¡Este volver a Honduras! En elogio de la lucha

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Al regresar después de muchos años, desde lejanas latitudes de La Civilización decía Jaime Fontana, este volver a Honduras inspira sentimientos contradictorios. Mistifica aun cuando vuelva –uno- solo de un periplo de unos días por el Tercer Mundo vecino, a encontrarse con este colmo del cinismo que genera el mismo estremecimiento de irrealidad y de fastidio, ennui en vez de indignación. Las escuelas son una calamidad y no hay medicina para el pobre porque no hay dinero pero el gobierno consume casi 50% del Producto Interno y según el BID malgasta más del 5%

Aburrida y apasionante, la patria chica flota, ora sobre magma o  sobre lodo. Uno piensa que la gente cae o se muere, pero no en Honduras. Donde de repente los caminantes muertos sufren calambres dramáticos en la procesión. Pepe Lobo funge como juez en el concurso de belleza presa, organizado en Tamara por Rosa. El dialogo nacional -inventado fuera- continua viento en popa aun a punto de ser descarrilado, sin logro ni participación de la fuerza mayoritaria de la oposición. Los precios de la principal exportación el café se desploman en caída libre igual que el de la azúcar y el aceite de palma y el alza incontinente de los precios de los carburantes, la importación estratégica, agobia todo intento de producir mientras el crédito se cobija en el agiotismo de las tarjetas.  Y se anuncia otra vez que definitivamente en Honduras hay petróleo. Como se publicó en tiempos de Azcona y después, de Callejas y otra vez, en los de Maduro. En algún lugar que está en subasta y bajo el coral de los arrecifes, hay esos recursos no renovables cuya explotación podría destruir toda riqueza genuina.

En el Congreso -mientras tanto- se reforma otra ley para intervenir el Registro Nacional de las Personas, que venían cabildeando los partidos. Pero como consecuencia de la decisión de una mayoría de diputados liberales de nombrar al que designa C. Flores, la autoridad de ese Partido anuncia que los expulsa. Porque Luis Zelaya quería proponerlo, ampliar las facultades de la comisión y que se le pusiera un término a la Junta para nombrar una autoridad propietaria. Y no quisieron. Y entonces sí,  decidió que eran perversas las negociaciones. Les dio la espalda, las denunció y descalificó a sus interlocutores. Pecadores todos.

El Jefe Hernández escapa de ese berenjenal. Yo no fui, fue. Asiste con otras cabezas de Estado y altas autoridades de muchos países a una Conferencia sobre La Paz en la Asamblea de NNUU, en la que cada jefe puede decir un discurso, el que quiera. JOH lee el suyo en las pantallitas invisibles, entre sorbos de agua tibia, saluda a las naciones ante el salón vacío, porque nadie fuera de la mancha brava se traga esos cuentos. Explica que Honduras esta en Paz. Se extinguió el narco, y se abatió la violencia… aunque los diarios aquí escurren sangre. Y explica que quienes violan los derechos humanos son los delincuentes juveniles y no las policías militares que secuestran jóvenes que aparecen encostalados al día siguiente. Callando que los documentos dicen que es su Partido el que contrata maras y su gobierno el que aumenta los impuestos.

Medio siglo después de que la Teoría de la Dependencia diera una explicación, Hernández desnuda la injusticia del comercio mundial mostrando un billete de $5 que lo concretiza. Porque eso cuesta en las calles de Nueva York una taza de café por la que solo recibe 20 centavos el productor en Lepaéra. Se queja de que el gringo no le ha cumplido la promesa de ayuda financiera para la prosperidad. Exige respeto para los migrantes que siguen vaciando las Honduras, porque ni en la de aquí ni la de allá hay la mínima certeza al salir por la mañana a la calle, de regresar con vida por la tarde ni empleo, ni oportunidad de guardar un peso porque la SAR te va a quitar dos por cada uno que consigas.

Me toca en suerte escucharlo todo porque el discurso se trasmite por Cadena Nacional íntegro, aun si editado e inyectado con aplausos y ovaciones, lo cual le garantiza un auditorio receptivo en la Honduras de aquí. Acusan a los medios de manipular la opinión pública pero ¿qué culpa tienen los medios de las cadenas?

Al pobre del Piche (Luis) Zelaya tampoco nadie le cree. Incluso cuando expone más verdades de las que antes nadie dijo, salvo Mel, sobre la forma en que opera la política vernácula. Lo acusan de ser el malo de la película, cuando solamente fue el dundo del cuento y de haber dividido al Partido, que fracturó el golpe y nadie pudo ni podrá juntar jamás. No sabe que quieren ocultar pero sospecha que el fraude que ya no interesa a nadie y que los pandoros necesitaran el apoyo de JOH para escapar sin visa. En un discurso que trascenderá a la historia, y que ignora la prensa tarifada para ocultar todo lo que no convenga al sistema y a sus corruptos, pero que es difundido por el Youtube, en Facebook y Whatsapp, Luis revela la conspiración de misa negra en cuarto oculto del lado Oscuro del bipartidismo de la cual él fue parte con JOH y Carlos Flores hasta que perdió la partida. Quiere explicar cómo expulsó a 17 diputados del PL, aunque más tarde alegará que más bien recomendaba al ente disciplinario cumplir el mandato de la convención. Asegura ser víctima. Y consigue que los imputados exijan a cambio su expulsión y lo repudien del todo

Declara que él estaba exigiendo la liberación de los presos políticos en el Dialogo, del cual ordena retirarse a sus representantes, hasta que se aclara que solamente por la duración de las vacaciones. ¿Por qué los padrinos se lo contradijeron?

Denuncia que LIBRE aceptó un puesto en la Junta Interventora de lo cual –deduce Luis- que también es cómplice. Y finalmente hace la más sentida declaración de principios. Nunca más va a permitir que se diga que el PL es culpable de las infamias del Lado Oscuro. Ahora el Partido es él. O era. Flores F le responde al día siguiente, lo mismo que nos ha dicho a todos desde su mesa de retirado ventajista. Que el ingrato mentiroso de Piche no es nadie para cuestionarlo, que él lo ungió y le debe todo, que él fue el mejor presidente, el más popular de nunca jamás. Pero para decírselo ha tenido que darse por aludido, confesar su fracaso y firmar su propia desnudez iluminada. No debería enojarse Mel, que ha dejado de ser el tercio excluso, cuando se saca la cuenta.

A los ciudadanos libres nos toca preservar a nuestro Partido del peligro permanente de ser cooptado por una argolla mafiosa que busque su beneficio propio. Libre es ya es el interlocutor obligado que el PL dejó de ser con Flores, no con Luis. QDEP el Partido cuyos simpatizantes no sean capaces de rescatarlo de sus mafias.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “¡Este volver a Honduras! En elogio de la lucha

  • el octubre 7, 2018 a las 9:55 pm
    Permalink

    el partido nacional y el partido liberal cogobiernan quien esta en las naciones unidas es la hija de flores facusse dueño de la tribuna y entonces de que estamos hablando joh manipula viola leyes constitucionales soborna hace y deshace cortes supremas de injusticia y parte sin novedad

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *