Función del auto engaño en la política, cinco ejemplos y un llamado

Alianza

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

                                                            A quien corresponda

A algunos personajes, el autoengaño les sirve para quitarse la pena y salir al estrado, a hacer el oso. El hombre de La Embajada y de muchos apodos más, ayer, aparece escondiendo una mano, negro sombrero de copa en la otra y sobre el brazo la capa de toreador que no comparte. ¡Porque quiere seguir siendo quien desaparece al 18 conejo y designa! C. Flores F. ¡El Gran Protector de los Pandoros! Como ha bautizado la gente a los imputados por la Fiscalía de desviar multimillonarios fondos destinados a la capacitación campesina, que terminaron en las candidaturas a las alcaldías y en las cuentas privadas de grandes empresarios, sale a una virtual Cadena Nacional, a dar la cara. ¿Será? Se presenta como salvador de una entidad inexistente. Busca otra vez, glosar la historia de su huracanada administración y justificar su política privatizadora, que empobreció a los hondureños. Anuncia a los alcaldes que va a ir, insólito, a sus pueblos, a hacer campaña, aunque no dice para qué, ni ¿para quién? ¡Y tiene años de no salir de su casa! Y pese al spin, recibe nutrida andanada de insultos sobrecogedores. ¿A quién engañas Mago?

Quienes actualmente nos gobiernan, tienen la economía en ruinas, aunque les sobra dinero para seguir corrompiendo gente. Pero no quieren entender lo mal que están ¿y creen que pueden remediarlo engañando a las víctimas con propaganda pagada? Y eso, no se puede. Porque fuera del parque de la maquila exenta, mientras no haya un alivio fiscal, energía al alcance para moverse, el crédito con que comprar insumos y bienes de capital, ni reglas claras para el mercado y el productor, no habrá producción ni empleo. Solo inflación y frustración y lo que la gente hace es que se va, a como dé lugar, haciendo lo que tenga que hacer como dice JOH. Cuyo gobierno curiosamente ¡pretende que no tiene que ver! ¿Que son los chavos quienes atropellan los derechos de los periodistas y los defensores de ddhh? Y que ¡es la oposición la que manda a sus seguidores al exterior, hambreando!  Y nos vamos quedando solos aquí, quienes tenemos tienda que cuidar. ¿Será que alguien más le cree, Mr. Pence o es que a Uds. les encanta tragarse esas perras?

Aunque se entregó a la campaña en cuerpo y alma, Trump perdió 36 diputados en las recientes elecciones y el control de la Cámara de Representantes. (Nunca nadie antes había perdido tantos en una intermedia). El voto popular dio a sus adversarios una mayoría de importantes gubernaturas. Y esa es la neta, no importa que diga su spin. Se ha quedado sin muro, Donald. No va a poder pasar el recorte de impuestos para sus amigos. Se quedó con un gabinete disminuido con un novato Fiscal General amenazado desde el primer día, que no va a poder deshacerse de la investigación de Muller.

Nota relacionada La Plataforma, sus descontentos y su prospecto

Pero, aunque resulta cómico se quiere engañar y declara al que salió ganando ¡en un gran día! Lo empuja al margen derecho y se declara de haber salvado a su Partido.  Que ya mandó primero cinco mil y después otros cinco mil soldados a la frontera Sur, para detener a la primera caravana que llega con igual número de refugiados a invadirlos. Aunque los soldados ya dijeron que no van a disparar contra mujeres y niños desarmados, que no es función suya construir campos de internación para refugiados ¡cómo les ordenaban! Y debería estar claro que el número de soldados es fino y el de las caravanas posibles, infinito. Pero sigue impostándose de Macho Alfa de su tribu ¡y no falta quien le crea y aun aplauda su comedia patética!

¡Es legal! La mayor parte de la corrupción aquí, me explica un veterano observador, es legal. Se legaliza cuando hace falta. Así, los diputados del Congreso Nacional, los mismos que el 12 de Julio pasado, luego de trascender las acusaciones de la MACIH UFECI, contra varios de sus miembros por desviación masiva, suprimieron el Fondo Departamental, aceptando que no solamente era controversial, si no que perverso e imposible de administrar correctamente para –después- aumentarle a su sueldo otros 100 mil lempiras más gastos y viáticos. Eso hace menos de cuatro meses después –ayer- votaron para restaurar dicho Fondo y aumentarlo a más de mil millones de lempiras, con miras al siguiente ciclo electoral (del cual, si se fuera a realizar, lo que no es seguro, no va a regresar casi nadie), incluyendo una treintena de diputados de LIBRE, dizque ¡para auxiliar a las comunidades!

No importa que los desvista quien sabe bien y explique que nada tiene que hacer un diputado administrando presupuestos públicos, apelan al más bajo instinto de su mara y van palante ¿Diputados de un partido popular -abocado al bien común- que se han asignado un sueldo 200 veces el salario mínimo? ¡Ahora exigen para invertir en su imagen propia, una parte alícuota de 1200 millones del pueblo que no tiene pan! ¿A qué clase de ciudadanía idiota piensan engañar? Vale que ya se van, dice un amigo plataformo. Y es que nada es eterno, y hay sitio en el infierno.

Plataformos les llamaría –supongo- mi madre nonagenaria (quien llama caravanos a los que van con la caravana) a estos políticos viejos y nuevos, notorios, de calibre medio, amigos todos, que se han juntado la semana pasada, en una llamada Plataforma Cívica, con un movimiento social y miembros de sociedad civil para exigir la renuncia de JOH (y tienen toda la razón) o su salida constitucional inmediata. La cual solamente podría darse en el Congreso, en el cual no tienen más que un haz diputados, o en la Corte Suprema en la que conste que tengan a su favor un solo Magistrado. Sin buscar el apoyo de otros independientes, que pudieron ayudar a compactarlos, los plataformos no obstante defienden una institucionalidad inexistente. Invocan una constitución cien veces rota.

Aseguran que convocarán a elecciones seis meses después de asumir el poder, con otro censo y otro Tribunal, pero no explican cuales, ni quienes van a gobernar mientras tanto, con cual política. Estoy de acuerdo y firmo al calce y margen de su requerimiento ¡porque es correcto! ¡No me lo impedirá ni siquiera que dejen fuera a mi Partido, el popular, el mayor de la oposición! ¡Acusando una conspiración que es otro ofuscamiento! ¿Pero será que se están engañando a sí mismos? ¿Qué origen tendría eso? ¿Qué fin? ¿Quién puede?  ¿Y cómo hacer entender que la primera obligación para merecer la confianza pública es ser sincero, hablar con la verdad?  Y que la segunda condición, para ganar, es ser inteligente, más astutos que la serpiente, dice La Sabiduría, y haber terminado la aritmética, las sumas y las restas del cálculo práctico. ¡Alas, La Luz! ¡A la salida del túnel con los ojos abiertos! ¡Juntos! Hagámoslo bien. Vengan todos. Hagámoslo. Correctamente. Sin mezquindad.

3 comentarios en “Función del auto engaño en la política, cinco ejemplos y un llamado

  • el septiembre 7, 2019 a las 7:19 am
    Permalink

    Hey There. I discovered your blog the usage of msn. This is an extremely well written article.
    I will be sure to bookmark it and return to read extra of your
    helpful information. Thank you for the post. I will definitely comeback.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.