Los militares de Honduras han salido a matar

Los militares de Honduras
Esta mujer muestra muestra varios casquillos de bala y carga un escudo militar, que fue quemado por los manifestantes que reaccionaron indignados tras el crimen del joven Eblin Noel Corea (17).

En las últimas horas se registran cinco víctimas

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Fotos: Cortesía Luis Almendares 

Tegucigalpa.-El sonido de las balas ha vuelto a retumbar en Honduras. Nuevas escenas sangrientas han enlutado nuevamente los hogares de gente que protestaba en las calles, exigiendo la salida del jefe de gobierno, Juan Hernández.

Noticia Relacionada: Hernández ordena el despliegue militar y policial en toda Honduras 

Las muertes se han registrado a partir de que los militares y policías se desplegarán a nivel nacional para controlar las manifestaciones de ciudadanos, luego que el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad se declarara en sesión permanente por instrucciones de Hernández.

Los militares han llegado a las comunidades hondureñas a reprimir brutalmente a la gente que se manifiesta en las calles.

La nueva jornada violenta reporta hasta el momento cinco víctimas mortales y decenas de heridos, siendo Luis Antonio Maldonado, un hombre de 29 años, el primer mártir de esta nueva jornada violenta. Luis murió el miércoles a las 11:32 de la noche en el Hospital Escuela Universitario donde ingresó minutos antes con un diagnóstico de trauma craneoencefálico, abierto por un proyectil disparado por arma de fuego, según el reporte médico del centro hospitalario.

Luis fue impactado por la bala en la colonia Kennedy donde protestaba.

Esa misma noche se reportó el deceso de Erick Francisco Peralta de 38 años de edad. Era conductor de taxi y recibió un disparo en la cabeza al término de su rutina diaria de trabajo, cuando se dirigía a su casa en la colonia El Pedregal de Comayagüela, donde sus vecinos protestaban y eran reprimidos con balas por los uniformados.

Mientras el cuerpo de Erick yacía inerte en un ataúd una mujer, que se identificó como su amiga, decía a periodistas que el núcleo familiar y de amistades ha quedado sufriendo por esta pérdida irreparable. “La falta de un padre que trabajaba para sus hijos, para ayudarle a su madre, pero ahora quedamos a la deriva”, dijo.

La mujer, que manifestó que ahora solo queda llorar y esperar si algún día en Honduras habrá justicia, narró que la muerte de su amigo se dio en medio de una balacera por parte de los militares “como que estábamos en una guerra”.

El jueves también en horas de la noche, el joven Eblin Noel Corea de 17 años fue abatido por el impacto de una bala en el tórax, mientras participaba en una protesta que era reprimida por militares en el municipio de Yarumela, La Paz.

Eblin Noel Corea, durante una protesta en contra del régimen de Juan Hernández.

 

De acuerdo a los recuentos del Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Honduras (Cofadeh) en los últimos tres días se reportan cinco personas fallecidas producto de la represión militar y policial. Adicional a las tres personas antes citadas, la organización defensora de los derechos humanos registra a dos víctimas más en el municipio de Jutiapa, Atlántida: Eliu Orellana y a una persona conocida con el sobrenombre de El Negro. Además de las muertes, el Cofadeh contabiliza 29 heridos y al menos 41 detenciones arbitrarias.

Las cinco víctimas registradas en los últimos tres días se suman a otros casos más de represiones militares y policiales. En marzo de 2018 la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) estableció en un informe que en el marco de las manifestaciones de la crisis poselectoral de 2017, al menos 23 personas murieron producto de impactos de balas de armas de uso policial y militar.

Las muertes siguen aún en la impunidad.

Militares a las calles

El gobernante hondureño acordó el jueves en reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad el despliegue a nivel nacional de las Fuerzas Armadas, policía, e inteligencia del Estado, según él, para garantizar el derecho a la libertad de locomoción, libre tránsito y para la protección de la propiedad privada y pública.

La medida surgió a raíz de un paro de labores decretado el martes por elementos policiales, aglutinados a las unidades élites de la institución uniformada (Tigres y Fuerzas Especiales).

El paro de labores de los uniformados concluyó la noche del jueves, pero el despliegue militar y policial continúa en las calles, con el objetivo de repelar toda acción de protesta.

Ante las muertes y represiones brutales por parte de los elementos de las Fuerzas Armadas, la OACNUDH recordó mediante un tuiter que, de acuerdo a la doctrina internacional de derechos humanos, las Fuerzas Armadas no deben participar en tareas de orden público.

En una carta abierta, la organización Amnistía Internacional le pidió este viernes a Hernández que pare la militarización y respete las manifestaciones y los derechos humanos de quienes se manifiestan.

Honduras viene enfrentando una crisis de ingobernabilidad que se acentuó con las elecciones de noviembre de 2017, por un fraude electoral y por la violación de la Constitución de la República, que prohíbe la reelección presidencial.

Hernández, sigue a merced de una crisis de legitimidad y en medio de dos diálogos: uno gestado por él mismo con sectores afines y otro liderado por la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación, integrado por los docentes, médicos y personal de la salud, con el respaldo de la mayoría de los hondureños, que exige un sistema sanitario y educativo gratuito y de calidad. La exigencia comenzó para hacerle frente a un proceso privatizador de la salud y la educación, iniciado en los últimos nueve años.

En medio de la lucha por la salud y educación, que inició desde abril, los ciudadanos han seguido exigiendo, mediante protestas, la salida de Hernández.

La indignación de los hondureños se profundizó en las últimas semanas luego que medios nacionales e internacionales informaran que el gobernante hondureño y sus cercanos colaboradores están siendo investigados por la DEA desde el año 2013 por narcotráfico a gran escala y lavado de dinero.

Hernández es acusado además de actos de corrupción. En junio de 2015 admitió que recibió para su campaña política de 2013 al menos 150 mil dólares por parte de empresas que participaron en el saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS). Medios nacionales e internacionales han publicado artículos noticiosos que vinculan a Hernández y a su círculo familiar con el desvío de fondos del Estado a través de oenegés.

A continuación imágenes del entierro del joven Eblin Noel Corea (17):

Fotos cortesía de Luis Almendares

Los militares de Honduras
Hoy durante en entierro del joven Eblin Noel Coea, en el municipio de Yarumela, La Paz, este hombre muestra un cartel para concienciar a los militares

Los militares de Honduras

Los militares de Honduras
Esta mujer muestra muestra varios casquillos de bala y carga un escudo militar que fue quemado por los manifestantes que reaccionaron indignados tras el crimen del joven Eblin Noel Corea (17).
El entierro del joven Eblin Noel Corea fue condenado por los pobladores de Yarumela, La Paz.

3 comentarios en “Los militares de Honduras han salido a matar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *