¿Cuándo enjuiciarán a los asesinos intelectuales de Berta Cáceres?: Senador Patrick Leahy

 

Ni yo, ni el mundo, hemos olvidado a Berta Cáceres. Nuestro deseo de que se haga justicia en su caso es tan fuerte hoy como lo fue hace tres años, no solo por la importancia que tiene para su familia y su comunidad, sino también para la causa más grande de la justicia en Honduras: Patrick Leahy.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- El senador estadounidense Patrick Leahy con ocasión del tercer aniversario del asesinato de Berta Cáceres, se preguntó cuándo enjuiciarán a los asesinos intelectuales de la ambientalista hondureña.

Honduras
                                                           Patrick Leahy

“Así que hoy (ayer), tres años después, hay algunos que concibieron, o conocieron, el plan para asesinar a Berta Cáceres que no han sido acusados. Y la pregunta, tres años después, ¿cuándo se les cobrará? ¿Cuándo serán llevados a la justicia?”

Remarcó que hay fuerzas poderosas dentro del gobierno hondureño que están fuera del alcance del sistema de justicia hondureño, y el Fiscal General lo reconoce.

Patrick Leahy es uno de los senadores que definen la ayuda de Estados Unidos al exterior.

Discurso del Senado en el Senado Patrick Leahy en el tercer aniversario del asesinato de Berta Cáceres

Sr. LEAHY. Ayer, hace tres años, Berta Cáceres, una activista de los derechos indígenas en Honduras que había sido una opositora de la construcción de una represa hidroeléctrica que amenazaba el territorio del pueblo Lenca, fue asesinada en su casa.

Ese crimen cobarde, del que he hablado muchas veces, fue la culminación de años de hostigamiento y amenazas contra su vida, y de ninguna manera fue un caso aislado. En ese momento, fueron solo las últimas decenas de asesinatos de activistas sociales quienes protestaban contra la confiscación de tierras, los desalojos forzosos y el desarrollo de infraestructura con pagos corruptos para eludir las salvaguardas ambientales y sociales, y contra los abusos de las fuerzas de seguridad hondureñas. Nadie ha sido castigado por ninguno de esos otros crímenes similares.

No conocía a Berta Cáceres, pero sabía de ella. Recuerdo cuando fue galardonada con el prestigioso premio Goldman y recuerdo el disgusto y la indignación que sentí cuando supe que había sido asesinada.

Recuerdo que pensé que quien quisiera asesinar a Berta Cáceres, una líder carismática, que no solo era reconocida en su país natal sino en todo el mundo, debía haber estado seguro de que nunca verían el interior de una celda en la cárcel, porque en Honduras solo una pequeña fracción de los homicidios, por no mencionar otros delitos violentos, siempre resulta en una condena. La impunidad, y la corrupción que la habilita, es una forma de vida allí.

No fue una sorpresa que en los días y semanas posteriores al asesinato de Berta Cáceres, la policía hondureña intentara encubrirlo. Fue solo debido a la presión internacional, incluida la Embajada de EE. UU., Que la “investigación” fraudulenta no terminó allí, como sucede a menudo en Honduras cuando la víctima no es alguien de notoriedad.

Finalmente, en noviembre pasado, después de lo que parecía un interminable arrastre de pies, un juicio resultó en la condena de siete de los involucrados. Ese fue un logro significativo, considerando que la ausencia de la presión internacional en el caso de Berta Cáceres se habría desvanecido de la memoria como todos los demás. Ese juicio también involucró a altos funcionarios de la compañía hidroeléctrica DESA, uno de los cuales aún está esperando el juicio tres años después. Fui fiscal antes de ser senador. Enjuicié muchos casos de asesinato. Si bien el asesinato premeditado es un crimen horrible, a menudo es relativamente fácil de probar. Y en el caso de Berta Cáceres, hubo mucha evidencia. Entonces, para aquellos que preguntan por qué, tres años después, todavía estamos esperando justicia, creo que la respuesta es obvia.

Nota relacionada A tres años del asesinato de Berta Cáceres, exigen a Honduras garantizar justicia integral

Hay fuerzas poderosas dentro del gobierno hondureño que están fuera del alcance del sistema de justicia hondureño, y el Fiscal General lo reconoce. Así que hoy, tres años después, hay algunos que concibieron, o conocieron, el plan para asesinar a Berta Cáceres que no han sido acusados. Y la pregunta, tres años después, ¿cuándo se les cobrará? ¿Cuándo serán llevados a la justicia?

Ni yo, ni el mundo, hemos olvidado a Berta Cáceres. Nuestro deseo de que se haga justicia en su caso es tan fuerte hoy como lo fue hace tres años, no solo por la importancia que tiene para su familia y su comunidad, sino también para la causa más grande de la justicia en Honduras. La impunidad es una fuerza poderosa y maligna, pero creo que toda la verdad sobre este crimen se conocerá con el tiempo. Más allá del caso de Berta Cáceres, la pregunta central es si el gobierno hondureño es serio en la lucha contra la corrupción que impregna no solo al sistema de justicia, sino a casi todas las grietas de la sociedad y el gobierno hondureños. Un gobierno que se toma en serio la lucha contra la corrupción promulgará la ley de negociación de culpabilidad que ha languidecido durante años, sin la cual es extremadamente difícil investigar y procesar delitos que involucren a altos funcionarios públicos o ejecutivos corporativos.

Un gobierno que se toma en serio la lucha contra la corrupción pondría fin abruptamente a la legislación denominada “pacto de impunidad”. Esa legislación prohibiría al Fiscal General presentar cargos contra alguien por robar fondos públicos hasta que el Tribunal Supremo de Auditoría, cuyos miembros son todos Fiel al presidente, ha investigado y dictaminado sobre el presunto robo. Es un intento transparente de garantizar que los casos de corrupción pública nunca sean procesados.

Un gobierno que se toma en serio la lucha contra la corrupción apoyaría el fortalecimiento de la Misión de Apoyo a la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad, no buscaría “renegociar” su mandato para eliminar o debilitar sustancialmente su autoridad investigadora.

El gobierno hondureño, que profesa ser un socio de los Estados Unidos en la lucha contra la corrupción, no está haciendo ninguna de estas cosas. La verdad ineludible es que no se toma en serio la lucha contra la corrupción, lo cual es evidente para cualquiera que no sea fácil de engañar. Hasta que eso cambie, y hasta que todos los involucrados en el asesinato de Berta Cáceres sean llevados ante la justicia, y hasta que los hondureños que hablan en contra de la corrupción y la impunidad ya no sean vilipendiados y agredidos, la cantidad de asistencia que brindamos al Gobierno de Honduras estará lejos. menos de lo que sería de otra manera.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “¿Cuándo enjuiciarán a los asesinos intelectuales de Berta Cáceres?: Senador Patrick Leahy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *