Honduras se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo, dicen religiosos de EE.UU.

Estamos aquí para llamar a los Estados Unidos para que pare el envío de dinero para la militarización, para armas y para la policía: Rabina, Lynn Gottlieb.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Luego de visitar varias comunidades donde hay conflictos por el modelo extractivo, una delegación de religiosos de los Estados Unidos concluyó que este país centroamericano se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo, por lo tanto sobran las razones para que su población migre o se desplace internamente, huyendo de la miseria, violencia y de las violaciones a los derechos humanos.

Los y las religiosas brindaron una comparecencia de prensa en las afueras de la embajada de los Estados Unidos, en Avenida La Paz de Tegucigalpa, en la que comenzaron diciendo que la principal causa de la migración está siendo generada por la imposición de proyectos del modelo extractivo y las violaciones de los derechos humanos, por parte del régimen de Juan Hernández.

Lamentaron que el gobierno de Donald Trump esté apoyando a Hernández pese a sus altos niveles de corrupción, y que este, a su vez con sus políticas represivas, esté obligando a los hondureños a salir huyendo. En ese orden repudiaron el apoyo que su país está dando al proceso de militarización de la sociedad hondureña.

Noticia Relacionada: Informe revela que Honduras es el país más peligroso para defender la tierra porque matan a sus defensores

“Estamos aquí porque sabemos que este es un problema que nuestro propio gobierno está respaldando”, dijo Deborah Lee.

 

La delegación, integrada por unos 75 líderes lideresas religiosas y defensores de los derechos humamos, llegó al país el 18 de marzo, para reunirse con organizaciones de base y aliados religiosos, para entender con mayor profundidad las causas de la migración.

Honduras

 

 

En su estadía en Honduras, los y las religiosas visitaron la comunidad de Guapinol, en el municipio de Tocoa, Colón, donde actualmente hay un conflicto por la imposición de un proyecto hidroeléctrico, sobre el río del mismo nombre, que ha dejado hasta el momento la muerte violenta de al menos seis pobladores, la criminalización de varios defensores del medio ambiente y la contaminación del agua potable proveniente de la cuenta hidrográfica donde se construye la represa.

Durante la visita al río Guapinol, los religiosos contaron que fueron testigos de la militarización.

“Caminamos con la gente Guapinol a visitar al río que no pertenece a nadie, que pertenece a la gente. Mujeres niños, abuelitas, abuelitos, caminamos hacia el río y en medio de este bello momento llegaron las fuerzas militares al otro lado del río, con sus armas apuntando hacia nuestra dirección, en la dirección de la delegación y en dirección del pueblo”, narró la Rabina, Lynn Gottlieb.

Además de la comunidad de Guapinol, visitaron comunidades del departamento de Santa Bárbara y San Pedro Sula.

La religiosa apuntó que en su recorrido por las comunidades se percataron de la criminalización de las personas y activistas que defienden los territorios, los bosques y el agua. Sin embargo, expresó: “Estamos aquí para llamar a los Estados Unidos para que pare el envío de dinero para la militarización, para armas y para la policía”.

“La caravana de migrantes centroamericanos es un éxodo moderno. Como personas de fe, no podemos cerrar nuestros corazones al Dios de la vida, sino que debemos caminar con ellos, aprender de ellos y buscar las causas de raíz que obligan a tantas personas a enfrentar riesgos inimaginables por el bien de sus familias, dijo Ann Scholz, directora para la Misión Social de la Conferencia de Liderazgos de Mujeres Religiosas.

Marie Desjarlais de la orden franciscana, manifestó que durante su visita conoció testimonios de abusos de medio ambiente y de derechos humanos, especialmente la criminalización que los y las defensoras enfrentan de manera generalizada para quienes defienden la tierra y el medio ambiente.

“Honduras se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo. Los ataques, desalojos forzados, hostigamiento y criminalización, están a la orden del día”, expresó la religiosa.

Desjarlais señaló que el gobierno de los Estados Unidos, a través de la embajada, le está dando un “respaldo público a un gobierno violador de los derechos” y están más preocupados porque haya más policías que justicia.

“Como ciudadana de los Estados Unidos tengo vergüenza de mi gobierno por estas ventas de armas”: Marie Desjarlais.

En tanto, Debra Avery, dijo que el pueblo hondureño está sufriendo por violencia política, violencia militar y la violencia de la destrucción y el robo de sus territorios, de sus ríos y de su bienestar, porque el gobierno, que debería trabajar para el pueblo, solo funciona para ejecutar decisiones de las élites.

Las y los religiosos expusieron, ante la embajada de los Estados Unidos, la necesidad urgente de abordar de manera efectiva, las causas de raíz de la migración y de cambiar las estrategias que se han implementado, que a su juicio no han funcionado, porque la migración y las caravanas siguen y al parecer seguirán ocurriendo.

Asimismo, platearon su preocupación por los mensajes de altos funcionarios del régimen que no quieren la continuidad de la Unidad Fiscal Especial de Contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) y de la Misión Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH).

Compartir Artículo

6 comentarios sobre “Honduras se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo, dicen religiosos de EE.UU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *