Carta al Cardenal Hondureño

Por: Juan Carlos Zelaya

Buenas tardes Príncipe: Mientras escribo esta tarde desde la comodidad de mi estancia y la suya,  el ejército hondureño acaba de asesinar a un anciano en la zona norte del país y no lo he visto clamar por justicia como un día lo hiciera ante la injusticia Juan «El Bautista» quien entregaría -en bandeja de plata- su cabeza como símbolo de dignidad y compromiso ético.

Pocas veces he visto tanto entreguismo y cinismo de un ministro de fe ante la dictadura que se está instaurando en estas higueras. Duele verlo justificar ahora las muertes y la represión y que ante la historia salga con el dictador como burlándose de los que luchamos en las calles por volver a la civilidad y en contra del absurdo militarizado.

A veces me pregunto que hubiera hecho San Romero de América ante tanta injusticia y abusos de las autoridades civiles y militares; seguro lo habrían inmolado de nuevo, mientras Usted se ubica en el conformismo y la comodidad. Y saber que hay millones de feligreses que no están de acuerdo con Usted y la manipulación de la palabra de Dios. No le da miedo -Cardenal- que ante su silencio cómplice hablen las piedras como para no olvidar los abusos.

Es fácil hacerse un lado y brindar ante el compatriota, que ni en sus mejores sueños tendrá acceso a una chocita,  o el niño que no tiene maestro que lo saque del infierno de la ignorancia o ante el anciano o la mujer parturienta que va a un hospital y tiene que comprar desde el algodón y la gaza porque no hay medicinas en los hospitales o ante el joven que duerme hasta una semana buscando trabajo en la esclavitud de las maquilas; en la cantidad abismal de compatriotas que escapan del hambre y se van a recibir improperios y humillaciones de Donald Trump,  allá donde hace frío o la madre que no tiene que darle de comer a sus hijos o el que se ve obligado a vender su fuerza de trabajo con la estafa del trabajo por hora; yo lo entiendo bien porque desde su palacio eso no pasa ni se siente y entiendo también su incomodidad por el malcriado humo que nada tiene que ver con la suavidad del incienso.

El Hijo del Carpintero estuviera con su pueblo compartiendo gas e injusticia, pobreza y toletazos, anduviera sin temor abrazado con el pueblo hondureño como sé que anduvieran los sacerdotes comprometidos con la causa de los pobres y que para Usted son nombres-hombres incómodos: Guadalupe Carney, iván Betancourth, Camilo Torres Restrepo, Rutilio Grande, Monseñor Romero y tantos otros que dejaron comodidad, lujos y privilegios para dar su vida, su sangre y ejemplo en favor de los humillados de Latino América.

Nota relacionada Cardenal Rodríguez admite recibir fondos, pero dice que son para gastos de sacerdotes

La injusticia solo dura mientras dura el proveedor de inmoralidad, la justicia llegará un día, la noche pasará para los pobres de este mundo. Mientras tanto Usted sigue cobijado entre el verde olivo vergonzoso,  lejos, muy lejos del natural de Nazareth…

La asociación del Cardenal y los grupos de poder

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

 Análisis

Tegucigalpa.-Nuevamente la figura del Cardenal, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, ha crispado los ánimos de un fuerte sector de la sociedad hondureña que lo identifica como aliado de los grupos de poder más reaccionarios y conservadores de Honduras.

Lo expresado por el jerarca de la iglesia católica en el marco de la celebración del Día la Virgen de Suyapa, ha provocado que políticos, sectores sociales e incluso hasta empresarios progresistas condenen que el prelado haya usado el temor a Dios para exigir que  los diputados de la oposición elijan pronto la nueva Corte Suprema de justicia.

Joh y El Cardenal

La postura de quienes lo adversan es entendible ya que Rodríguez Maradiaga, advirtió a los diputados que están objetando la elección de los magistrados, “que van a recibir el rechazo del pueblo y el castigo divino”.

 “Efectivamente yo creo que algunos de los honorables diputados están pensando que le están haciendo un bien al país, no se equivoquen, objetar el nombramiento de nuevos magistrados no hace más que detener la justicia y hacer que siga proliferando la impunidad”, cuestionó el purpurado.

La anterior afirmación la hizo sin analizar el contexto del proceso, es decir cómo nació éste y como ha desencadenado en el Congreso Nacional, donde los partidos tradicionales (Liberal y Nacional) han  manifestado su intención de querer tener nuevamente el control del Poder Judicial.

Mientras el cardenal hace las acusaciones, el diputado opositor al Congreso Nacional por el Partido Libertad y Refundación (Libre),  Jari Dixon le pidió este  jueves que  escuche los planteamientos de la oposición sobre la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia.

“Yo le pido al cardenal de forma pública escuche a la oposición, usted que es un líder religiosos y los líderes religiosos deben estar en el centro”, dijo Herrera, quien agregó que es necesario que el Cardenal  conozca por qué se está “votando de la forma que lo estamos haciendo”.

Aparentemente al religioso no le interesa o quizás comparta que las cúpulas liberales y nacionalistas, se sigan adueñando de la impartición de justicia, en un sistema fuertemente cuestionado por propios y extraños, donde en el 2009 se perpetuó un golpe de Estado, donde el  contenido de la Constitución se declara inconstitucional y donde los magistrados ejercen su función con base a las órdenes y caprichos de los políticos que los  pusieron en esos puestos.

Para Rodríguez Maradiaga, la oposición que en este momento están haciendo los diputados de Libre, PAC y Doris Gutiérrez del PINU, será severamente castigada por el poder divino, con lo que de acuerdo al sociólogo y analista político, Armando Orellana, es una manipulación para permear en los hondureños que no tiene una formación académica o de conciencia.

Para resumir un poco, el Cardenal pidió a los diputados que están, según él, bloqueando la elección de los nuevos magistrados a la CSJ, que se pongan la mano en la conciencia, que escuchen la voz del Espíritu Santo y que puedan actuar.

“Esperamos que mañana (hoy jueves) se elijan esos magistrados que faltan”, recalcó al tiempo que se respondió: “yo creo que sí y además serán alabados por el pueblo hondureño, de lo contrario tendrán que darle cuentas al Señor, a su conciencia, a su familia y su patria”.

Advirtió que en este momento esos diputados “se sientan muy llenos de poder, está bien, pero esto sólo dura dos años más, nada más y después si no actúan en conciencia van a tener el rechazo del pueblo que nos les quepa duda”.

Con el apunte anterior, deja claro que los diputados buenos y respetuosos de las leyes son los que conforman el oficialismo y los malos son los de la oposición.

Para la empresaria y excandidata a designada presidencial por Libre, Juliette Handal, las expresiones del Cardenal, están fuera de contexto porque no responden a la forma cómo el pueblo hondureño ha visto el proceso de elección de la nueva Corte.

Handal quien se identifica como una ferviente católica manifestó que aparentemente Rodríguez Maradiaga no conoce o le han mentido sobre cómo se ha realizado el proceso, pues es la única manera de comprenderlo.

CONDUCTA DEL CARDENAL

No es la primera vez que el líder de la iglesia católica se ve envuelto en controversias como la de ahora, ya que durante el 2009  se puso del lado de los grupos empresariales y políticos que  orquestaron el golpe de Estado que derrocó al entonces presidente Manuel Zelaya.

Luego del rompimiento del orden constitucional, la iglesia católica se ha visto beneficiada con la donación de recursos económicos, concesión de frecuencias de radio y televisión y con la exoneración del pago del Impuesto Sobre Ventas.

Durante el gobierno de Porfirio Lobo Sosa (2010-2014)  bajo el decreto 277-2013 el gobierno de Honduras pactó con Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, en su calidad de presidente de la Fundación para la Educación y la Comunicación Social, el adendum número tres, vigente desde el 12 de junio de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2030.

El adendum  contempla la obligación del Estado en cuanto al pago de los gastos para la compra del equipo técnico de Suyapa TV (órgano de difusión de la iglesia católica) y los gastos anuales para su operación hasta el 31 de diciembre del 2030.

La comparsa entre la clase gobernante y los religiosos, también se evidencia en la integración de los jerarcas de las iglesias católica y evangélica en las diferentes comisiones que se integran en el país para debatir los asuntos más importantes. Un ejemplo de esa complicidad es lo que ha ocurrido con la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, donde la iglesia evangélica acaparó la representatividad de la sociedad civil en la integración de la Junta Nominadora.

Recientemente también salió a luz la entrega de 30 millones de lempiras provenientes de la Tasa de Seguridad al arzobispo auxiliar de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, Juan José Pineda y otras cantidades de dinero distribuidas a otros sacerdotes, para la supuesta ejecución de obras de desarrollo social en sus comunidades.