Antes de ser el próximo periodista asesinado, Joel Mejía abandonó Honduras

Por: Claudia Mendoza

“Te estoy viendo en Silca si vuelves a mencionar un alcalde de los municipios del norte de Olancho es conmigo que te vas a entender, hijo de la gran puta y si publicas este WhatsApp te va a ir fatal te doy 15 días para que te pierdas del mapa ya la cagas pendejo”.  

El texto anterior es el mensaje (literal) que afirma Joel Mejía, le envío la señora Carmen Lastenia Padilla, madre de Ramón Edgardo Cárcamo, alcalde La Unión, Olancho, Honduras. Joel es periodista y durante años transmitió su programa “Noticias JM Visión”, en un canal de televisión del municipio a través del cual ha informado y ha sido un crítico acérrimo de las situaciones y abusos que se cometen en la zona. Eso le ha dejado como resultado que también, durante años, fuese objeto de intimidación y amenazas por parte de las autoridades locales, para callarlo.

En el mes de febrero del presente año, Joel Mejía denunció ante el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), las amenazas provenientes de familiares del acalde de La Unión, por haberse negado a realizar una campaña de desprestigio contra un ex alcalde del mismo municipio.

Nota relacionada CIDH condena asesinato de periodista en Honduras y pide investigación

Mejía narró que meses atrás, al cobrar la pauta publicitaria acordada con la corporación municipal, el actual alcalde le expresó lo siguiente: “quiero que me demuestre su lealtad”, incitando al periodista para que realizara una campaña de desprestigio contra el anterior edil. Mejía aseguró que respondió: “usted se equivocó conmigo, agarre su dinero. Pero no voy a crearme enemistades que no me competen”. Otra amenaza recibida, aseguró el periodista, fue la emitida por el  asistente del alcalde, quien le expresó al aire en su programa: “conmigo no te metas, a mí me vas a respetar”.

http://www.clibrehonduras.com/index.php/alertas/amenazas/952-periodista-de-olancho-recibe-amenazas-para-que-abandone-la-zona

Hoy, Joel está a miles de kilómetros de distancia de La Unión, pues tomó la decisión de abandonar su tierra, junto a su esposa e hijos. Hace unas semanas se sumó a un grupo de personas que salió de su pueblo con el objetivo de llegar hasta México y cruzar a Los Estados Unidos. “Tengo mucho miedo de que me vengan a matar en cualquier momento y aunque ya puse la denuncia, nadie me ha ayudado y por eso decidí irme”, me dijo en una conversación.

Joel dejó registro de los hechos. Interpuso la denuncia de las amenazas ante el Ministerio Público y otras entidades encargadas de resguardar el orden público en La Unión, pero parece que nada logró con ello. Joel prefirió salir de su pueblo antes de ser el próximo periodista asesinado en Honduras.

Los periodistas rurales, a merced de autoridades locales

De forma general, los periodistas ejercen el periodismo en Honduras en un escenario adverso. Se enfrentan a muchas situaciones que podrían tener como extremos o parangones el cierre de sus programas (radio o TV), hasta su asesinato. Sin embargo, pareciese que en el área rural “deshacerse” de un periodista es mucho más fácil. Dicho de otra manera, los periodistas en los pueblos son blanco mucho más fácil y descarado de las autoridades locales (alcaldes, regidores, diputados, policías, militares, etc.) y los caudillos y terratenientes, que muchas veces actúan con impunidad y en complicidad con las mismas autoridades.

Hay un sin número de casos de periodistas que, previo a ser asesinados, registraron en denuncias las amenazas, la persecución y los ataques físicos que recibieron por parte de las autoridades locales de sus comunidades. Aun y cuando hasta se dieron a conocer nombres de quienes los intimidaban, muchos fueron asesinados y sus casos continúan sin investigación y en la impunidad.

El más reciente asesinato es el del periodista Gabriel Hernández, quien era director del programa “El Pueblo Habla”, en Nacaome Valle. En su programa, Hernández era crítico de las acciones de la corporación municipal y los diputados de la región sur (Valle y Choluteca). Fue asesinado de 7 impactos de bala, el pasado 17 de marzo de 2019, en el barrio La Ceiba en Nacaome, Valle.  

http://www.clibrehonduras.com/index.php/alertas/asesinato/972-urgente-asesinan-a-periodista-en-departamento-de-valle

De acuerdo con las denuncias de algunos medios, “el colmo de los colmos”, con el caso Hernández, es que se abocó al Mecanismo de Protección a denunciar su situación y a solicitar que se le brindase apoyo con los beneficios. Pero simplemente “no reunía los requisitos”. Actualmente, siempre en el sur del país, los periodistas Jairo López y Edgar Andino sufren amenazas y persecución. Y aunque han denunciado públicamente el contexto que viven, las amenazas, los ataques, detenciones arbitrarias no cesan.

Algunas cifras que dan miedo y vergüenza

En un reporte publicado años atrás, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) dio a conocer que entre el 2001 y el 2017 se registró la muerte violenta de 70 personas vinculadas a los medios de comunicación. De esos crímenes, el 91% se encuentran en la impunidad.http://primiciahonduras.hn/conadeh-impunidad-91-70-periodistas-asesinados-honduras/

Asimismo, al reporte del ente estatal de derechos humanos establece que entre el 2013 y agosto de 2017, alrededor de 30 periodistas y comunicadores sociales  fueron objeto de robo, asaltos, despojados de sus vehículos, o víctimas de atentados en los que resultaron gravemente heridos.

El colmo de la vergüenza para los operadores de justicia es que de los 75 asesinados, solo 6 casos fueron resueltos con sentencias condenatorias para los gatilleros. Sin embargo, no existen investigaciones sobre quienes ordenaron esas muertes, es decir, de los autores intelectuales del crimen.

El CONADEH registró, además, que solo en los primeros cuatro años de gobierno de Juan Orlando Hernández, 32 periodistas y comunicadores sociales fueron acribillados. Esta cifra representa el 43% del total de asesinatos contra periodistas ocurridos en 16 años, según una investigación de pasosdeanimalgrande.com titulada “El 43% de los asesinatos de periodistas ha ocurrido en el gobierno de Juan Orlando Hernández”.

Así, en la antesala de su día (25 de mayo), muchos periodistas hondureños como Joel Mejía, Jairo López y Edgar Andino, entre decenas más en el interior del país, recordaran esa fecha en el exilio o en sus terruños, pero en un ambiente de temor, luto e impunidad.

A estos periodistas sea mi saludo y mi solidaridad. 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *