Ahí está otra vez el ejército matando al pueblo

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

¿En representación de qué o quién es qué mata el ejército?

¿Acaso en representación de la democracia?

¿Será que asesinan en representación de la oligarquía y una pandilla de narcos políticos?

Las balas salidas de los fusiles del ejército hondureño no van directo al pecho o cabeza de oligarca alguno, menos al cuerpo de los narcos políticos, tampoco caen asesinados por las mismas, millonarios empresarios o grandes terratenientes…

…la pregunta es ¿Por qué?

Llevamos ya muchas décadas con estas interrogantes a cuesta, un siglo para ser más específico; muy entretenidos en trivialidades, no hemos negados a ir en búsqueda de respuestas verdaderas y necesarias, respuestas que por supuesto de alguna manera nos acerquen a la democracia y nos alejen del autoritarismo o dictaduras; por los momentos, para decirlo en buen hondureño, el ejército no para de matar, pero ¿a quién o quienes es que matan? ¿A caso matan a los campesinos, a los estudiantes universitarios, a los dirigentes sindicales, a los ambientalistas, en fin, a los que no tienen poder político ni económico?

¿Tenía poder político o económico?

Berta Cáceres,

Anselmo Villareal,

Mario Enrique Suárez y Gerson Daniel Meza,

Kimberly Dayana Fonseca,

Ninguno de los anteriormente nombrados eran banqueros, poderosos empresarios, terratenientes o narco político, la cobija del poder real o formal parecía no arroparlos, y entonces se convirtieron en el blanco perfecto de los fusiles salidos de los cuarteles o casas clandestinas de los escuadrones de la muerte, que para el caso no existe diferencia alguna, pues en ambos casos son militares de alto rango quienes conducen las criminales operaciones para matar selectivamente a los que exigen democracia, o matar a quien se atreva a defender los ríos y los bosques, o a quien que se pronuncien por mas educación y medicina, en fin matar al que se oponga al gran negocio representado en el modelo neoliberal que incluye por supuesto el narcotráfico y lavado de activos y otras tantas acciones criminales.

Que cosa más extraña, pero los medios de comunicación no dieron cuenta ni hoy ni ayer que el ejército allá matado a:

Mauricio Oliva (por corrupto),

Tony Hernández (por narcotraficante a gran escala)

Juan Orlando Hernández (por violar la Constitución Política)

Juan Carlos Sikaffy (por su apoyo incondicional al narco dictador)

Romeo Vásquez Velásquez (por traicionar la patria y por robo de vehículos)

Este ejército que ahora tiene en sus manos los fusiles, parece estar sin lugar a duda del lado del poder formal y económico, y obviamente, no del lado de los campesinos, los obreros, empleados públicos y privados, estudiantes, amas de casa, médicos y docentes.

Entonces, surge la pregunta ¿Debería luchar el pueblo para que desaparezca el ejército?

Quizá el presupuesto destinado año con año a un ejército parásito y criminal, termine por asegurar la salud y educación del pueblo.

10 comentarios en “Ahí está otra vez el ejército matando al pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.