Régimen de Honduras neutraliza a la disidencia con tres cercos

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La disidencia política y social en Honduras está siendo neutraliza por tres fuerzas que se convierten en cercos de presión que buscan eliminar a toda costa a la oposición.

Lo anterior es un análisis del director del Equipo de Reflexión y Comunicación de la Compañía de Jesús (Eric-SJ) el sacerdote jesuita, Ismael Moreno, más conocido el padre Melo.

LOS TRES CERCOS, SEGÚN LA VISIÓN DEL PADRE MELO:

1.-El cerco militar y de los cuerpos armados, que tienen la orientación de implementar la represión e imponer el miedo en la sociedad. “Cuanto más miedo tenga la sociedad hondureña, entonces menos capacidad va a tener para movilizarse en defensa de sus derechos”.

2.-El cerco mediático: “Tenemos una estructura de medios de comunicación que claramente cumplen con el objetivo  de orientar la noticia conforme a los intereses particulares en contra de los intereses  de la oposición e ,incluso, identificar a la oposición como que fuera solo revoltosa , enemiga del desarrollo, enemiga del bien en contra de la democracia”.

3.-El cerco jurídico: “La ley está siendo utilizada cada vez más, junto con lo militar y lo mediático, para imponer el miedo y para disuadir cualquier tipo de respuesta opositora que no controle el régimen hondureño”.

Lea además: Los líderes políticos hondureños padecen del mal del cálculo particularista

El sacerdote jesuita concluyó que en Honduras hay una institucionalidad de derecho, pero no es un Estado de Derecho, por lo tanto la democracia es una de los elementos más ausentes.

“Vivimos en un Estado que violenta y viola los derechos humanos”, expresó al manifestar que la única forma de romper con los cercos que agobian a la ciudadanía, es el camino de la identidad y construcción de una propuesta desde los sectores sociales y populares.

Finalmente, manifestó que los enemigos de los pobres saben perfectamente cuál es el camino y por eso invierten enormemente para dividir, llenar de desconfianza y desarticular al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *