Las víctimas invisibles en Honduras y la desidia del Estado

La desidia del Estado hondureño es tan profunda que ni datos estadísticos oficiales existen, mucho menos una política que ayude a contrarrestar el fenómeno

Honduras
Durante la presentación del estudio, las y los presentes reflexionaron sobre las diversas consecuencias de los femicidios.

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La orfandad en Honduras producto de la imparable ola de femicidios está quedando en frías cifras. Los datos se conocen a través de informes que preparan organizaciones de sociedad civil sin que hasta el momento la clase gobernante asuma un compromiso de establecer políticas de Estado que ayuden a palear este fenómeno que cada día envuelve a más víctimas.

De acuerdo a la Encuesta Permanente de Hogares del estatal Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para el año 2016, había un 8 % de niñez huérfana, es decir 266,037 niños y niñas y de ese total: 51,921 huérfanos de madre. Los datos oficiales no especifican cuántas madres fueron víctimas de femicidios, pero sí establece que 47,572 niños y niñas perdieron su madre por muerte y 4,349 no se sabe si la madre está viva o está muerte.

Noticia Relacionada: Impunidad del 90 % de crímenes contra mujeres alarma a organizaciones feministas en Honduras

Un cálculo de la Asociación Calidad de Vida establece que de 5.058 mujeres víctimas por un promedio de tres hijos por mujer, da como resultado 15.174 niños y niñas en orfandad a causa de femicidios, durante 12 años. Sin embargo, la cifra podría ser superior ya que las mujeres en Honduras tienen hasta cinco o diez hijos.

Los datos fueron expuestos este martes durante la presentación de la investigación “Las Víctimas Invisibles de los Femicidios”, por parte de la Asociación Calidad de Vida y la Tribuna de Mujeres contra los Femicidios “Gladys Lanza”.

La periodista y criminóloga, Wendy Funes, resume la investigación: «Las Víctimas Invisibles de los Femicidios».

El estudio pretende describir las circunstancias legales, sociales y económicas en las que se encuentra la niñez huérfana como resultado de los femicidios, explicó la periodista y criminóloga, Wendy Funes, encargada de la investigación.

Funes destacó como principales hallazgos de la investigación, la existencia de impunidad en diferentes ámbitos, es decir impunidad social, impunidad moral, impunidad penal y hasta impunidad estadística, porque el gobierno carece de cifras precisas sobre el problema, y así, dar a conocer cuántas niñas y niños perdieron a sus madres por un femicidio.

Honduras
Ana Cruz, coordinadora de la Asociación Calidad de Vida, durante la presentación del informe sobre las víctimas de los femicidios.

El informe refleja un panorama desolador ya que, en la mayoría de los casos los niños y niñas quedan bajo la tutela de sus abuelas y tías, quienes han criado a sus hijos e hijas y ahora deben hacerse cargo de sus nietas/os o sobrinas/os como consecuencia de los femicidios. Estas mujeres, por sus edades, no poseen la capacidad económica ni física para dar sustento a estos niños y niñas, lo que provoca que abandonen su infancia, dejando la escuela para buscar ingresos para la nueva familia, a la vez que se convierten en protectores y responsables de sus hermanos.

Las víctimas al no contar con los medios suficientes para una vida, digna, pueden fácilmente ser captados por las maras y pandillas, y el crimen organizado, y son más vulnerables a caer en las redes de tratantes, ser parte de la economía informal o sufrir pobreza extrema. Asimismo, sufren daños emocionales, traumas, y alteraciones de personalidad, determina el informe.

Descargue aquí la investigación: Las Víctimas Invisibles de los Femicidios

Actualmente, no existe ningún marco de protección específica para la orfandad por femicidios y tampoco un sistema que garantice la reparación del daño sobre las circunstancias de muertes violentas de mujeres; de éstas, solo el 4 % de los casos se judicializa, el 96 % está abandonado en la impunidad. En medio de dichas condiciones, la situación es de suma preocupación porque la niñez huérfana está quedando en la total indefensión, sin una institución del Estado que repare el daño ocasionado por el femicidio, dijo Cristina Alvarado, del Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”.

Honduras
Cristina Alvarado del Movimiento por la Paz «Visitación Padilla», expone su postura ante la falta de compromiso estatal frente a las víctimas de los femicidios.

La feminista amplió que en Honduras hablar de reparación del daño significa “hablar chino”, porque no se contempla en las políticas públicas integrales, debido a la corrupción de los gobiernos, y porque se gobierna para beneficio de los grupos de interés económico y político, y no realmente para la sociedad en general.

Como impacto social del fenómeno, Alvarado enumeró el desplazamiento forzado por la violencia, la presencia del crimen organizado a través del narco menudeo, entre otros delitos.

De acuerdo a la Tribuna de Mujeres contra los Femicidios “Gladys Lanza”, de enero a agosto de este año, al menos 230 mujeres fueron víctimas de femicidios.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “Las víctimas invisibles en Honduras y la desidia del Estado

  • el septiembre 12, 2018 a las 10:35 am
    Permalink

    Desastre de país, gastan mas tiempo craneando en el peine y buscando cubrir el peine la impunidad..

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *