Mel Zelaya revela que Osorio Canales se encapuchó el 28 de junio de 2009 para capturarlo

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El general en condición de retiro, René Osorio Canales, comandó la operación del golpe de Estado del 28 de junio de 2009, reveló esta noche el expresidente Manuel “Mel” Zelaya Rosales.

Al leer un segmento del libro “El Golpe 28 J”—de su autoría—el derrocado expresidente de Honduras contó que fue hasta que había llegado a la base estadounidense de Palmerola, Comayagua, cuando se enteró que quien comandaba la operación del golpe era el general Osorio Canales.

Noticia Relacionada: Casos emblemáticos del golpe de Estado de 2009 se presentarán ante la CIDH

Zelaya Rosales detalla en el libro que supo que Osorio Canales iba en la aeronave, que lo llevaba a San José Costa Rica, hasta que éste se quitó una capucha y se descubrió el rostro. Antes de su traslado a la vecina nación, el ex gobernante había sido capturado en su residencia en Tegucigalpa, donde alega, constantemente, fue sacado por las balas.

Al dar detalles de lo sucedido, el exmandatario prosiguió diciendo que después de la participación activa en el golpe, el militar se convirtió en el jefe de la Guardia de Honor Presidencial y después en el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Sin dar más pormenores del contenido del libro, que se resume en 86 páginas, Zelaya Rosales adelantó que mañana viernes se presentará ante el Ministerio Público a interponer una denuncia contra quienes tramaron el golpe de Estado en su contra y anunció que posteriormente acudirá a instancias internacionales.

El expresidente dijo que la denuncia, que presentará ante el Ministerio Público, será acompañada por 400 folios.

Manuel Zelaya Rosales, quien asumió la presidencia de Honduras el 27 de enero de 2006 para un periodo de cuatro años, fue derrocado por un golpe de Estado el 28 de junio de 2009. La ruptura del orden constitucional fue gestada por los sectores más conservadores, aliados del gobierno de los Estado Unidos e integrados por las cúpulas empresariales, políticas, iglesias y militares.

Su derrocamiento fue justificado por una encuesta que pretendía la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y que sus detractores afirmaban llevaba implícito su deseo de reelegirse. Aunque el trasfondo era su acercamiento con el extinto presidente de Venezuela, Hugo Chávez.