Idus de marzo y la cabala del año 9 en la historia de Honduras

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

                             Victor Meza, David Reyes y Omar Rivera

No podemos dejar de felicitarnos por la solidaridad del Mundo, aunque sea incompleta, ni desatender nuestra principal responsabilidad que es la dictadura corrupta. Da rabia escuchar a este dundo declarando que los sampedranos superamos la violencia cuando acaban de ejecutar el hijo a Yasmina, a un periodista y otro empresario. Esta bien que empecemos a visualizar reformas, porque tendrá que haber elecciones anticipadas pronto. Y hay que limpiar el padrón. Pero no es cierto, no sea maje. No habrá elecciones libres bajo JOH, que se robó dos al hilo, ni mientras la corporación mediática haga negocio con la información cívica, y el financiamiento sea lavado y privado. La aprobación de una ley del registro ¡no resuelve el problema!

Ni tampoco el distrito, o la división de funciones administrativas y jurisdiccionales electorales. Los problemas del sistema electoral no son normativos, son éticos, de cumplimiento. Y las reformas lo que deben hacer es liberarnos de los políticos, de sus clicas y sus argollas, de sus movimientos y al final de sus partidos, todos, en vez de reforzar y renovar sus recursos de control. ¡Nadie debe tener monopolio de la nominación ciudadana en las elecciones!

Los escándalos de Pandora han puesto en evidencia la condición delincuencial de la clase política, particularmente de la dominante bipartidista, que dio el golpe de estado de 2009 y eligió a los sucesores. Y asimismo se ha puesto evidenciado la complicidad de los periodistas y los empresarios y de los opositores divididos. Muchos que apoyaron al golpe y a JOH se han arrepentido. La gente de razón entiende que las contundentes acusaciones desnudan sus pretensiones de inocencia. Y ponen su lucha contra el crimen bajo un reflector caliente y un lente poderoso, en entredicho. ¿Que va a hacer la Ley Maginsky, ahora, si son todos?

Desde que declaró inconstitucional la Constitución, en este país no hay Corte Suprema, No hay Presidencia de El Congreso desde que su titular suplicó a esa Corte protegerlo de ser investigado. Desde que, a pesar del control, trascendió la corrupción monstruosa de su circulo familiar mas intimo, hace rato, JOH ya no esta ahí. Solo su reflejo. Ni el mas refinado cachureco puede defender el fraude reelecto después que el ex Presidente Lobo explica cuantos millones y mansiones de los narcos recibió, a cambio del invento de los rurales, Arturo Corrales, ni tú, Renato. Honduras arde. El verano continuado ha hecho estragos con nuestra tierra, y mil incendios avanzan en la frontera agrícola contra el último bosque. ¿Castigo por la calma tolerante y cómplice del muerto de hambre?

No le queda ninguna autoridad legítima y por su bien y por el bien del País, JOH debe renunciar y salir. Afuera, todavía puede, a un lugar remoto, en que ojalá pase desapercibido.  Desde que nació esta escrito, diría un creyente, que se le acabo el tiempo y sin embargo escogemos un destino.

Los tiestos han salido marcados con sus iniciales vituperadas. Debe irse. Ojalá sin violencia, ojalá vivo. (Entre el 15 y el 22 de marzo, en la Antigua Roma se celebraban los misterios de los Idus del Mes, especie de cabañuelas proféticas. Una compleja fiesta religiosa de una semana santa que relacionaba el cumplimiento de un ciclo, año solar, con el sacrificio de un chivo expiatorio para consagrar su renovación y analogár el sacrificio de Atis.) La religión siempre es oscura, la historia es prístina. Aun prevenido, antes que se acabara esa Fiesta en el año 44, fue ejecutado Julio Cesar que ansiaba convertirse en Emperador. A filo del cuchillo de los senadores que defendían a la República y que asesinándolo –paradójicamente- inauguraron un régimen Imperial centenario. Soy quien mira de frente, se que así mueren los tiranos, he previsto ese desenlace, pero no quiero que nadie lo mate, su muerte solamente mitificaría su efigie.

Que salga JOH. El nueve no tiene solución de continuidad.  Después del Nueve solo esta el Cero, que es nada. La historia del siglo se agota en el 9. 2019 tiene que ser el inicio de un comienzo. ¡Traigan luz nueva! ¡Enciendan el árbol! Luz de conocimiento.

Han pasado 100 años desde la Primera Guerra Civil de 1919, que provocó el continuismo necio de Francisco Bertrand, 90 años desde que en 1929 Miguel Paz Barahona entregó por primera vez pacíficamente el poder a Vicente Mejia C, 80 años desde que, en 1939, T. Carias hizo reformar la Constitución para reelegirse, 70 años desde que -luego de diecisiete en el gobierno- Carias finalmente entregó, en 1949 la Presidencia a J.M. Gálvez. Han pasado 60 años desde que la Constitución del 57 jurada y restauró la prohibición de la reelección, 50 desde que, luego de inventar el estilo Honduras, y la trágica Guerra con El Salvador, de 1969, Oswaldo López A convocara a elecciones y 40 años desde que Polo Paz las volviera a convocar, en 1979, para restaurar lo que llamaban la democracia. Han pasado 30 años desde que se instaló el signo Neoliberal sobre la línea del suelo y elegimos en 1989 a Rafael Leonardo Callejas, su profeta, 20 años desde que tuvimos que enfrentar la devastación del Mitch, en 1999, y 10 largos años han pasado desde el Golpe de estado de junio de 2009, que puso sobre nuestras espaldas otra vez al P.N.  y la bota militar, para que escucháramos –quietos- las homilías y las profecías de los falsos pastores, las mentiras y chantajes de los falsos periodistas y los logros sin fin de la Vida Mejor

Ha pasado un quinquenio desde que JOH llegó al poder formal de la Presidencia y uno más desde que ilegalmente la volvió a asumir, cumpliéndose el año aciago de su dictadura franca.

Quedan los militares que han renunciado al pueblo y a la historia. Celosos militantes de la mancha brava siguen cantando todos somos Tony y un par de viejas entupidas siguen ahupando la corrupción de que son clientas. Pocos aláteres siguen defendiendo el Estado descompuesto e intervenido, dizque libre y asociado, pero sin derechos migratorios, de la Encargada Cl. Fulton.  

Muchos entendemos que Honduras necesita renovarse desde adentro, desde lo mas profundo, para acercarse a una democracia que nunca tuvo y que no es una función electoral, para retomar el Estado de Derecho que se perdió hace años, para incluir a los excluidos y, así, pertenecernos a todos, para volver a despertar el compromiso y entusiasmo de sus hijos, ojalá -un día- ciudadanos. Que, aunque no han logrado unirse, han mantenido viva la llama de la indignación. Ha llegado el Idus, el momento. Este es. Hagamos lo que tenemos que hacer, todos a una. Aquí esta.

El Fin.

Compartir Artículo

3 comentarios sobre “Idus de marzo y la cabala del año 9 en la historia de Honduras

  • Pibe Cortes
    el marzo 24, 2019 a las 5:26 pm
    Permalink

    Como le dan fama a personas de mal corazón, este vato trabaje con el desde morro, ahora se la tira de héroe, maltratador de empleados

    Respuesta
    • el marzo 25, 2019 a las 12:11 pm
      Permalink

      Eres el troll mas patetico del mundo. Es el mejor troleada que puedes hacer? Solo ver tu perfil se sabe que nivel de capacidad mental tienes. Busque otro linea de trabajo pues pienso que los nacionalistas están derrochando su dinero con incompetentes como Ud.

      Respuesta
  • el marzo 24, 2019 a las 2:41 pm
    Permalink

    Thank you Dr Pastor Fasquelle. Feliz de leer una de sus columnas pues te has perdido. «JOH needs to go»

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *