Hechor y consentidor pecan por igual

Cuando la vida es un martirio

Por: Oscar Miguel Marroquín

Por todo el territorio nacional se dice que Juan Orlando Hernández violó la constitución al haberse postulado para un segundo mandato presidencial; la carta magna prohíbe básicamente la reelección; haciendo uso indebido de los recursos del Estado JOH compró voluntades fuera y dentro del Congreso Nacional, los obstáculos fueron anulados. La “oposición política” no pasó de hacer más de algún berrinche, aduciendo la inconstitucionalidad de la candidatura en mención y, finalmente estos terminaron por aceptar las reglas del juego.

¿Hay o no delito en la reelección de JOH?

Naturalmente que hay un delito y, por cierto, un delito muy grave. Violar los preceptos constitucionales lleva irremediablemente al rompimiento de mutuo acuerdo entre el Estado y la sociedad, en otras palabras, el contrato que fundamentalmente tiene como principio, evitar el rompimiento de la convivencia pacífica, sufre un golpe de muerte, y deja abierta las puertas para que el caos y la violencia se apoderen de la nación.

Muy sagazmente, JOH hace una jugada al más alto nivel para evitar que su candidatura sea inconstitucional, y, por lo tanto, para evitar el rompimiento entre el Estado y la sociedad; la Corte Suprema de Justicia mediante todo un trabalenguas jurídico anuncia que no existe tal violación constitucional en la reelección, y muy campantemente opositores y oficialistas participan del tradicional circo electoral.

Aunque la reelección presidencial es inconstitucional, nadie quiso quedar por fuera.

Nuevamente pregunto ¿Es inconstitucional la reelección en Honduras?

Por qué tanta obstinación de mi parte con la pregunta ¿Es inconstitucional la reelección en Honduras? Mi terquedad con esta pregunta tiene un punto de partida que se fundamenta en el refrán que reza: “HECHOR Y CONSENTIDOR PECAN POR IGUAL”.

 Los que se hacen llamar opositores políticos consintieron tácitamente o no, la reelección presidencial, pues aceptaron y compitieron del “proceso electoral” hasta el último momento, aún y cuando sabiendo que había un delito supremo que implícitamente invalidaba cualquier forma de competición electoral.

Nota relacionada Nacionalistas insisten en que se regule la ilegal reelección presidencial

¿Pero por qué acompaña la oposición política semejante delito?

En una ocasión la periodista hondureña Lidieth Díaz preguntó ¿por qué Manuel Zelaya y los otros dirigentes políticos de oposición no quisieron quedarse por fuera del proceso electoral en el que ilegalmente participó Juan Orlando Hernández? Mejor planteada no podía estar la pregunta, posteriormente la misma periodista respondió a su propia pregunta: “seguramente porque Manuel Zelaya y el resto de la oposición no querían quedar sin una tajada del pastel”.

Salvador Nasralla se fue a Washington en plena efervescencia de las manifestaciones antifraude y allá le dieron atol con el dedo que se iban a repetir las elecciones o que las iban a invalidar para colocarlo en el poder y fue así que se desmovilizó al pueblo.

Luis Zelaya junto a Nasralla se fueron a zampar al diálogo inventado por JOH y las Naciones Unidas (ONU), y ahí pasaron seis meses oyéndole las pajas a Igor Garafulic y al final lo único que hicieron fue a hacerle tiempo al titular del régimen para que se afianzara en el poder.

No hay que olvidar que los liberales hicieron pacto con JOH en su primer mandato alegando que por la gobernabilidad no aceptaron el Congreso Nacional que Manuel Zelaya y Libre les ofreció.

Al final se ha descubierto que fueron más de 60 millones los que pagó JOH por controlar el Congreso Nacional y eso fue como el punto de partida para que los nacionalistas se aferraran en el poder y que ahora no quieren soltar.

En conclusión, la oposición política tiene mucha responsabilidad en todos los delitos y crímenes cometidos por el dictador Juan Hernández, responsabilidad que naturalmente no han querido aceptar, seguramente porque no quieren que el refrán que dice “HECHOR Y CONSENTIDOR PECAN POR IGUAL”, los salpique.

Compartir Artículo

11 comentarios sobre “Hechor y consentidor pecan por igual

  • Sonia Sanchez
    el julio 10, 2019 a las 7:29 pm
    Permalink

    En ese momento era necesario , qué tonto criterio y qué se supone qué el pueblo hiciese? La dictadura es un plan a largo plazo de la USA, ayer, hoy o mañana

    Respuesta
  • Nestor Sosa
    el julio 10, 2019 a las 6:57 pm
    Permalink

    El no participar en la elección pasada para la oposición era el final de todos los partidos políticos y una dictadura total, jurídicamente la reelección es ilegal pero él no participar era aún peor, es absurdo pensar de esta manera .

    Respuesta
  • David Montoya
    el julio 10, 2019 a las 5:51 pm
    Permalink

    Cuando llegué a esta parte del articulo, deje de leer:

    “Los que se hacen llamar opositores políticos consintieron tácitamente o no, la reelección presidencial, pues aceptaron y compitieron del “proceso electoral” hasta el último momento, aún y cuando sabiendo que había un delito supremo que implícitamente invalidaba cualquier forma de competición electoral.”

    ¿En que lugar del mundo se maneja el precepto jurídico de: “para evitar un delito, hay que renunciar a un derecho propio”. O puesto de otra manera ¿desde cuando ejercer mis derechos avala los delitos de otro? ¿De que tratado o tesis jurídica sacaron esa idea?

    Hay que dejarle claro a todas las personas, que al igual que el autor de este articulo, piensan de esa manera tan ingenua:

    “Ejercer tus derechos no es un delito y tampoco avala la consumación de ningún delito”.

    Respuesta
  • Herman Martínez Ortiz
    el julio 10, 2019 a las 3:34 pm
    Permalink

    Pícaros los tres son unos incubridores del regimen y al pueblo le dicen discursos falsos sin culpables de la desgracia que vive nuestro país solo viven hablando de reformas electorales inculpando derechos del al otro cinverguenzas vividores

    Respuesta
  • Omar Canaca
    el julio 10, 2019 a las 3:09 pm
    Permalink

    si no hubieran participado,,, igual seria presidente JOH pero sin libre en el congreso,,,,, al final las elecciones para los yankis q son los q mandan aca solo es un circo para hacer creer q hay democracia,,, al menos al tener diputados en el congreso las cosas no se les pone tan facil,,, el fin primordial de un partido politico es el poder,,,, si tienes partido y no buscas el poder,,, mejor dedicarse a otra cosa

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *