molesta porque el martes 20 de marzo un grupo de militares ingresó al centro educativo con armas de guerra. La presencia de los uniformados pone en riesgo la vida de los niños, según la progenitora, quien sustentó su alegato en el antecedente de asesinatos de civiles, jóvenes y estudiantes, atribuidos a la Policía Militar del Orden Público (PMOP).

Militares y policías invaden el departamento de Colón y desatan fuerte persecución contra manifestantes

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 

Tegucigalpa.- La Coordinación del movimiento popular Municipal y Departamental de Colon denuncia que el departamento ha sido invadido por centenas de militares y policías y están registrando fincas y viviendas en las comunidades donde han permanecido en permanente protesta.

Los militares y policías han invadido prácticamente el departamento de Colón, ubicado en el caribe Hondureño y han desatado una terrible persecución contra sus pobladores registrando fincas, viviendas y a las personas que viaja en los buses interurbanos y hasta a las personas que se transportan en bicicletas y transeúntes.

Aquí el comunicado:

Amparados en el artículo 3 de nuestra constitución, desde el 27 de noviembre 2017 y retomada el 20 de enero 2018 en el departamento de Colon, Honduras, hemos tomado acciones de exigencia de respeto a la Constitución, a nuestra dignidad de ciudadanas y ciudadanos y de pueblo en general ante el peligro de instauración de una dictadura en el país, encabezada por Juan Orlando Hernández, el Partido Nacional,  bendecida por el gobierno de los Estados Unidos.

Esta mañana de martes 23 desalojaron la toma de Sabá,  donde hay 3 personas detenidas,  cuyos nombres desconocemos hasta el momento y se estiman unos mil efectivos dispersos por el pueblo de Sabá, luego desalojaron la toma de Cayo Campo, Tocoa.

Nota relacionada Militares disparan balas vivas contra manifestantes en Tocoa, Colón

Denunciamos y alertamos a la comunidad nacional e internacional que las fuerzas represivas que tomaron control del área donde mantuvimos la toma, están ingresando a las fincas y la comunidad campesina asentamiento  Lempira y alrededores, realizan un registro exhaustivo incluso de gente que se moviliza en bicicleta exigiendo su documentación e información de la lucha. Nos parece una clara violación al derecho de protesta y una persecución al pueblo.

Los policías y militares andan registrando hasta debajo de las piedras,  dijo un poblador de Cayo Campo, Colón

Esperamos la inmediata intervención del Comisionado Departamental de Derechos Humanos,  Juan Fraño (CONADEH), Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, organizaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales, para evitar que el estado a través de sus órganos represivos capture, intimide, reprima, asesine, o en su caso, como ha ocurrido en otras ocasiones, introduzca armas en sitios estratégicos y mediante allanamiento las saca para abrir la criminalización y la judicialización 

Como movimiento popular, denunciamos que hemos sido señalados por el Coronel Hugo Coca, comandante de la Fuerza de Tarea Xatruch, como “delincuencia armada” y que tiene a “12 hombres” como responsables de esta situación que confronta a las fuerzas del orden y contra quienes procederá.

Expresamos que cualquier situación que ocurra a dirigentes populares, hermanos campesinos, organizaciones sociales, defensoras y defensores de derechos humanos, miembros de bases eclesiales, etc., es responsabilidad del Coronel Hugo Coca y la jerarquía correspondiente. 

 Tocoa, Colón, 23 de enero 2018

Coordinación del movimiento popular Municipal y Departamental de Colón.