Proyecto de Agua Zarca sigue firme y agresiones lo demuestran

Publicidad

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- La amenazas contra la defensora del Río Blanco, Rosalina Domínguez y su familia es la muestra que el proyecto hidroeléctrico sobre  sigue firme en su construcción denunciaron los miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas (Copinh).

Desde el lunes 29 de abril, se han sostenido agresiones permanentes contra la compañera Rosalina Domínguez, su familia y más personas de la comunidad, por parte de miembros de la familia Madrid y Nery Méndez, vinculados a la empresa DESA, amenazándoles de muerte con armas de fuego y machetes.

Los miembros de la comunidad tienen miedo de que éste pueda ser el principio de una nueva oleada de ataques contra ellos tras las amenazas recibidas anteriormente por protestar por la represa de Agua Zarca junto con el Copinh.

Nota relacionada Lucha de Berta Cáceres dio su fruto, bancos suspenden financiamiento a proyecto Agua Zarca

La imposición del Proyecto Hidroeléctrico Agua Zarca (PHAZ), en la comunidad de Río Blanco, ha dejado una estela de violencia que aún no se ha podido resolver, señala el Copinh.

Factores como: las comunidades no cuentan con seguridad jurídica sobre la tenencia de sus tierras, la no cancelación de la concesión ilegal de este proyecto de muerte, la impunidad en el caso de Berta Cáceres y la impunidad en todos los ataques perpetrados en contra de miembras y miembros del COPINH, por la familia Madrid, los sicarios Mejía y la empresa DESA, han permitido la división y creación de conflictos, no sólo en Río Blanco, sino en muchas otras más comunidades a las que se les quiere imponer proyectos extractivos, esto como estrategia para la implantación de los mismos, avalada por los grupos de poder y el Estado de Honduras.

El Copinh exige al Estado de Honduras y al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, que garanticen la seguridad y la protección de la vida de la compañera Rosalina.

Organizaciones internacionales de derechos humanos como Amnistía Internacional, IM-Defensoras, la Red Nacional de Defensoras, Cejil y Servindi están dando acompañamiento y protección a Rosalina Domínguez y su familia.

Publicidad
Compartir
Publicidad

Este sitio web utiliza cookies.