Aquí y allá… Las mayores tasas de la Marca País

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

En Honduras, priva la indefinición y el jugar a las escondidas. Se cuela y celebra la mayor tasa de café del mundo, para la Marca País de la recordada Ministra Hilda Hernández y para el record de Guiness. Por lo que valga. La clase gobernante se reagrupa y perpetúa su teatro de sombras sobre el escenario oscuro de las grandes imposturas. La oposición continua irremediablemente dispersa.  (¿Habrá sido a pedir armas y munición?) Nuestro líder llama a la insurrección y toma de la Bastilla y se va incontinenti a los banquetes de la toma de posesión de AMLO. Diz que a putear a M. Pence. ¡Si Señor! Porque, como se saben todas las rancheras, no ocupan asesores. Priman la mudez oficial frente al montaje, el velo de la niebla diplomática y las espesas tinieblas de la conspiración contra los opositores desaparecidos. (El casi vicepresidente Ricardo Álvarez cree que se puede redimir aun, porque no confiesa nada, aunque lo tienen mas tostado que al café El Indio.) En el entorno mundial en cambio, se aclaran cosas, se conectan los puntos, se concretan escenarios previsibles y se definen posicionamientos claros.

La prensa local (los picaros les llaman a nuestros periodistas los Ángeles del silencio) no dice una palabra, pero la prensa internacional si nota que al Presidente JOH se le ha mencionado directamente en el escándalo por el cual esta preso su hermano, con quien tiene una sociedad mercantil, igual que en el escándalo de las Cajas de Pandora por las desviaciones de fondos públicos coordinadas por su hermana desaparecida. Asimismo, al momento de publicarse la condena de los sicarios que balearon a Berta Cáceres, la prensa local pasa por alto las irregularidades de que adoleció el juicio, con que siguen protegidos los autores intelectuales. Pero así lo consigna el New York Times y otros. https://www.nytimes.com/2018/11/29/world/americas/honduras-bertha-caceres.html) Y el veterano Senador Patrick Leahy (de Vermont) declara al respecto que se habrá hecho justicia a Berta Cáceres solamente cuando se deduzcan responsabilidades a todos los involucrados, a quienes concibieron el crimen y dieron las ordenes, a los que les pagaron a los sicarios y a quienes orquestaron el encubrimiento. (¿Lo ordenó o no, JOH?)

En EUA, también, con la conquista de cuarenta votos nuevos y la mayoría en el Congreso, por parte de los demócratas,  que hoy se pueden dar el lujo de resbalar en las riñas internas pero bloquean los nombramientos judiciales, con el resentimiento que deja el despido del Ministro Sessions y con la confesión del Sr. Cohen, ex Abogado de D. Trump de haber mentido al Congreso (es que allá, mentir es malo) y su anuncio de que  estará dispuesto a cooperar plenamente con la Investigación Federal del Fiscal Especial Muller sobre las conexiones de Trump con Rusia en la campaña, con el inminente testimonio del ex director de la FBI  James Comey, con la disputa sobre los fondos que quiere para el muro y sobre la anulación de DACA, parece que el gobierno de Trump enfrenta una profunda crisis. No podrá financiar su funcionamiento, ni pasar sus proyectos de ley, ni los nuevos tratados de comercio con sus vecinos. Una crisis que no logra distraer ni menos despejar Trump con nuevos insultos contra los mexicanos y su genial defensa militar contra los peregrinos. Pompeo mientras tanto alista su lista obligada a ser exhaustiva y a salir al publico en unos días. Antes de cualquier otra cosa.

López Obrador aclara, para quien tuviera duda, que solamente a disgusto se había tomado la fotografía protocolaria de un nuevo convenio contra la migración, con los corruptos presidentes del triangulo norte. Claramente, quedan restos del antiguo régimen (se cuela la vieja nomenclatura y los banquetes se celebran en los salones de siempre, con el mismo ceremonial de los últimos años, desde tiempos de Acamapixtli) y el nuevo presidente cae en la antigua trampa de la izquierda latinoamericana de hablar un poco mas de lo necesario. Aunque sea por la novedad, el cambio de régimen mantiene nuestro entusiasmo y queda claro que AMLO entiende que debe trascender de la palabra hablada a la comunicación de signos y símbolos y la actuación, emparejando sueldos desproporcionados y dándole la espalda al protocolo de la presidencia imperial al abrir, la Residencia de la Revolución Traicionada, de los Pinos -en Chapultepec- a la visita de los morbosos. ¡Claro que si se puede! También tiene poder para hacer cambios serios. Deberá hacerle justicia a las victimas de sacrificio del viejo poder basado en el terror. Eso es lo que cuenta y ¡no tiene derecho a fallarle! En primer lugar, a los más humildes, a quienes tanto desprecian el viejo régimen y el Sr. Embajador.

Porque en la Honduras de aquí, la Cancillería condena que se ataque a los migrantes con balas de las que sean y bombas en la frontera, pero en México, al mismo tiempo, el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Honduras, Alden Rivera, colabora con todas las campañas de desinformación y satanización contra los refugiados en caravana, y declara que se avergüenza representar al país del que provienen los migrantes, ¿porque son sucios y bulliciosos? Pero ¿acaso esta muy orgulloso de representar al gobernante que, según criterio de la BBC internacional, es el mas corrupto de America Latina? ¿No se apena de haber sido designado por un socio y hermano del mayor traficante de drogas de Centroamérica a decir de la fiscalía del Octavo Distrito de Nueva York? No se abochorna de los cientos de muertos y las decenas de presos políticos. No se sonroja.

Después de todo lo mismo hizo Peña Nieto. De repente ¿está orgullosa de haber sido enviado por un gobierno acusado de desviar, para financiar la ilegal reelección bajo coordinación de la primera hermana, muchos millones de dólares destinados justamente -según ley- a la capacitación de mujeres campesinas y a la ayuda a los más pobres que se fueron? No podría haberse expresado en todo caso con mayor claridad Alden R. Se retrata de cuerpo entero a si mismo, y a su infame clase política. Podría ir recogiendo su propia basura y pidiendo asilo. Donde sea.

Porque ¡no querrá regresar al país que -además de la tasa más alta y grande de café del mundo- tiene la tasa más alta de asesinatos, la mayor de inseguridad, la tasa de desempleo y la tasa de pobreza más altas del mundo occidental que es el país al que –indignamente- representa! Indecente.

Compartir Artículo

3 comentarios sobre “Aquí y allá… Las mayores tasas de la Marca País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *