Cuando la vida es un martirio, el suicidio es un deber

Por: Óscar Marroquín

redaccion@criterio.hn

Cuando la vida es un martirio

Tegucigalpa.-A éste que un día creyó haber tocado el cielo con las manos, haciendo uso de la más inmunda forma de hacer política, ahora ya solamente le va quedando en su miserable descomposición mental, retomar aquella lapidaria frase de José María Vargas Vila, “cuando la vida es un martirio, el suicidio es un deber”, pues ya no tiene escapatoria alguna, la cárcel lo espera con los brazos abiertos, esta es una verdad indubitable.

En pasadas ocasiones he recordado a aquella frase de John Foster Dulles, “Estados Unidos no tiene amigos, sino intereses”, sin embargo, en la escasa inteligencia del dictador esta frase nunca ha tenido cabida, las constantes sonrisas y palmaditas de la sargenta gringa Heide Fulton, hicieron creer a JOH que Estados Unidos si tiene amigos, y haciendo gala de la idiotez optó por considerarse el único amigo que tienen los norteamericanos en todo el planeta. “La estupidez insiste siempre”, dijo Albert Camus. Es por eso por lo que ahora y en un afán desesperado por mantener el reconocimiento del Tío Sam, recurre al tan desgastado cuento de que el estallido social que vive ahora Honduras es producto de un manual elaborado desde Venezuela. Ahí está pintada toda la idiotez junta.

Artículo Relacionado: JOH es un mal necesario para la oposición política

De repente la noticia llegó a los ojos y oídos de toda Honduras, Tony Hernández hermano del dictador, había sido capturado por la Administración para el Control de Drogas (DEA) y encadenado de pies y manos, de inmediato el nerviosismo se apoderó, eso creo, de algunos generales, coroneles, banqueros, empresarios, diputados, pastores evangélicos y del propio dictador, no era para menos, las puertas del infierno se abrían. No sé si esta captura es también parte del manual Chavista.

Tres palabras ante la prensa y eso fue todo. “Quiero referirme en esta ocasión, espero que sea por única vez, se los pido, sobre esta situación de mi hermano Juan Antonio Hernández, siempre he dicho que: NADIE ESTÁ POR ENCIMA DE LA LEY”. Eso dijo en conferencia de prensa el dictador y de manera directa pidió a los periodistas no volver a tocar el tema.

¿Pero cuál ley, la de Honduras o la de los Estados Unidos?

¿A caso fue investigado y capturado Tony Hernández en Honduras?

El origen del delito cometido por Tony Hernández, según la DEA, no fue en territorio gringo, todo comienza en suelo catracho, pero resulta que no hay un solo indicio de que las instancias correspondientes para investigar este tipo de crímenes hayan movido un solo dedo, lo cual significa que, cuando JOH se refiere a que nadie está por encima de la ley, se refiere de manera específica a la ley de los Estados Unidos, porque en Honduras no hay ley, y Tony Hernández lo sabía perfectamente.

Pero el martirio de la vida del dictador no principia con la captura de TH, más bien comienza cuando un bombazo informativo dio cuenta que el Partido Nacional, al que pertenece JOH, se robó millones de dólares, para financiar la campaña electoral presidencial, y también para beneficio personal de los autores materiales de este monumental robo. El dictador no lo podía creer, el escándalo del Seguro Social en pocos minutos le dio la vuelta al mundo.

Luego, otros actos de corrupción fueron apareciendo uno detrás del otro, la sociedad se tiró a las calles a exigir justicia, acorralado el dictador, buscó ayuda inmediata, la mafia llamada Organización de los Estados Americanos OEA, le extiendo la mano, y en un abrir y cerrar de ojos, organizaron un circo llamado Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH). Resultados, ninguno.

En medio de todo esto, la propia hermana de JOH, es señalada de corrupta y otros actos criminales sin precedentes, curiosamente, está muere en un supuesto accidente aéreo, accidente del que muchos desconfían, algunos creen que esta mujer cambio de identidad y vive fuera de Honduras, manejando o administrando los dineros de los saqueos a las diferentes instituciones del Estado y de la venta de cocaína en los Estados Unidos, que TH ha llevado a cabo por muchos años.    

Existen muchos paraísos fiscales, en los cuales se cree que JOH y TH podrían guardar enormes fortunas, entre estos paraísos bien se pueden mencionar los siguientes: Suiza, Estados Unidos, Islas Caimán, Hong Kong, Singapur, Luxemburgo, Alemania, Taiwán, Emiratos Árabes Unidos (Dubái) y Guernsey. Hace tan solo unos días y en medio de la creciente tensión social y política, JOH viajó a Suiza, qué casualidad verdad.

Tan solo como referente histórico, bien cabe señalar que, el expresidente salvadoreño Elías Antonio Saca, quien ahora guarda prisión en El Salvador por grandes actos de corrupción, también movió mucho dinero hacia esos paraísos fiscales, no sería nada raro entonces, que el dictador y su hermano hayan trasladado poderosas sumas hacia esos lugares.

Pero resulta que, el pueblo hondureño ha dicho un BASTA YA a tanta corrupción y crimen organizado, y con organización social sin precedentes, piden a todo pulmón que Juan Orlando Hernández sea llevado ante la justicia para que responda por decenas de actos criminales, es aquí donde creo que a JOH la vida ya se le convirtió en un martirio y que el único camino que le queda es el SUICIDIO.

Compartir Artículo

13 comentarios sobre “Cuando la vida es un martirio, el suicidio es un deber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *