Masivas protestas tienen temblando al régimen de Honduras

régimen de Honduras
La masiva protesta en la capital hondureña se concentró en la zona sur, específicamente en los alrededores del aeropuerto internacional de Toncontín.

 

Protestas de salud y educación pasan a ser un movimiento ciudadano colectivo que exige la salida del poder de Juan Hernández.

Corrupción y vínculos con el narcotráfico serían el acabose de Juan Hernández.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Los cuatro puntos cardinales de Honduras son el epicentro de masivas movilizaciones este jueves. Los ciudadanos se han lanzado a las calles en contra de un proceso privatizador de la salud y educación, emprendido desde el año 2011 y que se ha intensificado en los dos gobiernos de Juan Hernández, salpicado por la corrupción y el narcotráfico.

Noticia Relacionada: Hernández le tiembla al paro nacional; emite decreto donde promete no privatizar la salud y educación

régimen de Honduras
Toma aérea de la movilización de Tegucigalpa.

Las manifestaciones se han producido en las principales ciudades y ejes carreteros del país en contra de varios decretos ejecutivos y la Ley Marco de Seguridad Social, que atentan contra la salud y la educación pública.

Las protestas iniciaron desde hace un mes por parte de los gremios de maestros, médicos y personal de la salud y la educación que, de manera estratégica y para coordinar acciones, conformaron la Plataforma para la Defensa de la Salud y la Educación. Hoy jueves la Plataforma convocó a un paro nacional que continuará mañana.

Al paro de este día se han sumado, además de los maestros y médicos, varias organizaciones de sociedad civil, obreros, partidos políticos y ciudanía en general, que ya no solo exige la derogación de las leyes que atentan contra la salud y educación, sino que la salida del poder del gobernante, por suponerlo responsable de actos de corrupción y de tener  nexos con el nacotráfico.

Las protestas han tomado fuerza a raíz que saliera a la luz y a través de algunos medios de comunicación, fragmentos de algunos documentos desclasificados de la Corte del Distrito Sur de Nueva York que señalan que Hernández y sus más cercanos colaboradores están siendo investigado por la Agencia Anti Drogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) por suponerlo responsable de actividades de narcotráfico y lavado de dinero a gran escala.

“Fuera JOH”, “más medicinas, menos cocaína”, es parte de las consignas más escuchadas en las calles hondureñas, donde se han concentrado hombres, mujeres, jóvenes, niños y adultos mayores.

Noticia Relacionada: EE.UU. investiga por narcotráfico a JOH, Ebal Díaz, Julián Pacheco e Hilda Hernández

 

 

Caos y represión

El núcleo de las protestas ha sido Tegucigalpa donde en horas de la mañana se observó una inmensa movilización, nunca antes vista en Honduras, superando las movilizaciones del 2009 en el marco del golpe de Estado y las marchas de las antorchas de 2015, cuando la ciudadanía salió las calles a exigir la instalación de una comisión internacional de combate a la corrupción.

La masiva movilización registrada en la capital tuvo su concentración en la parte sur, donde se ubica el aeropuerto internacional de Toncontín, que fue cerrado por varias horas. En este sector se registró la quema de un restaurante de comidas rápidas. En otro sector, adyacente se reportó la quema de una unidad policial.

régimen de Honduras

Otros episodios que se han registrado, es la quema de una unidad de la Empresa Energía Honduras (EEH) en la sureña ciudad de Choluteca y la quema de una cisterna para el transporte de combustible en la zona norte.

Las protestas han sido reprimidas por la policía, que arroja a discreción gases lacrimógenos. En la ciudad de Choluteca denunciaron que los uniformados dispararon sus armas en contra de los manifestantes.

Heridos

En tanto los pobladores de la comunidad de Guadalupe Carney, en el municipio de Trujillo, Colón, en el litoral atlántico, denunciaron haber sido objeto de represión por parte de elementos de la Fuerza Naval de Honduras, resultando heridos por arma de fuego cuatro campesinos y varios con golpes de consideración, dijo a CRITERIO el apoderado legal del Movimiento Campesino del Aguán (MCA), Juan Carlos Zelaya.

En la ciudad de Siguatepeque a la altura de la carretera CA-5, en el central departamento de Comayagua, el profesor Carlos Alfonso Sánchez, resultó herido de bala, supuestamente a manos de elementos de las fuerzas de seguridad del Estado, según reportes del Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (Cofadeh).

Pérdidas económicas

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) proyectó que un paro nacional podría dejar pérdidas a la economía nacional por el orden de 1.500 millones de lempiras diarios, es decir más de 61 millones de dólares.

“Si llegáramos a tener un día de paro pleno, donde realmente no se produjo nada, estaríamos hablando de 1,500 millones diarios, ese es el efecto”, dijo el gerente de Política Económica del Cohep, Santiago Herrera.

A raíz de las manifestaciones y de la toma de ejes carreteros, varios empresarios decidieron esta tarde cerrar las puertas al público.

Reacción del gobierno

La noche del miércoles el gobierno emitió un nuevo decreto, prometiendo no privatizar la salud y la educación y no proceder a despedir masivamente a los trabajadores de éstos dos sectores.

El decreto Ejecutivo número PCM-023-2019, emitido para su inmediata publicación en el diario oficial La Gaceta, se limita a hacer dichas promesas. Sin embargo, el jefe de gobierno, Juan Hernández, no anunció la derogación de los decretos ejecutivos que se han venido aprobando desde el año 2011 y que atentan contra la salud y la educación pública y que es el punto toral de las exigencias de los médicos y docentes.

Este día el secretario de Educación, Arnaldo Bueso, condenó y desacreditó las protestas, sin embargo, manifestó que el gobierno está dispuesto a emprender un diálogo para solventar la problemática.

Hasta el momento, ni los docentes, ni los médicos, han aceptado el diálogo prometido por el gobierno. Tampoco aceptan, como soluciona al problema, la promesa de no privatizar la salud y de no hacer despidos masivos, mientras no se deroguen todas las leyes que atentan contra la salud y la educación pública.

régimen de Honduras

Honduras se enfrenta a un debilitamiento institucional a partir del golpe de Estado de 2009, que se ha profundizado en los últimos diez años con varios actos de corrupción y un floreciente negocio a través del tráfico de drogas por parte de empresarios, políticos y funcionarios del gobierno.

El gobernante hondureño, es hermano de Juan Antonio Hernández, alias Tony Hernández, capturado por agentes de la DEA en el aeropuerto de Miami el 23 de noviembre de 2018, acusado por la fiscalía estadounidense de traficar toneladas de cocaína, utilizar armas para proteger sus cargamentos y brindar información falsa a agentes federales.

Tony Hernández se enfrenta a un juicio que se ha ido prolongando y que se espera se retome el 30 septiembre.

Tras el descubrimiento del saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), miles de hondureños salieron masivamente a las calles a protestar para exigir la salida del poder de Juan Hernández y la instalación de una comisión internacional anticorrupción, avalada por la Organización de las Naciones Unidas.

Hernández, que confesó haber recibido parte de los fondos para financiar su campaña política en el año 2013, logró hábilmente negociar con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, la instalación de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que pese a tres años de su instalación no ha acompañado ningún proceso de investigación contra Hernández.

En marzo pasado, el periodista David Romero Ellener, quien guarda prisión por delitos contra el honor, dijo tener pruebas que Hernández y su entorno familiar había saqueado varias instituciones del Estado, logrando canalizar más de 4.000 millones de lempiras. Las supuestas pruebas fueron entregadas a la MACCIH.

Juan Hernández logró un segundo mandato pese a que la Constitución  hondureña prohíbe la reelección presidencial. Para dicho propósito se amparó en una sentencia del Poder Judicial que, sin tener asidero jurídico, declaró la inaplicabilidad de dos artículos pétreos. Su segundo periodo gubernamental es producto de unas cuestionadas elecciones denunciadas por un fraude electoral y que la misma OEA pidió su repetición.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *