Compra –venta de derechos laborales en Secretaría del  Trabajo de Honduras

Esta investigación se ha llevado a cabo mediante una alianza entre el periódico Criterio.hn, Reporteros de Investigación (RI) y la periodista Melissa Hernández

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras. Una red de corrupción, integrada por familiares de funcionarios de alto nivel del gobierno, opera en estructuras de la Secretaría de Trabajo, en Honduras, donde se tranza con la elaboración de reglamentos, inspecciones laborales y otros trámites.

La red tiene como fin favorecer intereses de empresas nacionales y de transnacionales, mientras violenta el derecho a la sindicalización y se profundiza el modelo de privatización de servicios.

Las organizaciones sindicales tienen evidencias, difundidas a través de redes sociales, de supuestas pláticas en las que ellos aseguran que aparece una pariente del secretario del Trabajo, Carlos Madero, en negociaciones con representantes de empresas para tramitarles, mediante “sobornos” documentos que necesitan para operar sin problemas ante las inspecciones de Trabajo y Seguridad Social.

Documentos, testimonios, entrevistas, una lista de resoluciones de la Secretaría de Trabajo, acceso a información pública, han permitido a los equipos de Criterio.hn y de Reporteros de Investigación, construir un modus operandi dentro de la Secretaría de Trabajo.

Es una red de irregularidades que existe desde antes de la gestión Carlos Alberto Madero Erazo, convertido en titular de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social mediante Acuerdo Ejecutivo 24-2014 del 29 de enero de 2014.

Pero además de la cultura institucional de compra y venta de resoluciones e informes a favor de las empresas y en detrimento de las personas que trabajan para sostener las industrias, de acuerdo con las nuevas denuncias, al panorama se suma el nepotismo de la supuesta hermana de Madero, Oneyda Melissa Funez Galeas, en su rol  como ejecutiva de la Secretaría de Trabajo en la oficina de Seguridad e Higiene Laboral.

También se obtuvo el nombre de  la pariente de un alto funcionario del Banco Central de Honduras metida en esta red cuyo papel no está muy claro en evidencias documentales.

También se habla de nepotismo porque un cuñado del ministro sería el jefe de Riesgos Laborales y el estatal inspector de Trabajo, Juan Borjas, también es signado como pariente de Madero.

Para conocer la versión de la parte oficial, se contactó al secretario del Trabajo. No hubo respuesta de su parte para atender una entrevista solicitada en torno a los hallazgos enumerados en tres bloques:

I.Tráfico de influencias, II. Tramitadores, hostigamiento y extorsión oficial y III. Resoluciones parcializadas, descritas a continuación:

I

Tráfico de influencias

En uno de los audios, Oneyda Melissa Funez Galeas, sostiene una conversación con una abogada identificada como Leonor. La plática dura 16 minutos con 39 segundos.

Durante la conversación telefónica, Funez Galeas admite que aún siendo funcionaria de la Secretaría del Trabajo, realiza trámites a título personal para granjearse algunas sumas de dinero mediante la elaboración y tramitación de reglamentos a favor de empresas.

Dichos trabajos, desde luego, son efectuados bajo la mesa y para ello recurre a abogados que le prestan los recibos membretados por el Servicio de Administración de Rentas (SAR) a quienes les da pequeños beneficios por el favor prestado y para el pago de los impuestos.

Los abogados que le prestan los recibos son los mismos apoderados legales de las empresas que solicitan los reglamentos y que constantemente realizan otro tipo de trámites en la secretaría del Trabajo.

La abogada Leonor, que en la plática se autodenomina la representante legal en la zona Sur de la cadena de supermercados La Colonia, persuade a la supuesta hermana de Carlos Madero a que siga tramitando reglamentos con empresas y que ella la va a respaldar con los documentos de su bufete. A cambio le ofrece remunerala con el pago de sobornos.

«Agarre reglamentos internos, eso lo podemos hacer y cobre como quiera. Ahora, “va a ser a la inversa, usted me va a dar a mí”, cierra diciendo la profesional del derecho».

En las siguientes transcripciones, se describen otras pláticas telefónicas, con abogados, relacionadas con la supuesta negociación de reglamentos.

Conversación telefónica entre supuesta hermana del ministro de Trabajo y representante de empresa:

Voz de mujer: Alo

Voz de hombre: Aló, hola dígame

Voz de mujer: Melissa ¿qué tal está? Le habla Mario

Voz de hombre: Bien y usted dígame Don Mario

Voz de hombre: Fíjese Melissa que yo le llamo porque no creo tener esos documentos para mañana y quería ver la forma de cómo podemos hacer para poder extender ese plazo o ver con qué me podía colaborar usted, ya que ese reglamento de seguridad no lo tengo y lo de lo seguro de la filial.

Voz de mujer: Ajá, ¿quién le va a hacer esos reglamentos?

Voz de hombre: No, no, reglamentos yo no tengo todavía alguien quien, bueno según tendrían que hacerme los abogados que tengo, va, pero.

Voz de mujer: Aquí en confianza  ¿Cuánto le cobra el abogado por eso?

Voz de hombre: No fíjese que a mí no me han dado precios ni nada, yo solo estoy, eliminando, o sea estoy sacando, las cosas que usted me pidió y la inscripción de los empleados allá en Tegucigalpa no la voy a poder hacer esta semana tampoco.

Voz de mujer: Es que ese es un libro de inscripción de empleados, es una hoja amigo.

Voz de hombre: Ese es el que no, la tengo llena, pero no la he llevado a Tegucigalpa.

Voz de mujer: Es que no tiene que llevarla a Teguc amigo, solo tiene que presentármelas a mí

Voz de hombre: ¿Eso es todo?

Voz de mujer: Síii

Voz de hombre: Ah bueno, sí las tengo, que ya están llenas

Voz de mujer: ¿Usted ya habló con la abogada Leonor?

Voz de hombre: Mire me dijo que hablara con usted nada más, no me dijo nada, por eso es que le dije ayer que iba a hablar con usted hoy para que me dijera cómo podíamos hacer.

Voz de mujer: mmmm ya, no, no ay hablamos, yo le voy a ayudar, no se preocupe

Voz de hombre: ¿cómo dice?

Voz de mujer: Yo le voy a ayudar, no se preocupe, le digo.

Voz de hombre: Ah bueno, entonces ¿mañana a quién le puedo presentar lo que tengo? ¿cómo podemos hacer?

Voz de mujer: ¿Ajá?

Voz de hombre: Ese de seguridad, no lo tengo de verdad, Melissa

Voz de mujer: ¿Y qué le dijo la abogada, que se los iba a hacer, le dijo?

Voz de hombre: ¿No, no me dijo nada de eso fíjese? Solo me dijo que hablara con usted.

Voz de mujer: Es que mire, ¿estamos hablando en confianza va Mario?

Voz de hombre: No, claro, claro

Voz de mujer: Eso yo se los puedo ayudar a hacérselos, pero con fecha anterior

Voz de hombre: ¿Y queda registrado y todo?

Voz de mujer: Sí claro, normales.

Voz de hombre: ¿Y en cuánto saldría ese?

Voz de mujer: mmm, déjeme pensarlo y ahí le voy a dar precio, yo, porque la abogada cobra como siete creo.

Voz de hombre: ¿Ah y el tiempo Meli?

Voz de mujer: Si usted me dije que le dé luz verde, el martes los tiene.

Voz de hombre: Ah bueno, entonces ya creo que solo quedaríamos con eso, me dice que la inscripción no se hace en Teguc.

Voz de mujer: No, así démelo, solo deme las hojas.

Voz de hombre: Y lo demás sería lo del dibujo que ahorita estoy

Voz de mujer: Eso podemos hacer un acta, un convenio de un acta con los trabajadores para que no gaste en eso. Pero no le vaya a decir a la abogada que yo le voy a ayudar en eso yo, porque no quiero que diga que yo le estoy quitando el negocio, cuestiones así.

Voz de hombre: Entonces le voy a decir que hice un arreglo con usted y ya está ¿verdad? O que usted me dio un lapso, bueno voy a ver.

Voz de mujer: . Pero puedo confiar en usted verdad.

Voz de hombre: No, no se preocupe, tenga mi absoluta confianza.

Voz de mujer: ¡Vaya pues, dele!

Voz de hombre: No no tranquila, nos vamos a estar viendo. Me avisa cuánto.

Voz de mujer: Voy a hablar con mi amigo, lo llamo como a las 4.

 

 

Segunda conversación entre supuesta pariente de Madero y supuesto funcionario de Inspectoría, Juan Borjas:

Voz de hombre: Buenas tardes

Voz de mujer: Te habla Meli

Voz de hombre: Buenas noches

Voz de mujer: Te habla Melissa

Voz de hombre: ¿Qué ondas Voz?

Voz de mujer: ¿Estás ocupado?

Voz de hombre: No

Voz de mujer: Mira yo ya sé que ya no son horas de trabajo, pero te quiero hacer una consulta

Voz de hombre: ¿Ajá?

Voz de mujer: ¿En confianza va?

Voz de hombre: Las consultas a esta hora ya generan honorarios, Voz

Voz de mujer: No seas así maje

Voz de hombre: Compartíme la mitad de lo que andás haciendo al menos. (Sonríen)

Voz de mujer: Cómo puedo averiguar si tienen una inspección programada para Protec

Voz de hombre: El lunes, te puedo ayudar.

Voz de mujer: Pero lo ocupo a primera hora porque hoy le llegaron dos hombres y una mujer y queremos saber si es una inspección que le van a hacer.

Voz de hombre: ¿Pero ordinaria o extraordinaria?

Voz de mujer: No dijeron nada

Voz de hombre: ¿Y qué hombres llegaron?

Voz de mujer: Es que no le dieron nombres eso es lo raro

Voz de hombre: ¿A dónde a Tegucigalpa?

Voz de mujer: A Tegucigalpa sí

Voz de mujer: Perame ya te voy a llamar, yo.

Voz de hombre: ¿Cuánto me vas a dar?

Voz de mujer: Puta Juan vas a creer que no te voy a dar si no me ayudás

Voz de hombre: Si te consigo la información ahorita, ¿dos mil?

Voz de mujer: Mil te puedo mandar, mañana te lo mando a primera hora hijueputa jajaja

Voz de hombre: Jejeje son bromas, déjame averiguar, a ver si te puedo averiguar ahorita algo

Voz de mujer:  Pero no te dés mucho color Juan porque

Voz de hombre: No sin llamar a nadie, tranquila. Recordá que yo tengo acceso al sistema

Voz de mujer: ¿Estás en el sistema, pues, y tenés sistema, estás en la oficina?

Voz de hombre: No

Voz de mujer: ¿Y cómo va a averiguar?

Voz de hombre: jajaja

Voz de mujer: ¿A qué horas te llamo?

Voz de hombre: No déjame ver si encuentro algo en el sistema sino va a ser hasta el lunes

Voz de mujer: ¿sí, pero a qué horas te llamo?

Voz de hombre: Si yo encuentro te aviso, sino te mando un mensaje diciendo que no encontré nada.

Voz de mujer: Dale pues

 

 

 

 

II

Tramitadores, hostigamiento y extorsión oficial

Hay una red de tramitadores conocidos por tener contacto con trabajadores de la Secretaría de Trabajo y con ciertos inspectores que están en puestos de mando que falsifican informes para evitar que salgan a luz violaciones a los derechos laborales, venden reglamentos, arreglan resoluciones que obligan a las empresa a inscribir a sus empleados en el Seguro Social.

El grupo opera de manera articulada con el fin de beneficiar a quienes pagan sobornos para obtener resoluciones favorables en la mayoría de veces para la empresa y desfavorables para los trabajadores o trabajadoras. La red tiene integrantes dentro de la secretaría del Trabajo y nexos con altos funcionarios del Estado.

Un ejemplo de este modo de operar consta en el expediente judicial que contiene el juicio oral contra Gladys Lanza por defender a la supuesta víctima de acoso sexual, Lesbia Pacheco.

En ese juicio oral y público, según consta en la pieza judicial, Pacheco testificó que fue víctima de acoso sexual y laboral: “El Ministerio Público hizo el cierre administrativo…con base en un documento administrativo de la Ministerio del Trabajo”.  En el juicio declaró como testigo el señor Luis Alberto Rovelo e indicó ante el Tribunal de Sentencia que mediante una constancia que emitió un inspector de trabajo, se eximió de acoso laboral “pero ya el Ministerio había dado una resolución anterior. Luis Alberto Andino anuló ese documento y lo despidieron”, consta en el expediente de evacuación de pruebas del debate oral y público. Finalmente Pacheco fue condenada por difamación por la justicia hondureña… de tal forma que las irregularidades en la Secretaría de Trabajo no solo repercuten en el derecho a la sindicalización sino en la vida. La persona que Pachecho denunciaba tiene nexos con personas de alto nivel político del país.

Otra forma de operar documentada durante esta investigación es que las  resoluciones iniciales en instancias inferiores pueden establecerse a favor de los trabajadores.

No obstante, a medida avanzan los trámites y pasa el tiempo en que se litigan los casos por la vía administrativa, los procesos se vuelven más complejos  legalmente, se estancan o ascienden a otras instancias.

En instancias superiores, luego de varios meses o años, las resoluciones empiezan a ser desfavorables para las y los trabajadores.

Mientras tanto en el transcurso del litigio entre empresas y obreros, hay pago de prebendas, promoción de puestos, favoritismo, sobornos, colocación de empleados, en otras estructuras estatales de mayor poder, sobornos para quienes integran la red de corrupción que además opera en colusión para la creación de sindicatos paralelos a favor del patrono.

Del otro lado, existe persecución y hostigamiento para empleados e inspectores que han actuado con base en la ley y garantizado el respeto a los derechos laborales. (https://hondudiario.com/2016/11/04/la-larga-mano-de-fyffes/)

Un ejemplo clásico de las disputas y paralelas entre sindicatos, es lo ocurrido en la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), ahora Empresa Energía Honduras (EEH).

En 2016, dos sindicatos se abrogaban la potestad de representar a los trabajadores. El 15 de agosto de 2016, Radio América informó que Miguel Aguilar afirmaba que seguía siendo el presidente del sindicato, en asamblea había sido electa Ángela María Reyes. «Nosotros ya notificamos a la Gerencia General, al Ministerio del Trabajo y desconocemos los hechos ocurridos en las asambleas de Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, realizadas con 22 personas, que para elegir una junta central es violatorio a las normas del STENEE”, dijo Aguilar»,  a Radio América.

La disputa sindical ocurría coincidentemente mientras avanzaba la privatización de la ENEE para convertirla en una alianza público privada, conocida como Empresa Energía Honduras (EEH).

Otro ejemplo de flagrancia del hecho, son las resoluciones estatales para los sindicatos de la agroindustria de la zona sur.

III

Resoluciones parcializadas

Generalmente las resoluciones de Trabajo son adversas para los trabajadores.

Sin embargo, cuando están expuestos mediáticamente, las decisiones estatales y empresariales cambian aunque sea temporalmente.

Para el caso, en los últimos días luego de denuncias de supuestas irregularidades, trascendidas a través de redes sociales y a raíz de las constantes denuncias por parte de los miembros del sindicato de trabajadores del sector agroindustrial ( STAS), el Estado y los empresarios aceptaron la sindicalización de obreras.

Se mostraron evidencias de las maniobras ejecutadas desde la Secretaría de trabajo para evitar la sindicalización de cientos de mujeres que trabajaban en condiciones deplorables, hubo una conferencia de prensa en la capital de Honduras y unas semanas después, ejecutivos de las transnacionales y la secretaría de trabajo acordaron reconocer los derechos laborales de las trabajadoras y proceder a su recontratación. Pero antes de esta decisión hay una serie de resoluciones adversas como la siguiente:

 

Mediante esta resolución se exonera a la empresa de supuestas violaciones encontradas en inspecciones generales anteriores

Con esta resolución se quita una multa a la empresa. Los trabajadores denunciaban que se violentaban los convenios 87 y 98 de la OIT del derecho a la sindicalización.

Al país llegaría una comisión de consultores la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para supervisar el cumplimiento de derechos laborales, la comisión fue traída para constatar las violaciones contra los trabajadores y por eso la Secretaría de Trabajo emitió estas resoluciones para limpiar a la empresa, explicó  el dirigente sindical de la zona sur, Ahrak Mayorga.

Mediante una conferencia de prensa, el Sindicato de Trabajadores de la Agroindustria y Similares (STAS) denunció el 11 de diciembre de 2018 múltiples transgresiones de las que son objeto sus agremiados por parte del grupo empresarial Suragroh, subsidiaria de la transnacional irlandés Fyffes, y en el que laboran bajo el esquema temporal más de 8.000 hombres y mujeres.

La denuncia del STAS se presentó junto a las centrales obreras y con el acompañamiento del Foro Internacional de los Derechos Laborales, con sede en los Estados Unidos, representado por Gabriela Rosazza, quien manifestó que la compañía, ha pagado millones de dólares en abogados para influenciar al Ministerio del Trabajo para atropellar los derechos de los trabajadores.

El presidente del STAS, Tomás Membreño, recordó que en enero de 2016 la secretaría del Trabajo practicó una inspección en la empresa y constató que había una serie de violaciones hacia los trabajadores, que partía de la prohibición a sindicalizarse y por lo cual eran víctimas de amenazas, acoso verbal y despidos ilegales.

La inspección de la secretaría de Trabajo fue contrarrestada por la empresa que presentó un recurso de amparo para anular la inspección laboral. Y Para congraciarse con los empresarios, en octubre pasado, la Secretaría del Trabajo aceptó dejar sin valor y efecto la inspección, y además aprobó una resolución mediante la cual prohíbe a los trabajadores que formen sindicatos, arguyendo que los empleados temporales no tienen derecho a la sindicalización ni a derechos económicos adquiridos.

Meloneras del sur violentan derechos laborales en complicidad con el Estado hondureño

Los sindicatos del sur denunciaron a inicios de diciembre de 2018 que la Secretaría de Trabajo anuló una seccional sindical de esta misma empresa y autorizó una paralela sindical mediante la creación de dos sindicatos integrados por personas que ganan más de 45,000 lempiras.

A juicio del dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (Stibys), Carlos H. Reyes, que es una organización organizada por rama económica, las resoluciones de la Secretaría de Trabajo son una evidencia de irregularidades.

En el sur no solamente los trabajadores de la agroindustria tienen problemas, también el Stibys tiene dificultades, pero más grave es la resolución 79-2018 que indica que los trabajadores no tienen derecho a sindicalizarse porque son temporales, consideró.

Las denuncias de irregularidades en Trabajo pasan sin que desde el ámbito de investigación penal, pase nada.

Melon Export

En 2016, los medios tradicionales informaron que la empresa Melon Export S.A. (Melexsa) propiedad del grupo irlandes Fyffes (https://www.freshplaza.es/article/103529/Irlanda-Los-sindicatos-protestan-por-el-acuerdo-de-Fyffes/), estaría cerrando sus puertas porque sus empleados pretendían sindicalizarse. El ministro Jacobo Paz, ahora acusado criminalmente, era el encargado del discurso público que anunciaba la amenaza para la producción  nacional. Dos años después la empresa sigue funcionando.

Las declaraciones de Paz ocurrieron unos días después de una reunión que autoridades locales de Santa Ana de Yusguare y ejecutivos de esta empresa tuvieron con el entonces secretario del Consejo de Ministros, Ebal Díaz.

Se trató de establecer contacto con los ejecutivos de Melon Export para conocer su versión de los hechos. No aceptaron dar entrevistas.

El 5 de agosto de 2016, la Coordinadora Latinoamericana de Sindicatos Bananeros y Agroindustriales denunció en su portal electrónico que “Trabajadores/as afiliados al STAS, han denunciado  que la alcaldesa de Santa Ana de Yusguare en Choluteca Melitza Hernández, se ha pronunciado a favor de las violaciones que cometen las empresas meloneras de Fyffes en Honduras, ya que confronto vía telefónica a la compañera Patricia Riera activista del STAS, donde le advirtió que sería la culpable si Fyffes cierra sus empresas. Esto después de las amenazas que ha mandado la parte patronal, donde han manifestado que no operaran con una organización sindical que vigile el cumplimiento de la ley y los beneficios de los y las trabajadoras. También denunciaron que el día lunes, Arnon Faroud representante legal de las empresas meloneras (SURAGROH, Melon Export S.A, Soleado entre otras) promocionó un bus donde hizo llegar a varios trabajadores/as no afiliados al STAS, a Casa Presidencial para hacer una queja y protesta contra el STAS, se presume fueron atendidos por Ebal Díaz quien es asesor presidencial y Secretario  Ejecutivo de Consejos de Ministros”.

Fyffes fue suspendida de la Iniciativa de Comercio Ético en mayo de 2017 por violaciones en su cadena de suministro en Honduras.

Tras la publicación de una carta abierta en la que se relata un patrón de violaciones de los derechos laborales en plantaciones de melón en Honduras, Comercio Justo USA ha descertificado al productor Suragroh, una subsidiaria de Fyffes.

La empresa irlandesa Fyffes es una de las marcas de frutas más grandes del mundo y el mayor importador de melones de temporada de invierno para el mercado de los Estados Unidos. Fyffes es propiedad del conglomerado japonés Sumitomo.

Descertifican a Fyffes por robo de salarios y violaciones a trabajadores de meloneras en Honduras

Mediante solicitud No. ILN-171213-0601-14235, la defensora de derechos humanos, Patricia Riera, pidió a inspectores del área de Higiene y Seguridad de la empresa Suragroh, situada en el sector conocido como Finca Santa Rosa, constatar la intoxicación de 13 obreras, ocurrida, el 12 de diciembre de 2017. Riera está acogida al Mecanismo de Protección para Defensoras porque ha recibido amenazas como consecuencia de su activismo en sindicatos y organización de trabajadores. El caso es acompañado por la oenegé ACI PARTICIPA.

La supuesta intoxicación fue provocada por labores de fumigación. Un Acta de Investigación de la Secretaría de Trabajo indica que se trató de ansiedad colectiva, no precisa qué responsabilidad ha tenido la empresa ni medidas de reparación. Y la principal evidencia del Estado para llegar a esta conclusión, es un informe del médico de la empresa.

El acta de la Secretaría de Trabajo cita que la gerente de recursos humanos, Lidia Gabriela Vásquez, rechazó que se tratara de un accidente laboral e informó al inspector de trabajo que, de acuerdo con el informe del médico de la empresa, José Ernesto Cáceres Chavarría, primero se atendió a cuatro empleados con síntomas de náuseas y mareos y que no presentaban signos de intoxicación, luego llegaron cinco empleadas más y el médico diagnosticó que se trataba de ansiedad colectiva.

La Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Agroindustria y Similares (FESTAGRO) denunció en su sitio oficial el 23 de febrero de 2018: “una vez más, la transnacional Fyffes, recientemente adquirida por el coloso japonés Sumitomo, está en el banquillo de los acusados. Esta vez por la denuncia de las trabajadoras de las meloneras hondureñas, que sufrieron una intoxicación por malas prácticas en el uso de sustancias tóxicas en las plantaciones”.

Esta misma nota de Festagro revela que “por las reiteradas denuncias de violación de los derechos laborales y sindicales en las plantaciones de melones y piñas en Honduras y Costa Rica, en mayo de 2017, Fyffes fue suspendida de la membresía de la Iniciativa de Comercio Ético (ETI)”.

En testimonios obtenidos con obreros de la empresa, se determinó que las afectadas no recibieron incapacidad ni atención integral para resarcir el daño, únicamente se les dio dos días de reposo, confirmó a Criterio y a RI el dirigente sindical, Ahrax Mayorga.

El líder sindical indicó que la encargada del Área de Salud e Higiene ocupacional es hermana del secretario del Trabajo, Carlos Madero, en Choluteca y hay cruce de imágenes de sindicalistas entre la funcionaria y personal de seguridad, lo que coloca en riesgo a los activistas sindicales. Esto es público en las redes, dijo.

Es un secreto a voces que hay dos o tres personas que actúan bien, en la regional, pero la mayoría de la secretaría de Trabajo está en esta red de corrupción en el sur y en el centro del país.

El dirigente del sindicato de la Agroindustria en el sur, Tomás Membreño, denunció que ha habido reiterada parcialidad de la Secretaría de Trabajo a favor de esta empresa y hay evidencias que circulan en las redes sociales que hoy dan la razón respecto a las denuncias que se han venido haciendo.

Compartir Artículo

3 comentarios sobre “Compra –venta de derechos laborales en Secretaría del  Trabajo de Honduras

  • el febrero 8, 2019 a las 3:32 pm
    Permalink

    eso si es gravisimo, con razon los trabajadores sufren tanto, solo se que Dios, les mandara lo que cosechen

    Respuesta
  • el febrero 6, 2019 a las 1:29 am
    Permalink

    Que podredumbre de país, que maldición estaremos pagando.
    En vez de cárcel al paredón deberían ir los corruptos, hasta fumigar y sanear.

    Respuesta
  • el febrero 5, 2019 a las 2:06 pm
    Permalink

    Eso no es de extrañar, el actual gobierno se conoce y reconoce por corrupto y lo peor está por venir.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *