Los líderes políticos hondureños padecen del mal del cálculo particularista

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Los cálculos y las ambiciones personales mantienen estancada a la oposición en Honduras, según el sacerdote jesuita, Ismael Moreno— más conocido como el “Padre Melo”—quien en los  últimos meses ha intentado unificar a las fuerzas opositoras para sacar del poder al gobernante, Juan Hernández.

En los primeros días de enero, Melo conformó junto líderes políticos, defensores de derechos humanos y dirigentes sociales, la llamada Acción Ciudadana Contra la Dictadura (ACCD), plataforma con la que se suponía se iba a hacer un frente común contra el régimen de Hernández.

La ACCD se conformó de cara al primer aniversario del segundo gobierno de Hernández, con el liderazgo político de Luis Zelaya, del Partido Liberal; Salvador Nasralla del partido en formación “Salvador de Honduras” y por algunos dirigentes del Partido Libertad y Refundación (Libre). Este último partido no se integró, pero el sacerdote jesuita confesó que en varias ocasiones había sostenido pláticas con el líder máximo, el expresidente Manuel Zelaya Rosales y que éste le había dejado abiertas las puertas para una integración a futuro. Cosa que hasta el momento no ha sucedido.

Zelaya Rosales ha sido cuestionado, por Nasralla y Luis Zelaya, porque llegó a acuerdos con el gobernante Partido Nacional y con un sector del Partido Liberal, liderado por el expresidente Carlos Flores Facussé, para la creación e integración de nuevas instancias electorales y porque internamente su partido ve factible una plebiscito para participar en una eventual reelección.

Noticia Relacionada: Ningún político de oposición quiere ser segundón, así sea que Honduras se hunda

Existe el llamado, pero todavía en Honduras no hemos desarrollado la capacidad para que las condiciones subjetivas de confianza, entendimiento, de organización y de unidad en la acción, se puedan impulsar: Ismael Moreno, director del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús (Eric-SJ).

INGENUIDAD

En virtud que hasta el momento no se ha logrado la unidad y que todo apunta que eso no es factible por lo menos a corto plazo, Moreno, director del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús (Eric-SJ) confesó hoy en una entrevista con CRITERIO que es su ingenuidad inducida lo que lo hace pensar que el camino para derrocar a la dictadura está en la unificación de las distintas fuerzas de oposición.

El también director de Radio Progreso valoró que la oposición no se pacta porque hay desconfianzas históricas, por cálculos y porque unos le apuestan al “fuera JOH, pero negociemos las elecciones. Otros fuera JOH, pero esperemos cómo se va desarrollando, para ver cómo voy entrar en el siguiente proceso electoral” y porque hay distintas fuerzas que “están atrapadas en dinámicas particulares, encerrados en sus propias agendas”.

Consultado sobre quiénes entran en el juego antes descrito, Moreno respondió: “Yo creo que los líderes políticos hondureños, en general, sin excepción, yo creo que padecen del mal del cálculo particularista”.

Explicó que los políticos opositores ven las cosas pero desde la perspectiva de sus propias cuotas de poder, entonces eso hace que desaparezca la derecha y la izquierda y se acentúen intereses particulares de personas y de grupos.

El religioso estimó que actualmente los arreglos y entendimientos se están dando a través de las cúpulas, lo que representa un enorme peligro para la unidad y por ende para sacar a la dictadura del poder.

Alertó que mientras se dejé al margen a las bases, los acuerdos de cúpulas siempre van a estar basados solamente en el cálculo y marcarán esa distancia entre las cúpulas que deciden y buscan sus cuotas de poder y el pueblo seguirá desconfiando de las decisiones que se toman arriba.

El Padre Melo consideró que para construir un movimiento social y una propuesta donde se haga sentir la voz de los pobres, se debe romper la distancia entre los de arriba y los de abajo.

Existe el llamado, pero todavía en Honduras no hemos desarrollado la capacidad para que las condiciones subjetivas de confianza, entendimiento, de organización y de unidad en la acción, se puedan impulsar.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “Los líderes políticos hondureños padecen del mal del cálculo particularista

  • el febrero 14, 2019 a las 2:03 am
    Permalink

    Es triste pero el Padre Melo tiene toda la razón. desde Mel hasta Nasralla no hay por donde pasar. El protagonismo personal se los come! Triste para el pueblo hondureño, que de paso pierde la confianza en “sus lideres” y sigue sufriendo. Ganancia para el usurpador y compañía .

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *