¿Dictador o mandadero?

Presidente HernándezPor: Oscar Miguel Marroquín

Unos cuantos días atrás Donald Trump descargó toda la furia había y por haber sobre el que creímos era el hombre fuerte de Honduras, otros también lo llamaban dictador, pero el presidente de los Estados Unidos desmitificó tales versiones, y ahora parece que don Juan Orlando Hernández no es dictador y menos hombre fuerte, quizá para no ser tan desagradable protocolarmente hablando, al pobre JOH sería bueno llamarlo el mandadero de los gringos.

Muy confiado estaba el mandatario de los Estados Unidos en la eficacia de su mandadero en Honduras, de repente miles de catrachos deciden al unisonó cambiar el rumbo de la historia y maleta en mano parten en caravana hacia las tierras del Tío Sam, la noticia voló de inmediato por el planeta entero; el servicio de inteligencia gringo quedó ridiculizado, es decir, Trump fue el último en enterarse que la caravana ya cruzaba las puertas entre Guatemala y Honduras.

Con el peculiar tono de oligarca repugnante, Trump reclamó al mandadero sin pensarlo dos veces sobre lo que acontecía, el tristemente célebre dictador como era de esperarse se auto invitó al silencio, sabedor de lo que venía.

Entre tanto, los catrachos fuera de sus fronteras gritaban a todo pulmón FUERA JOH, por incapaz, corrupto y criminal.

Unos cuantos miles de catrachos llamaron de inmediato la atención del planeta entero, y no era para menos, todo el sistema de medios de comunicación al servicio de los Estados Unidos había logrado meses atrás que la humanidad pusiera sus ojos en las caravanas de venezolanos huyendo de su país, pero esta vez las cosas eran diferentes, la gente que huía en masa no eran venezolanos sino hondureños.

Millares de hombres, mujeres, niñas y niños huyendo del descalabro económico y social provocado precisamente por uno de los mandaderos al servicio de los Estados Unidos, en otras palabras, esta noticia irrumpió en la casa blanca de forma negativa, es decir, la noticia se convirtió en la antítesis de la tan llevada y traída democracia que abrazan ideológicamente Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.

Todos estos enmudecieron momentáneamente, y como buenos farsantes que son no tuvieron otro camino que diseñar abruptamente un concierto de mentiras que dicho sea de paso rondan la estupidez.

Poco les ha faltado decir que la caravana está siendo instrumentalizada por seres extraterrestres.

En resumidas cuentas, JOH logró que Donald Trump quedara como un verdadero idiota.

Que a nadie extrañe si en los próximos meses los planificadores del Departamento de Estado deciden cambiar de mandadero en Honduras, pues el actual resulto ser además de corrupto, criminal y posiblemente un aliado con el narcotráfico.

Creo sin lugar a equivocarme que JOH ya anda en alas de cucaracha. 

Compartir Artículo

28 comentarios sobre “¿Dictador o mandadero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *