Urge el cambio político

dependencia constante
Por: Marlin Oscar Avila 
Con bastante argumento se defiende la posición independiente de la Plataforma para la Salud y la Educación como un movimiento social y no como un movimiento partidario. Sin embargo, el contexto hondureño va exigiendo cada vez más una respuesta política más que social, es decir, una respuesta hacia el cambio de poder político nacional. 
Muchas personas y grupos sociales piensan que no hay el liderazgo suficiente para satisfacer esa demanda. Desde luego, si nos basamos en criterios de pureza ética y moral, criterios de excelencia académica, científica y trascendencia internacional, con un desprendimiento total hacia las mayorías, dejando atrás su patrimonio, familia y amistades, y además, que no han estado en el escenario partidario hasta la fecha, será casi imposible obtenerla, excepto en los cielos de Dios. Para muchos y muchas, si no es la Dra. Suyapa Figueroa, nadie más cabe en ese espacio. No obstante, la Sra Figueroa no demuestra interesarse. Esta posición pudiera lograr hacer de ella una importante competidora política posteriormente.  Ella debe saber que hay un cierto cansancio generalizado sobre las figuras de los partidos políticos en la oposición.
Además de saber que, dirigentes políticos de la oposición están «quemados» hasta en el exterior. Así que es más saludable y productivo aparecer como «apartidaria». No hay dudas que esto es producto del fracaso de los partidos de la oposición en rescatar el poder político durante los últimos diez años y no, como se puede creer, un acomodamiento oportunista de la dirigencia del movimiento Plataforma por la Salud y Educación. Éste ha respondido adecuadamente a las exigencias del contexto recién pasado, pero no cabe dudas, se ha venido rebasando tal exigencia hacia el rescate del poder político del Estado. El pueblo sabe que es allí donde estará el antídoto inevitable de tanto flagelo. 
Tales exigencias se evidencian de manera muy objetiva. Pese a muchos indicadores explicados en artículos anteriores y por otros analistas serios, sobre las nefastas características dictatoriales de un gobierno ligado a la narco actividad, usurpador, los hechos escandalosos de corrupción y otros aspectos objetivos, aún habían quedado sectores sociales, empresariales y religiosos que dudaban o no se atrevían a dar un paso lateral. Algunos de estos sectores y grupos sociales se mantuvieron silenciosos puesto que sabían de su involucramiento directo e indirecto en la «re elección» de Juan Orlando Hernández. 

Nota relacionada Coalición contra la Impunidad: Es la hora de cambios en el sistema de justicia y de enjuiciar a los políticos corruptos

Los acontecimientos, el comportamiento del gobierno y la situación de caída estrepitosa de los indicadores macroeconómicos, desde abril hasta fines de junio, han venido haciendo perder miedo, desistir de apoyos dados al gobierno y compromisos políticos con el actual régimen. La misma Plataforma se ha visto obligada a denunciar internacionalmente las graves violaciones a los derechos humanos, «apología al odio e incitación a la violencia, hasta ejecuciones extrajudiciales» de los últimos días. El gobernante va siendo descubierto en su identidad de psicópata, abusador de poder, sumamente astuto, sin escrúpulo alguno para mentir, engañar, sobornar, robar, y en casos, implicarse indirectamente en masacres y asesinatos selectivos, según algunos medios internacionales, como Insight-crime, propio de un capo de un cartel internacional, dada su vinculación con su hermano menor preso en Nueva York, Antonio Hernández o TH. Lo irónico es que él mismo lo advirtió desde un inicio cuando expresó que «haré lo que tenga que hacer…», durante la toma de poder en el primer período de mandato. Nadie pudo adivinar hasta dónde podría hacer lo que considera necesario para obtener sus objetivos personales 
No encontramos parangón en el listado de dictadores que han gobernado América Latina.  Este tiene lo de los demás, pasados y presentes, pero hay algo más que no han tenido ni tienen los demás. Es para un caso de estudio de doctorado en criminología y ciencias políticas.
Muchos han sido los que han expresado sus esperanzas de que el mismo gobierno estadounidense se lo lleve como extraditado por su implicación en el mercado ilícito y lavado de activos. Muchos esperan que la Casa Blanca se harte de su impopularidad y crímenes. Pero estos muchos se han venido enterando que este monstruo político es lo que el gobierno de Trump requiere para sus propósitos geopolíticos en nuestra América Latina. Hay otra ciudadanía que sabe las implicaciones que tendría en lo político quién sea que logre sacar al actual presidente. Un auto golpe militar, sería desastroso, como el que el Pentágono lo sustituya. Así que hay cada vez más sectores que están dispuestos a derrocar este gobierno desde una sublevación ciudadana, basándose en la misma Carta Magna de Honduras.  
El esfuerzo, sacrificio y lucha político social pareciera tener sentido. Así es que los próximos días son cruciales. No cabe dudas que las Fuerzas Armadas, principalmente la Aviación, que dicen está tenazmente atada a JOH, son importantes de tomar en consideración. Aun cuando parecen dispuestas a seguir violando el margo legal y jurídico que les da sentido. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.