Sistema alimentario mundial va hacia el colapso: FAO

Un nuevo informe de la FAO publicado hoy indica que la pérdida de biodiversidad está empujando rápidamente al sistema alimentario hacia el colapso

 

El actual modelo industrial de agricultura que sustenta el sistema alimentario mundial se está destruyendo a sí mismo, y a nosotros con él: esta es la conclusión extraída del informe publicado hoy por la FAO sobre el estado de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura en el mundo.

El informe proporciona algunos detalles alarmantes sobre el daño irreversible y catastrófico que se está causando a la biodiversidad del planeta, específicamente a la que sustenta nuestro sistema alimentario. También pone énfasis la dependencia humana de un pequeño grupo de especies, en la destrucción del hábitat y la deforestación, así como en el uso insostenible de recursos, señalándolos a todos ellos como factores clave de la rápida pérdida de biodiversidad que está destruyendo los sistemas vivos que alimentan el planeta.

El informe de la FAO es la primera investigación exhaustiva de este tipo, pero el objetivo que persigue está alineado con la iniciativa Slow Food.

Desde 1996, Slow Food lucha y defiende la necesidad de salvar la biodiversidad del planeta: creando el Arca del Gusto, un catálogo de alimentos en peligro de desaparición al que se ha añadido recientemente su producto número 5.000; creando 575 Baluartes, potenciando y apoyando a los agricultores y productores de alimentos que trabajan en armonía con el medio ambiente y promueven la biodiversidad local; y haciendo campaña contra el actual modelo destructivo e insostenible de agricultura industrial intensiva. Slow Food trabaja desde hace tiempo con la FAO para desarrollar sistemas alimentarios y agrícolas mejores para los consumidores, los productores y el planeta.

El informe enfatiza en que el tiempo se está acabando, «debemos cambiar las cosas en los próximos 10 años o nos arriesgamos a un colapso total e irreversible. Para ello debemos combinar los conocimientos actuales y la tecnología moderna con sus homólogos tradicionales, y redefinir nuestro enfoque de la agricultura y la producción de alimentos, asegurándonos de que la conservación de la biodiversidad y la ecología la misma importancia que los beneficios y la productividad. Todos los implicados, desde los pequeños agricultores y productores hasta los más altos niveles de gobierno, deben orientarse hacia un sistema alimentario que proteja la biodiversidad a través de legislaciones como las de la Política Agrícola Común (PAC) de la UE».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.