Manipulación ideológica exitosa 

Por: Marlin Oscar Ávila

redaccion@criterio.hn

6 de enero de 2019

Tegucigalpa.-Las estadísticas publicadas por diferentes medios nos dicen que en los últimos años han sucedido crímenes contra al menos 22 mil jóvenes, los cuales quedan en la impunidad. Pareciera que el pueblo hondureño se ha resignado a ello. Esto me parece reprochable, pero es el pueblo mismo quien paga las consecuencias de dejarse manipular por la campaña de miedo y hasta terror. 

México tiene casos similares, o peores circunstancias, sin caer en la RESIGNACIÓN, al igual que el pueblo colombiano. Acaso en Honduras se confunde la prudencia con el sometimiento? Por ejemplo, vemos el caso de Toni Hernández con mucha satisfacción, esperando más episodios de una serie de película de pantalla grande en 3D. Es como ver sentados frente al televisor la serie del Chapo Guzmán. Pero, ese joven, junto a su parentela y asociados, ha sido causante de miles de muertes de hondureños. Esta actitud social ideo-lógicamente no llega ni a nacionalismo. Si se hubiese cultivado el nacismo siquiera, grupos de ellos estuvieran en las calles protestando y organizando comandos para-militares. No existe ni siquiera un enojo o cólera social. Existe una especie de expectación, ingenuamente regocijante, de que el poder judicial del eje imperialista va a llevarse a las cúpulas o élites del poder corrupto (y asesino) para encerrarlos de por vida, pero qué o quiénes sustituirán esas élites con poder político? Eso lo decidirá quienes sean los directores de la limpieza en Honduras quienes no son de aquí pero sí de allá, en contubernio de quienes queden salvo en la oligarquía local. Ésta película tiene un argumento un poco o muy conocido. Creo que la vi cuando visitaba el Canal de Panamá, conociendo las consecuencias, no fue lo mejor, pues los sustitutos de Noriega no fueron seleccionados por el pueblo y la historia se repitió y sigue igual. 

Artículo Relacionado: Manipulación ideológica, cinismo y complicidad

Recientemente falleció un AS de la manipulación de la conciencia masiva hondureña, pero quedan muchos dueños de medios y «periodistas» responsables de la atomización de ésta sociedad. Personalmente soy muy exigente para admirar a un periodista en cualquier rincón del globo terráqueo. En general, son instrumentos de la manipulación social, produciendo masas sociales desclasadas, millones de individuos que se creen libres sin serlo. Libres porque puede comprar con un mísero salario (pero superior al de otro colega de su misma clase) un artículo que seguramente no será para producir o reproducir algo que le mejorará su calidad de vida, pero sí dejar de pensar por sí mismo, pues le facilitará respuestas a su vida de consumo constante. 

Los medios repiten sin cesar que la «familia es el núcleo de la sociedad» pero, ese mismo medio se encarga de que esa familia desaparezca como tal lo antes posible. «Ya tienes 16 años y debes generarte tus propios ingresos» y luego, «si tienes 18 años de edad, ya no debes convivir con tus padres, eso debe darte vergüenza». Así terminamos sin familias integradas pues «integrarse es anticuado»

En las ciudades nuestras, decadentes de servicios básicos, se acumula la juventud «ansiosa de modernizarse» que llega de las zonas rurales, donde se carece del servicio de las Secretarias de comunicación, de salud y educación. Las ciudades tienen grandes áreas completas de mercados informales, donde hay más vendedores que consumidores. Donde los prestamistas usureros viven del sueño del sector informal que sobrevive de comer esos sueños.

Honduras es un sueño artificial, introducido en la conciencia de esta sociedad con la ayuda de los grandes empresarios de los medios financiados por la banca. Así, se ha logrado la desorganización e inmovilización de las clases trabajadoras rurales y urbanas. Así es que se llega a soñar porque «Jehová o el Dios todo Poderoso, nos sacará de estas Honduras. En este momento ese Dios está encarnado en las almas de las élites judiciales estadounidenses, por lo que solamente debemos esperar su decisión». Por lo tanto, lo que suceda, será porque el Señor así lo quiso. Améenn! 

FE DE ERRATAS: Este artículo fue editado el domingo 6 de enero de 2018 a las 2:30 de la tarde, ya que el párrafo introductorio hacía mención a la muerte natural de la periodista hondureña, Indira Murillo, con información imprecisa y que por respeto a su memoria y a sus deudos se decidió eliminar. Criterio pide disculpas a su familia y amigos por la interpretación de los hechos que nunca tuvo implícito mala fe por parte de nuestro columnista.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *