CIDH y  ONU expresan preocupación por deterioro de la situación de las personas defensoras en América

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Con motivo del Día Internacional de las Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y las Oficinas Regionales para América Central y América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) expresan que la situación de las personas defensoras de derechos humanos en el continente se ha agravado y la labor de defensa de los derechos humanos se ha convertido en una tarea extremadamente peligrosa. En tal sentido, ambas entidades instan a los Estados a adoptar o reforzar sus mecanismos de prevención y protección a las defensoras y defensores de derechos humanos.

Según organizaciones de la sociedad civil, en 2016, del total de asesinatos de personas defensoras de derechos humanos en todo el mundo, tres cuartos ocurrieron en el hemisferio. En algunos países de la región además se ha mantenido la tendencia de aumento de asesinatos, ataques y/o amenazas de personas defensoras de derechos humanos. Asimismo, defensoras y defensores de la región enfrentan una serie de obstáculos a su trabajo de defensa tales como procesos de criminalización de su labor o campañas de estigmatización y difamación.

Entre los grupos más afectados por esta violencia se encuentran  aquellos que se dedican a la defensa de la tierra, el territorio y el ambiente. El creciente número de conflictos socioambientales y la ausencia de adopción e implementación de medidas efectivas de su reconocimiento y protección, ha resultado en que estos defensores y defensoras sean víctimas de violencia por las causas que defienden o por el contenido de sus reivindicaciones.

Por otro lado,  las defensoras y defensores de derechos de personas LGBTI también enfrentan una mayor vulnerabilidad a sufrir actos de violencia, debido a la combinación de factores relacionados con la percepción de su orientación sexual e identidad de género, su rol de defensa y los temas que defienden, ya que éstos buscan desafiar estructuras sociales tradicionales sobre la sexualidad. Asimismo, las mujeres defensoras de derechos humanos, adicionalmente a la discriminación de la que son objeto por las concepciones estereotipadas de género que les han sido atribuidas a su sexo, se enfrentan a una serie de desafíos específicos al desarrollar su labor de defensa de derechos humanos que las pone en una situación de particular vulnerabilidad.

El próximo año se cumplirán 20 años de la adopción de la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos de Naciones Unidas que insta a los Estados a garantizar la protección por las autoridades competentes de toda persona, individual o colectivamente, frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legítimo de defensa de los derechos humanos conforme la Declaración. En este sentido, entidades instan a los Estados a dar cumplimiento a lo establecido en dicha Declaración y adoptar con urgencia todas las medidas necesarias para asegurar las condiciones para que las personas defensoras realicen sus actividades libremente y adoptar o reforzar sus mecanismos de prevención y protección.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Nota relacionada ONU y la CIDH urgen a Honduras investigar crímenes contra defensores de derechos humanos

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) lidera los esfuerzos de las Naciones Unidas para la protección y promoción de los derechos humanos en el mundo. Asimismo se esfuerza por garantizar el cumplimiento de las normas de derechos humanos universalmente reconocidas, incluso mediante la promoción tanto de la ratificación y aplicación universal de los principales tratados de derechos humanos, como del respeto por el estado de derecho.

La CIDH y el OACNUDH iniciaron un nuevo y más profundo plan de cooperación para abordar uno de los problemas más apremiantes en América: la protección de las personas defensoras de los derechos humanos. Este mecanismo de acciones conjuntas intensifica el trabajo en favor de las personas defensoras de derechos humanos, aprovechando sus capacidades nacionales, regionales e internacionales, sus fortalezas complementarias y creando conexiones más sólidas entre sus funcionarios.

Con reformas al Código Penal, gobierno pretende criminalizar a sus opositores

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- De acuerdo al criterio de Reina Rivera Joya, defensora de derechos humanos y representante de DIAKONIA para Honduras, hay una perspectiva de franco deterioro de los derechos humanos en Honduras.

Recordó que en el año recién pasado el gobierno de Juan Hernández, descaradamente incumplió sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y señaló el caso de los jueces y la magistrada que fueron despedidos durante el golpe de Estado de 2009 y el caso de los pueblos garífunas donde ha habido un retraso malicioso por parte del gobierno para cumplir con la restitución de territorios para los pueblos indígenas.

Destacó que el 2016 fue un año muy duro para los defensores de derechos humanos, recursos naturales y de la tierra, recordando el asesinato de la lideresa indígena Berta Cáceres y del presidente del MUCA, Ángel Flores y de otros defensores en diferentes ciudades del país,  que aumentaron la petición a los fondos de emergencia para proteger a los defensores que estaban siendo amenazados.

Rivera recordó que,  todo ese entorno se da en el marco de una política de tolerancia del gobierno y en el marco de políticas de seguimiento que todo apunta que son los aparatos de inteligencia y de seguridad del Estado y en algunos casos con participación de actores privados que es el caso de los defensores ambientales  que son perseguidos por las alianzas entre los poderes fácticos de la minería y generación de energía y sectores armados del país.

Hay muchos retrocesos en la legislación, pero cuestionó que pasará si el Código Penal permite la criminalización de defensores y está incorporando nuevas figuras para aumentar esa criminalización que vendrán a deteriorar más la situación críticas que viven los defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras.

Las reformas que quiere introducir el Poder Ejecutivo en el Congreso Nacional y que ha anunciado que las va a aprobar por simple mayoría, o sea que bastará con los diputados nacionalistas, Liberales,  los ex de Libre y los ex del Pac y aprobarán leyes que van a profundizar la criminalización  y que policía y militares apliquen una serie de medidas contra las personas sin necesidad de control judicial.

Cada vez se ha ido deteriorando el rol que pueden tener los jueces y los fiscales para detener los abusos y las arbitrariedades de los cuerpos armados, que en materia de derechos humanos,  hay una serie de garantías constitucionales donde preserva que sean los jueces quienes puedan tomar decisiones finales sobre derechos y libertades.

Finalmente Rivera Joya apuntó que,  se les está dando poderes a los cuerpos represivos del Estado para que reprima a los miembros de la oposición, a los defensores e incluso a los mismos medios de comunicación que osen hablar en contra.