El mal del Ebola hasta ahora sólo existe en 7 naciones de África

Por: Carlos Zelaya Herrera

Este artículo  lo escribí con la idea de generar un espacio de conocimiento crítico con base en la verdad y la realidad, no sé si lo que está matando a tanta gente sea el virus del Ébola, el cual hasta ahora solo existe en África, por lo que mientras no exista respaldo de fuente creíble que así lo confirme científicamente, no respaldaré la idea que esa desgracia inimaginable está presente en el país.

Sé de las teorías conspirativas que envuelven a la nación estadounidense y creo en muchas de ellas como verdaderas porque son históricamente comprobables y porque han sido denunciadas como tales por personalidades de la ciencia, la política y el periodismo de investigación.

Entre estas creíbles para mi está la conspiración del ataque terrorista del 11 de Septiembre de 2001 en EE.UU; la de la introducción de la heroína entre los hippies en la bahía de San Francisco en la década de 1960 por la CIA, o la explosión del Maine, en la bahía de La Habana, en 1898, para despojar a España de sus colonias en América y Asia.

Lo que sé del Ébola es que hace estragos en siete países de África, en especial en la República Democrática de El Congo, y que fue creado por científicos con una patente de propiedad intelectual a nombre de la familia Rothschield, los banqueros más poderosos del mundo, a fin de satisfacer inversiones en la industria médico-farmacéutica mundial.

Además de el Congo, el Ébola asola en Sudán del Sur, Sierra Leona, Liberia, Gabón, Uganda y Guinea,

El virus Ébola se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos en Nzara, Sudán y Yambuku, República Democrática del Congo. La aldea en que se produjo el segundo de ellos se sitúa cerca del río Ebola, de donde viene el nombre del virus.

El brote de Ébola más letal de la historia se declaró en marzo de 2014, con casos que se remontaban a diciembre de 2013, en Guinea-Conakri, país desde el que dio el salto a los vecinos Sierra Leona y Liberia.

En enero de 2016, la Organización Mundial de la Salud proclamó el fin de la pandemia, en la que perdieron la vida 11.300 personas y cerca de 28.500 fueron contagiadas, cifras que según la agencia de la ONU representan un cálculo conservador.

El actual brote de esta fiebre hemorrágica que se registra en la República Democrática de El Congo, está fuera de control y ha cobrado la vida de más de mil 300 personas.

El virus del Ébola se contagia a través del contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de personas contaminadas, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar tasas de mortalidad del 90% si no es tratado a tiempo.

En cuanto a las enfermedades virales, o parbovirósis, algunas epidemias son cíclicas y otras deliberadamente dejadas a su suerte, tal cual es la presente, que en agosto del año pasado fue denunciada como epidemia y el régimen no hizo nada.

Otros aspectos son la calidad del químico para untar en pilas y el gas con que se fumiga, sobre los cuales existen muchas quejas de que el producto está vencido o falta de efectividad; ahí puede haber responsabilidad penal y administrativa de las autoridades de alud Pública, entre otras.

Así que en estos momento trágicos y de incertidumbre casi generalizadas, es urgente que quienes saben de las ciencias médicas hablen y orienten de la mejor manera, para saber con certeza qué es lo que está pasando en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.