Transportistas en grave riesgo de desplazamiento interno por ola criminal

La Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano quedó en una falsa promesa de Juan Hernández.

Según cifras oficiales en los últimos 15 años al menos 67 mil hondureños perdieron la vida de manera violenta dentro de unidades del transporte colectivo.

 

Tegucigalpa.-Comerciantes, transportistas, conductores y maestros, entre otros sectores, figuran en la lista de ocupaciones y profesiones con un nivel elevado de riesgo de desplazamiento forzado interno debido a los hechos de violencia ocasionados por el pago de extorsión exigido por grupos criminales, según un informe del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh).

El documento establece que la extorsión es una de las principales y constantes actividades de los grupos criminales que ocasiona el desplazamiento de las personas, debido a la endeble gobernabilidad del Estado en zonas dominadas por grupos criminales.

Según la Unidad de Desplazamiento Forzado Interno del Conadeh, de las 861 quejas atendidas a nivel nacional, en el 2018, se vieron involucradas directa e indirectamente alrededor de 2,241 personas, cuya vida se encontraba en riesgo, de los cuales un 57.4 por ciento estaban en situación de desplazamiento.

Un recuento de los hechos ocurridos en los años 2017 y 2018 establece que el Conadeh atendió 1,549 denuncias en las que se vieron involucrados directa o indirectamente casos de riesgo de vida o ser víctima de desplazamiento unas 3,665 personas.

Entre las personas, que denunciaron ante el Condadeh encontrarse en riesgo o ser víctimas de desplazamiento, figuran amas de casa, comerciantes, estudiantes, docentes y transportistas.

Transportistas en alto riesgo

De las 861 quejas atendidas en el 2018 por la Unidad de Desplazamiento Forzado Interno del Conadeh, se determinó que alrededor del 5% corresponden a personas ligadas al rubro del transporte entre los que se encuentran propietarios, conductores, ayudantes e incluso pasajeros que son víctimas de los delincuentes.

Algunos transportistas se quejan ser víctimas de tres y hasta cuatro grupos criminales que cobran el llamado “impuesto de guerra” y que cuando no se llega a ningún acuerdo con ellos, al siguiente día, la amenaza la pagan los conductores o los ayudantes.

Añaden que se han “acostumbrando” a vivir bajo ese esquema porque no encuentran ningún tipo de respuesta en las autoridades encargadas de la seguridad en el país,

Algunos familiares incluso han mencionado que a su propia casa han llegado a asesinar a un esposo, hijo o familiar que trabaja en este rubro.

En las últimas horas, unidades del transporte público han sido escenario de hechos violentos en los que perdieron la vida al menos tres personas, entre ellos dos conductores y un pasajero, además otras que resultaron heridas.

transportistas

¿Y la promesa del gobierno?

El 11 marzo pasado el gobernante hondureño, Juan Hernández, oficializó la puesta en marcha de la Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU), compuesta en principio por 500 agentes, y prometió incrementarla de manera sucesiva para disminuir la extorsión. Sin embargo, el anuncio fue desmentido a los 25 días siguientes con una protesta de los transportistas que denunciaron que el ofrecimiento de Hernández había quedado en una falsa promesa.

En aquella oportunidad los transportistas señalaron que contrario a lo esperado, el cobro de la extorsión se había incrementado, al pasar de 900 lempiras a la semana a 1,200 lempiras.

Según cifras oficiales, en los últimos 15 años, al menos 67 mil hondureños perdieron la vida de manera violenta dentro de unidades del transporte colectivo.

Compartir Artículo

80 comentarios sobre “Transportistas en grave riesgo de desplazamiento interno por ola criminal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *