Honduras, el circo y  políticos, los cirqueros

Por: Ondina Maldonado Zavala

Los políticos han convertido al país en un Estado de Derecho fallido

El concepto de que “El Estado de derecho, que supone que el poder surge del pueblo, – que es quién elige a sus representantes para el gobierno-“, es solamente un dicho más, que  forma parte de los grandes sueños de la mayoría de los hondureños.

Tenemos el país que poco a poco hemos ido forjando: unos por corruptos, y la mayoría por indiferentes y tolerantes o cómplices.

Según Patricia Moreira, directora ejecutiva de Transparency International,  en los países donde impera la corrupción, “Las campañas de desprestigio, el acoso, las demandas y los escollos burocráticos son algunas de las herramientas usadas por ciertos gobiernos para acallar a quienes impulsan iniciativas contra la corrupción”.

Cuando la sociedad civil enmudece, se abren espacios para que los corruptos se alcen en contra de prácticas correctas, para que exista transparencia en la aplicación de las leyes, en bienestar de la ciudadanía.

Transparency International analizó que  “la relación entre los niveles de corrupción y la libertad que tienen las organizaciones cívicas para actuar e influir en las políticas públicas, muestra que la mayoría de los países que obtienen una puntuación baja en cuanto a libertades civiles también suelen recibir altas calificaciones de corrupción.

Da lástima, que con el pasar de los años, no avanzamos en las buenas prácticas de calidad,  en los sectores que posibilitan el desarrollo del país, todo lo contrario, estamos retrocediendo tanto, que hemos convertido a nuestro amado país, en una amplia selva, donde ser deshonesto es sinónimo de inteligente , y la honradez, sinónimo de debilidad.

No es de extrañarse que con una cultura creada a partir de prácticas deshonestas,  sea imposible  convertir a nuestro país en una nación como la soñaron nuestros próceres: fuerte, rica y respetada.

FUERTE, ¿CÓMO? Si los políticos han convertido las instituciones estatales en débiles y corruptibles. “Porque quienes las integran como funcionarios y empleados, pero especialmente quienes las dirigen, carecen de la capacidad o del interés para hacerlo o, como ocurre con frecuencia, orientan su quehacer a satisfacer intereses personales o de un grupo determinado. Incapacidad, corrupción, desinterés son motivos que están detrás del proceso que hace de las instituciones públicas elefantes blancos, es decir entidades que solo consumen los recursos públicos que se les asignan”. Santos Benjamìn, Debilidad Institucional, La Tribuna, 2016.

RICA, ¿CUÁNTO? Si los políticos y sus aliados,  han saqueado sus recursos, dejando entrevé la bancarrota del país.  Según los datos del Banco Central de Honduras, “estiman que la deuda hondureña creció un 5.4 por ciento en el primer mes del 2018 con relación al mismo mes del año anterior”.

RESPETADA, ¿POR QUIÉN?  Honduras es un país de ingreso medio-bajo que se enfrenta a desafíos significativos, con cerca del 60.9 por ciento de la población viviendo en la pobreza en 2016, según datos oficiales. En zonas rurales aproximadamente uno de cada 5 hondureños vive en pobreza extrema (menos de US$1.90 al día). Asimismo, Honduras enfrenta los niveles más altos de desigualdad económica de Latinoamérica. Otro de sus grandes desafíos es el alto nivel de crimen y violencia. Banco Mundial,  2018.

“En los últimos años su crecimiento (Honduras) ha sido débil y volátil, con baja productividad y escasamente competitivo”. CEPAL,  2018.

“Existen en Honduras gravísimos índices de criminalidad e impunidad de violaciones de derechos humanos. El país presenta una de las tasas de homicidios más altas del mundo, a pesar de la reducción de estos delitos en los últimos años”. “El uso de la fuerza letal por miembros de la Policía Nacional constituye un problema crónico”. “Se producen habitualmente actos de intimidación e interferencia política contra jueces”.  En resumen “uno de los países más peligrosos para los defensores de derechos humanos”. Informe Mundial Human Rights Watch. 2018.

De todas formas,” hay que tener en cuenta que la democracia no implica que exista un verdadero Estado de derecho. Un líder puede llegar al poder por vías democráticas y después abolir el Estado de derecho, -como el caso de Adolf Hitler en Alemania-. También pueden existir gobiernos que respetan el funcionamiento democrático en ciertas cuestiones pero que violan el Estado de derecho en otras”. Concepto Estado de Derecho.

“Cuando un gobierno protege los derechos de unos y permite su violación a otros, por su condición social, ideológica, raza, grupo político o credo,  no hay Estadio de Derecho Y cuando el gobierno es el primero en violarlos hay dictadura o despotismo”.  ¿Hay Estado de derecho? Pasos Luis. Diario La Prensa, 2015.

A manera de conclusión, podemos afirmar categóricamente que cada día que pasa, los políticos corruptos, los avaros  empresarios y sus aliados, siempre tendrán entretenida a la población con sus enredadas tramas, que en el fondo, la única función es distraer al pueblo de las verdaderas rutas que tenemos los hondureños para salir de éstas honduras!!

Un comentario en “Honduras, el circo y  políticos, los cirqueros

  • Jose Vallejo
    el octubre 8, 2018 a las 9:23 am
    Permalink

    Circo y selva a la vez.El problema grave es que el «presidente» es una persona enferma y todabia creo que nadie lo entiende.Es un demente escogido y puesto alli a proposito, cuando el decida irse el pais sera destruido totalmente.En 7 años la deuda externa paso de 80 mil millones a 350 mil millones.No puede un loco y unos ladrones dirigir un pais. hasta cuando se dara cuenta la oposicion de esto.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *