Los “centralistas” viven en luto permanente

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Catorce estudiantes del Instituto “Central” Vicente Cáceres murieron de manera violenta en el  2104 y del total de esos casos ninguno ha sido resuelto por la justicia hondureña.

“Nosotros pasamos en luto permanente, creo que eso nos afecta porque duele en nuestro corazón perder a nuestros estudiantes en situaciones que nunca van a ser reveladas e investigadas y por ende llevadas a la justicia”, dijo a CRITERIO la docente centralista, Carolina Mairena.

Mairena, quien es docente de las clases de sicología y orientación vocacional, describió a los estudiantes como una “juventud alegre, dinámica, con mucha sed de vivir, con muchas curiosidades, con conceptos claros de vida, con necesidades de afecto, con necesidades de experimentar, como todos los jóvenes”.

Carolina Mairena
Carolina Mairena

Apuntó que los estudiantes del Vicente Cáceres son víctimas del sistema excluyente de Honduras y de los problemas sociales que afectan a la mayoría de los hogares, como la pobreza, la desintegración familiar, migración, el desempleo y la falta de oportunidades que el país les ofrece.

“Antes el sistema los empobrecía y los dejaba allá en la periferia de la ciudad, ahora los mata, pues nuestros estudiantes aparecen muertos y nada más”, expresó.

A raíz de la sombría situación, Mairena dijo que los docentes se han dado a la tarea de enseñar a los estudiantes a sobrevivir en el sistema imperante, porque la mayoría no tienen las necesidades básicas cubiertas.

Como instrucción, se les enseña, manifestó, a cómo cuidar su vida y a lograr sus metas académicas y a que se gradúen, “pues ese es nuestro trabajo”.

Añadió que si los estudiantes y maestros centralistas no han alzado la voz de protestas para exigir al Estado el esclarecimiento de las muertes y el cese a las mismas, es porque temen a la represión de la que son objeto desde la secretaría de Educación.

“La única protesta que ha  habido es un chongo negro fuera del Central, por la cantidad de jóvenes muertos; nosotros vivimos un luto permanente, es algo doloroso y es algo vergonzoso”, expresó.

ESTIGMATIZACIÓN

Por otra parte, la docente lamentó la  campaña de estigmatización que se ha  emprendido por  parte de la mayoría de los medios de comunicación, quienes  exponen constantemente a los estudiantes del “Central” por situaciones inapropiadas a su comportamiento.

“No sé qué pasa con nuestros compañeros periodistas que estigmatizan a los estudiantes de la educación pública, a quienes de manera fácil los criminalizan”, reprochó la maestra.

ESTRATEGIA DE SEGURIDAD FALLIDA

El director de Casa Alianza, Guadalupe Ruelas, dijo que la muerte de os 14 estudiantes centralistas es un reflejo de una estrategia de seguridad fallida, “una estrategia de seguridad militarista, que es cara, ineficiente e ineficaz”.

Guadalupe Ruelas, director de Casa Alianza para Honduras.
Guadalupe Ruelas, director de Casa Alianza para Honduras.

Ruelas reveló que en los últimos tres años más de 800 estudiantes de Honduras han sido asesinados, lo que a su juicio pone al descubierto la vulnerabilidad en la que se encuentra la juventud y la niñez.

Entre tanto la exsecretaria de Justicia y Derechos Humanos, Ana Pineda, apuntó que las estadísticas que muestran el alza en la muerte violenta de estudiantes son  preocupantes y debería llamar la atención de la Fiscalía Especial de Derechos de Humanos y la de Delitos Comunes, para comenzar a hacer las investigaciones que orienten quiénes están detrás de las ejecuciones arbitrarias de jóvenes.

Ana Pineda, exsecretaria de Justicia y Derechoss Humanos.
Ana Pineda, exsecretaria de Justicia y Derechos Humanos.

Pineda consideró que el Estado de Honduras en su condición de garante debería tutelar el derecho de los jóvenes  y en este caso investigar a los responsables de los hechos violentos y castigarlos como corresponde.