Con machetes y calzones de Fuera Joh, mujeres de Honduras protestan contra el fraude

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Este 25 de enero la mujeres de Honduras celebran su día y lo hicieron saliendo a las calles a protestar por la ilegal reelección del actual presidente y por el fraude electoral del pasado 26 de noviembre, fecha en que se celebraron las elecciones generales en este país centroamericano.

Las feminas recorrieron varias calles de Tegucigalpa y finalizaron en el centro de la ciudad que estaba acordonada por cientos de efectivos militares, agentes de la Policía Nacional Preventiva y miembros de la Policía Militar del Orden Público (PMOP).

Pidieron justicia y libertad  para los presos políticos y el cese de la persecución contra la gente que protesta contra el fraude y contra el accionar asesino y represivo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional que protege a un dictador que se está robando las elecciones y que el pueblo lo repudia.

Eva Fernández, excandidata a diputada por el Partido Libre en la Alianza de Oposición fue una de las coordinadoras de la manifestación femenina y manifestó a criterio.hn que llegaron a la protesta con calzones con inscripciones «Fuera Joh», palos, cacerolas, palas, machetes para no andar con las manos vacías porque los seguidores del presidente Juan Hernández (militares), andan con fusiles y matan a los manifestantes y este día con este tipo de protesta están diciendo que ya no quieren más sangre ni que sigan matando a su gente.

Nota relacionada Mujeres soplo de vida y rebeldía

«Las mujeres pedimos justicia, las mujeres ya no queremos mas sangre y no queremos más presos políticos. Las mujeres estamos demostrando que tenemos valor y que salimos a defender nuestros esposos y nuestros hijos», dijo Fernández.

El expresidente, Manuel Zelaya Rosales, se presentó a la marcha de las mujeres en las cercanías del Congreso Nacional, atrás de la catedral de Tegucigalpa y saludo en el infinito a una mujer que luchó y dio su vida por Honduras.

Zelaya dijo que las mujeres andaban con sus machetes, pero en señal de protesta no de agresión y pidió a los militares no tenerle miedo a las feminas que andan ejerciendo su derecho constitucional. 

Aprovechó el momento para pedirles que dejen de defender al dictador un solo día, para irse a tomar casa presidencial y sacarlo para sentar a Salvador Nasralla en el Altar Q.