Presupuesto de la República antes que desarrollo produce pobreza: Fosdeh

Por: Carlos Roberto Zelaya

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Un análisis del Presupuesto General de la República para el año 2019 por expertos del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) concluye que lejos de ser un instrumento de desarrollo la usina financiera del Estado genera pobreza e inequidad que explican el por qué gran parte de la población emigra desordenadamente al exterior.

Actualmente el 67 por ciento de la población hondureña está en la línea de pobreza general y más del 34 por ciento en pobreza extrema, pese a que desde el 2017 al 2018 se destinaron 500 mil millones de lempiras en combatir dicho flagelo, sostuvo esta mañana en un foro de televisión, Mauricio Díaz Burdett, director del FOSDEH.

Noticia Relacionada: Fosdeh presenta señales de alerta sobre el manejo del presupuesto en Honduras

“Si consideramos el costo real de la vida, con el salario mínimo actual de 8,000 lempiras mensuales y el aumento de la energía eléctrica podemos decir que el 80 por ciento de la población está en la pobreza”, añadió por su parte Ismael Zepeda, el analista económico del Fosdeh.

El Presupuesto General de la República para el ejercicio fiscal 2019-2020, que en este momento estudia el Congreso Nacional supera los 261 mil millones de lempiras, y por la forma en que ha sido formulado es un generador de pobreza.

La primera asignación del instrumento financiero público del 2019 es el pago del servicio de la deuda externa, con 49 mil millones de lempiras y que crecerá para los dos períodos inmediatos en 10 mil millones de lempiras por año.

También se destaca que el país deja de percibir 36 mil millones de lempiras en exoneraciones fiscales, por lo que deben ponerse límites al otorgamiento, dejar las que generen empleo y que ninguna sea de carácter vitalicio.

Aquí se agrega el uso de fideicomisos por instituciones públicas, debido a demandas que se vienen o casos vencidos contra el Estado en casos como el Corredor Turístico, el reintegro de elementos de la Policía Nacional y de trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) de los que se desconoce si se incluyeron en las asignaciones presupuestarias del próximo año.

El Presupuesto nacional creció un 10 por ciento en los períodos 2013 y 2014 en montos incongruente con la progresión de la pobreza y la actividad económica, por eso no incide en más desarrollo y genera más desigualdad, apuntó Zepeda.

Además, en esta etapa de formulación en la cámara legislativa “no hay acceso a toda la información del Presupuesto y da lugar a negociaciones, por eso se dispensan dos debates”, explicó Díaz Burdett.

Una muestra del desequilibrio en la valoración de necesidades es que el presupuesto de las Fuerzas Armadas es tres veces mayor al presupuesto de la Corte Suprema de Justicia; o que el año pasado se gastaron 100 millones de lempiras en la compra de bombas lacrimógenas y municiones.

De igual forma dicho proyecto requiere mayor análisis y profundidad de propuestas, porque no es cierto cuando el gobierno dice que tiene 100 millones de lempiras para el café, no es cierto, vivimos de ilusiones, agregó.

Hoy no hay inversión pública que complemente la inversión privada, tampoco se genera empleo y riqueza. Además de falencias como depender del financiamiento externo como interno.

En los últimos 8 a 9 años, Honduras ha adquirido el mayor endeudamiento público de su historia, mientras gasta 66 mil millones de lempiras en salarios y servicios personales de unos 200 mil burócratas.

El análisis incluye comparaciones en salud, educación, programas sociales, en los primeros dos casos con fuertes recortes en sus presupuestos y en la última, opacidad entre los fondos asignados con los ejecutados, ya que las investigaciones del Fosdeh han detectado que gran parte de los mismos quedan en manos de la intermediación de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *