De sobredosis de cocaína y corrupción murió el Partido Nacional

Presidente Hernández

Por: Oscar Miguel Marroquín

Por fin le llegó la hora al deshonroso Partido Nacional, este día comienza el sepelio de esta organización criminal que ha dejado a millones de hondureños entre la frontera de la pobreza y la miseria. Ahora solo le queda al pueblo colocar de una buena vez y para siempre la lápida sobre este putrefacto y asqueroso cadáver, sin llantos, sin flores, sin luto alguno, así será enterrado y a partir de este día, el pueblo solamente recordará a esta organización criminal como algo inmundo.

Difícil es poder ocultar que el partido nacional murió de sobre dosis de cocaína, Tony Hernández, Fabio Lobo, Porfirio Lobo, los cachiros, los Valle Valle, y otros tantos más, por no decir, otros diputados, militares de alto rango, banqueros, grandes empresarios, periodistas tarifados, pastores evangélicos, son los responsables directos de haber asesinado al partido nacional, fue tanta la cocaína que le suministraron a esta organización criminal, que terminó por sucumbir.

En una emotiva forma de celebrar, el pueblo hondureño se ha lanzado a las calles para construir cientos de barricadas en todo el país, y de esa manera expresar toda su felicidad, por la muerte de la más criminal organización que haya existido a lo largo y ancho de la historia catracha.

Nota relacionada Partido Liberal presenta documento que vincula al Partido Nacional con maras y compra de votos

El único asistente al sepelio, será la asquerosa oligarquía, que por muchas décadas mantuvo un compadrazgo con el Partido Nacional, compadrazgo que les permitió robar, asesinar, traficar, todo esto con impunidad, de esta unidad macabra, no escapan la Corte Suprema de Justicia, el Congreso Nacional, la Fiscalía e incluso algunos miembros de la iglesia católica, para ser más exactos el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien desde el púlpito ha bendecido toda la criminalidad llevada a cabo por el Partido Nacional y la oligarquía.

Este día pues, el pueblo hondureño solo tiene una manera de celebrar, salir a las calles y bloquearlas, para que el cuerpo del Partido Nacional no logre llegar hasta la tumba, en pocas palabras, para que este quede tirado más bien, en el basurero de la historia, pudriéndose como cualquier rata inmunda.

Llego la hora pues, de festejar la muerte del Partido Nacional.

Compartir Artículo

24 comentarios sobre “De sobredosis de cocaína y corrupción murió el Partido Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *