La lucha política de las hondureñas

Por: Glenn Flores*

El 25 de enero fue la celebración del día de la mujer hondureña ya que ese día obtuvo el derecho al voto mediante el Decreto N° 29 de 1955 en la presidencia del tristemente célebre aprendiz de dictador Julio Lozano Díaz. Este decreto fue el resultado de una lucha de alrededor de 13 años. Todo empezó en 1942 cuando se fundó el capítulo hondureño de la Comisión Interamericana de Mujeres, para luchar por la equidad de género. Ya el derecho a votar lo habían conquistado la mayoría de las mujeres del istmo centroamericano: en El Salvador en 1938 y en Guatemala y Costa Rica en 1945.

Para muchos el derecho al voto fue una conquista a medias, ya que ese decreto indica que solo la mujer que podía leer podía votar. La mayoría de mujeres en esa fecha no podían leer. Por lo general las mujeres de clase media y alta eran las coordinadoras del movimiento sufragista en Honduras y estas tenían poco entusiasmo de incorporar a las mujeres de otras clases sociales. No tenían estas organizaciones militancia de mujeres obreras, campesinas, desempleadas o analfabetas.

La primera elección donde participaron las pocas mujeres privilegiadas con votar fue en las elecciones de 1957 donde resultó ganador el tibio Ramón Villeda Morales. En esas elecciones hubo una escasa participación de la mujer en puestos de elección. Esta lamentable tradición continúa hasta el presente a pesar de que hay una legislación que exige un porcentaje equitativo en los puestos de elección popular. Este año se celebran 60 años de este logro, pero la mujer en nuestro país continúa desplazada con relación a los hombres.

En las elecciones de 1981 (las primeras en la transición de la democracia liberal electorera) en el parlamento hondureño la mujer solo obtuvo el 1.2 % y los más favorables, de 9.4 %, proporcionados en los dos procesos electoreros de 1989 y 1997 de acuerdo a los datos presentados por la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) en agosto del 2013.

En el año 2004 se reforma la Ley Electoral para que sea obligatorio el 40% como mínimo de participación femenina.

En el Congreso Nacional, aún no se logra el requerido 40% de representación femenina, según la página web el Tribunal Supremo Electoral (TSE), de los 128 diputados, tan solo 28 son mujeres.

Hay una situación interesante, que la legislación solo favorece a la mujer en los puestos de elección y no la participación de las féminas en los cargos de dirección en las Secretarías de Estado. Aquí en el Poder Ejecutivo, el Presidente tiene poder absoluto para elegir quiénes estarán en las riendas de los diferentes Ministerios.

Nota relacionada Mujeres son más del 50% de la población y solo reciben el 5% del presupuesto

Lo mismo ocurre con el Poder Judicial donde el número de mujeres en puestos claves es muy inferior al de los hombres.

Igual se da en las empresas privadas y públicas donde muchas veces hay un desequilibrio muy marcado en los puestos de mando.

Es imperativo que se legisle para que la mujer ocupe del 40% al 50% en todas las áreas de trabajo tanto en el Estado, gobierno y empresa privada. Aparte de la legislación, que es muy importante, para que verdaderamente avancemos y profundicemos en la solución de esta problemática, para que tengamos un verdadero país equitativo para ambos géneros, es necesario cambiar el sistema patriarcal, social y económico que se nos a impuesto por quienes manejan los hilos de poder sobre nuestro país.

¡Salud mujeres en su día que un mundo mejor es posible gracias a ustedes!!!

*Articulista libre

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *