Logo Cirterio.hn blanco
Castro busca limpiar imagen de los militares

Gobierno de Xiomara Castro busca limpiar imagen de los militares

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. – Después de haber criticado a las Fuerzas Armadas (FFAA) ahora se les aplaude, aunque resulte una contrariedad, luego de haber sufrido el golpe de Estado del 2009 a punta de balas y la sangre derramada de mártires, o al recordar con vergüenza su mención durante los juicios de narcotráfico desarrollados en Estados Unidos.

Esa cuestionable forma de exaltar las labores de socorro encomendadas a los militares, quedaron plasmadas en un tuit del secretario de Defensa, José Manuel Zelaya, quien alabó: “Los soldados de mi patria, al lado de su pueblo, brindan apoyo con disciplina y entrega, sin importar la hora, lugar y las circunstancias, permanentemente dispuestos a dar todo por Honduras”.

Es oportuno recordar entonces que, la Constitución de la República, establece que es deber de las Fuerzas Armadas de Honduras contribuir a mantener el orden público y colaborar en situaciones de emergencia para mantener la paz y seguridad de las personas y sus bienes.

No se puede dejar atrás que, ente los principales actores del golpe de Estado del 28 de junio de 2009, estuvieron por supuesto las Fuerzas Armadas, en ese entonces, bajo el mando del general, Romeo Vásquez Velásquez.

Joaquín Mejía, experto en derechos humanos

El doctor en derechos humanos, Joaquín Mejía, comentó a Criterio.hn que, hay que recordarle al gobierno lo que decía el reconocido analista hondureño, Víctor Meza: “Los militares son la peor pesadilla para la democracia en Honduras”.

Lea también: Impunidad contra perpetradores del golpe de Estado permite que en la actualidad invoquen un nuevo crimen

“De que nos sirve que los militares siembren árboles y que ahora estén apoyando a las personas afectadas por las lluvias, cuando dan golpes de Estado, desaparecen gente, reprimen de manera violenta cuando se pretende defender la democracia electoral”, apuntó Mejía.

El rompimiento del orden constitucional dejó secuelas retrasos todavía insuperables en el país, dando paso directo al surgimiento de una narcodictadura, la cual incluso ha sido mencionada en los tribunales de Estados Unidos y ha quedado al descubierto con varios extraditados, entre ellos, el expresidente Juan Orlando Hernández (2014-2022).

Cuando su labor debía ser proteger al pueblo, las Fuerzas Armadas permitieron con sus acciones el alza de la violencia, pobreza y miseria, desigualdad y violación a los derechos humanos durante los últimos 13 años. 

Lea también: A 13 años del golpe de Estado en Honduras, sigue la deuda con las víctimas

FUERZAS ARMADAS: REPRESIÓN, DESPARECIDOS Y BRAZO PARA EL PASO DE LA DROGA

Tampoco se puede tapar que, al recorrer los juicios en la Corte del Distrito Sur de New York, se hizo especial alusión de las Fuerzas Armadas de Honduras, definidas por los fiscales como un brazo que facilitó el trasiego de drogas en Honduras.

Una de esas declaraciones, la brindó Devis Leonel Rivera Maradiaga, ex jefe de Los Cachiros, quien durante su testimonio declaró que durante su primer encuentro con el narcotraficante Geovanny Fuentes, entendió que tenía contacto con miembros de la Policía Nacional y Policía Militar y que ese fue su el incentivo para trabajar juntos.

De hecho, Geovanny Fuentes le habría dicho que no se inquietara por los operativos policiales. Puesto que, en caso de encontrar uno, llamaría a un comisionado Martínez [solo dio apellido] para que interviniera. Algo que finalmente ocurrió cuando uno de sus empleados fue arrestado y posteriormente liberado y el dinero confiscado devuelto, bajo la intervención del comisionado Martínez y el entonces alcalde de Choloma, Leopoldo «Polo» Crivelli.

Haciendo una revisión a la documentación existente del caso contra Geovanny Fuentes Ramírez, supuesto narco socio de Juan Orlando Hernández, este habría recibido armas por parte de CC-13, a quien la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York identifica como jefe de la 105 Brigada de Infantería, cerca del año 2013, según lo establece un documento de la Corte de Nueva York.

De tal forma, dejaban clara la participación por lo menos una parte de los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional en el tráfico de estupefacientes.

Lea también: ¿Qué tan cerca está Honduras de la extradición de miembros de las Fuerzas Armadas por narcotráfico?

De igual forma, según The Intercep, el Departamento de Justicia de Estados Unidos lo acusó de narcotráfico y soborno a Fredy Díaz Zelaya, un general de división de las Fuerzas Armadas de Honduras, asumió en 2013 como jefe de la institución castrense, durante el último año del gobierno de Porfirio “Pepe” Lobo, cargo que mantuvo hasta diciembre de 2015.

Después, en 2017, expresidente extraditado por narcotráfico, Juan Orlando Hernández, lo nombró viceministro de Defensa y en febrero de 2018 y hasta el 27 de enero de 2022 fungió como ministro de Defensa.

Es preciso recordar que, durante el juicio a Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del expresidente Hernández, el fiscal del Distrito Sur de Nueva York, Emil Bove, sostuvo que militares y policías hondureños han sido colaboradores de narcotraficantes en la región.

Además, si vamos a tener a los militares para atender a las personas afectadas o para sembrar árboles o apagar incendios forestales, lo que deberíamos hacer es fortalecer a los cuerpos de bomberos, las instituciones encargas nacionales y locales que dan atención integral luego de los daños por desastres naturales.

El también investigador, remarcó: “Me parece terrible que se esté blanqueando a las Fuerzas Armadas, si queremos tener gente asistiendo, ayudando a personas afectadas por las lluvias, si queremos que se cuiden los árboles y apaguen los incendios forestales, fortalezcamos a las instituciones encargadas, contratemos a personal civil para esto”.

Después de observar el contexto en el que se ha destacado en nombre de las Fuerzas Armadas, también se agrega que han sido fuertemente cuestionadas a lo largo de los años por su participación en la represión de la población que ejercía su derecho a la protesta, del Frente de Resistencia Popular (FRP), del movimiento de Las Antorchas y por la defensa de proyectos extractivistas que violentan los derechos humanos de las poblaciones indígenas.

Las Fuerzas Armadas en teoría, son para proteger las fronteras nacionales -señaló Mejía -, pero han demostrado que son incapaces o cómplices, porque por las fronteras marítimas, aéreas y terrestres han pasado las toneladas de drogas que ha sacado a la luz la justicia estadounidense, mostrando el fracaso en esa labor que les corresponde.

Mejía razonó que en este momento debería estarse conversando sobre un diálogo nacional para poner sobre la mesa el tema de la continuidad o no de las Fuerzas Armadas, convertidas en un riesgo para el proceso democrático hondureño.

comparte:

Más publicaciones

2 comentarios

  1. Mejía razonó que en este momento debería estarse conversando sobre un diálogo nacional para poner sobre la mesa el tema de la continuidad o no de las Fuerzas Armadas, convertidas en un riesgo para el proceso democrático hondureño.

    Háganlo ARRRR.

Los comentarios están cerrados.