Mel Zelaya: formas de terrorismo y agresión de EE UU son de corte y naturaleza criminal

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa. – Las Diversas Formas de Terrorismo y Agresión Imperial De EE. UU en América Latina fue el tema de la exposición del expresidente Manuel Zelaya Rosales en el XXIII Seminario Internacional del Partido del Trabajo, celebrado en México durante este fin de semana.

Zelaya señaló que estas formas de terrorismo y agresión de Estados Unidos son de corte y naturaleza criminal, sus conspiraciones destruyen, atentan contra la paz y la humanidad y solo evidencian el estado de desesperación por mantener y profundizar su modelo de acumulación de capital y riqueza, para lo cual han escalado con descaro y sin límites, sus intervenciones y ataques violentos, su cinismo en la retórica y su agresividad en la manipulación de la opinión pública.

Mel Zelaya

Zelaya manifestó que el fracaso subyacente de la práctica imperial en defensa de sus transnacionales y el modelo neoliberal, ha alcanzado los propios cimientos del Estado Burgués, ridiculizando el derecho internacional, y la misma democracia liberal. Hoy el otrora mítico “Estado de Derecho” para garantizar la libertad y la igualdad, no es más que una leyenda a la cual se aferraron alguna vez los capitalistas que creyeron ser capaces de controlar el mundo, con medidas económicas que obligan a los seres humanos a venderse como mercancía, negando a las grandes mayorías el acceso al capital y a la propiedad. Hoy los pueblos estamos en las calles, protestando contra la explotación, las privatizaciones y el terrorismo de los Estados sometidos a la voluntad del capital, lleno de saqueadores, asesinos que practican todo tipo de persecuciones, que solo desnudan la barbarie a la que nos han sometido. 

La nueva contraofensiva imperial contra las reformas sociales y en favor del capital privado se desató en Honduras el 28 de junio de 2009, apenas 25 días después de que en la Cuidad de San Pedro Sula, la asamblea de cancilleres de OEA, a iniciativa nuestra, en un acto de rectificación histórica, anuló los instrumentos y resoluciones que habían servido hacía 47 años, para expulsar y agredir al revolucionario pueblo de Cuba.

«El golpe de Estado militar imperialista que derrocó a este servidor, sirvió para interrumpir el proceso de cambio Democrático e Incluyente que habíamos iniciado con la primera consulta popular de la historia: “la Cuarta Urna” y nuestra incorporación a la Alternativa Bolivariana para las Américas ALBA, y convirtió a Honduras en un campo experimental de las políticas imperiales que continuarían aplicándose en nuestro continente», recordó el coordinador de Libre.

El escalamiento del Estado como ente terrorista y paramilitar, previamente practicado en Colombia, es la demostración más evidente de la radicalización de la derecha continental y su disposición de echar mano de cualquier recurso a su alcance, para derrocarlo y profundizar  un sistema económico degradante, y al mismo tiempo  montar  un aparato  de  elecciones fraudulentas con la intención de borrar de la faz de la tierra cualquier rastro de nuestro orgullo latinoamericano o de nuestra vocación integracionista. Inmediatamente el régimen instalado por la fuerza de las armas anunció, su retiro del ALBA, la derogación de la ley de Participación Ciudadana, la condena de la CUARTA URNA y sus nuevos acuerdos con el FMI. El comando Sur anunció en el montaje del plan COLOMBIA para Honduras, destacó Zelaya.

Nota relacionada Mel Zelaya una piedra en el zapato de los gringos

«Nosotros que resistimos hace 10 años la agresión, mantenemos intacta, vigente y vigorosa nuestra causa. Muestra de ello es la creación del Partido LIBRE, la primera fuerza de oposición, anti imperialista, anti capitalista, unionista latinoamericana, y orgullosamente de Izquierda en Honduras. Las 2 victorias electorales abrumadoras, que hemos obtenido en el 2013 y 2017 venciendo la dictadura nos avalan, y que EEUU ha corrido a desconocer a través de la Coronel Heidee Fulton, con urnas fantasmas, con armas y con militares para arrebatar el triunfo de nuestro pueblo», apuntó el derrocado expresidente

Reconocemos hoy, la victoria del compañero Andrés Manuel López Obrador y su coalición con el PT, en México, la lucha de Alberto Anaya ha sido determinante en esta victoria. Reconocemos la heroica resistencia del pueblo de Nicolás Maduro en la hermana República Bolivariana de Venezuela, que nos ha enseñado a construir con valentía e infinita tolerancia la soberanía de la Patria, donde se asfixian los aviesos propósitos del imperio y sus adláteres locales. Al GUAIDÓ de México como recordó recientemente AMLO, lo fusiló El Benemérito de La Patria, Benito Juárez.

Hizo una excitativa a no bajar la guardia jamás, y hacer una valoración objetiva y realista de la correlación de fuerzas. El imperio se ha trazado una meta contraria a  su meta que es la emancipación. Estados Unidos  apunta a la destrucción de la voluntad latinoamericana, sin saber que con su descarada agresión la fortalecen, cómo está demostrado en los 60 años de la revolución cubana, en la lucha de Nicaragua y la heroica Venezuela, les decimos la decisión y la voluntad del pueblo hondureño es inquebrantable; que pasarán los cielos y la tierra antes de rendirnos.

Para nosotros la lucha que hemos iniciado en defensa de nuestra identidad e independencia es asunto de vida o muerte, cada escenario es y será definitivo. No debemos vernos desde la “distancia prudente y conveniente”, debemos ser militantes de la causa en este momento de construcción heroica que enfrentamos al enemigo, que antes se creía invencible pero que con sus torpezas ha demostrado que podemos vencerlo y construir la nueva sociedad.

Es preciso entender que no basta organizarse para ganar elecciones; a final de cuentas ahora el imperio simplemente se ha tomado la atribución de señalar qué proceso es bueno y cuál no lo es. No podemos aceptar que nuestro árbitro sea una falsa comunidad internacional llena de hipocresía y fanatismo visceral en su modelo de explotación económica. No vamos a olvidar el precio en vidas que nos costó el doblés de la Unión Europea, y el funesto papel de EEUU y la OEA, en las elecciones del 2017, cómplices del régimen espurio de Juan Orlando Hernández, que mantiene periodistas y compañeros encarcelados por cuestiones políticas. Pido a ustedes que se unan con nosotros en la lucha por la libertad y la salida de la dictadura montada por EEUU en Honduras.

No debemos caer más en la tentación absurda de mostrar una cara “amigable” o “moderada”, que nos hace parecernos a ellos. Es tiempo de entender que ellos no fingen ser otra cosa; y nosotros perdemos el norte cuando buscamos derrotarlos en el campo en que ellos son maestros. Nosotros nos debemos al trabajo de masas en cada rincón de nuestros países; respaldando la causa de los trabajadores y los sectores sociales cuyas reivindicaciones son contestadas cada vez con más brutalidad.  

Hace veinte años, el pueblo de Venezuela iniciaba con el liderazgo de Hugo Chávez Frías toda una época heroica en respuesta al fracaso del modelo económico que empobrece las grandes mayorías. Una respuesta que se extendió a nuestros países despertando un entusiasmo único en la historia. Esa década que conocimos como la década ganada de nuestros pueblos, provocó la contra ofensiva violenta y criminal diseñada desde los centros del poder mundial, en complicidad con las oligarquías locales, y que claramente identificamos como la “restauración conservadora”.

Se pronunció  a favor de los líderes: Luís Ignacio Lula da Silva, preso injustamente, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner perseguidos políticos. Por atrevernos, hoy la derecha nacional con el apoyo del imperio ha impuesto el terror, y olvidó cuidar las formas y se quitó la careta; sin escrúpulos se ha mostrado bestial y es parte de nuestra misión batallar hasta derrotarlos.

Cerró diciendo que hace una década en Honduras, se inició la contraofensiva criminal del imperio y sus lacayos contra los pueblos de Latinoamérica, hoy les propongo aquí la unidad en una lucha sin cuartel hasta desarticular y vencer toda la farsa neoliberal.

 

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *