Nicaragua: La Evolución del gobierno del Presidente Daniel Ortega, desde el 2007

Por: Eric Toussaint **

Para ganar las elecciones presidenciales de noviembre de 2006, Daniel Ortega logró que su elección fuera aceptable para las clases dominantes, y en particular para el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada), el liderazgo de la Iglesia Católica Romana, representada por el Cardenal Obando y Bravo, los ex presidentes Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, y el FMI. Daniel Ortega también hizo todo lo posible para mantener el apoyo de varios líderes de organizaciones populares sandinistas. Logró hacerlo y lo ha seguido haciendo hasta hoy. Estos líderes consideran que Ortega es el protector de una serie de derechos adquiridos por las organizaciones y, sobre todo, por su liderazgo.

Lo que Daniel Ortega logró hacer entre 2007 y 2018 recuerda a lo que hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México durante los años sesenta y setenta (ver el recuadro sobre el régimen del PRI): defender los intereses del gran capital, abrir la economía a mayor corporaciones extranjeras, y mantener buenas relaciones con el FMI, el Banco Mundial y otras entidades multilaterales, manteniendo el apoyo de una serie de organizaciones populares sobre las cuales tiene una influencia muy fuerte, y manteniendo una política de asistencia social mínima (financiera y material), apoyo a los ciudadanos más pobres, pero sin intervenir estructuralmente en las causas de la pobreza), todo lo cual fue habilitado por una situación económica internacional favorable a la exportación y por la ayuda de Venezuela. Al igual que el PRI en 1968, Ortega no dudó en usar la violencia contra la protesta social. Pero, proporcionalmente al tamaño de la población, en 2018 lo hizo en una escala mayor que el PRI. Al igual que el PRI en ese período, Ortega todavía cuenta con el apoyo de varios gobiernos anti-imperialistas (Cuba, Venezuela, Bolivia) y una parte de la izquierda latinoamericana. ¿Cuánto tiempo puede durar eso? Eso dependerá de varios factores: el alcance de la crisis económica, que está reduciendo el espacio de maniobra para la política de distribución de migas al segmento más pobre de la población, la capacidad de los movimientos sociales y la izquierda radical en Nicaragua para superar su desorientación y el disgusto, la represión brutal, el descrédito al sandinismo y al socialismo como resultado de la naturaleza caricaturesca del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, y la capacidad de la izquierda internacional para superar su perplejidad.

El Régimen del PRI en México

El PRI, que entró en existencia en 1946, había tenido éxito, comenzando en 1950-1960, en la cooptación y el desvío de lo que quedaba de la revolución mexicana de 1910-1920 y los grandes avances sociales logrados durante la presidencia de Lázaro Cárdenas entre 1934 y 1940: nacionalización del petróleo y de los ferrocarriles, expropiación de 16 millones de hectáreas de los grandes terratenientes extranjeros o nacionales y la redistribución de la tierra a las comunidades indígenas para su uso colectivo, y la victoria sobre los bancos, principalmente en los Estados Unidos. -, reducir la deuda pública en un 90% (ver Éric Toussaint, The Debt System ). El PRI monopolizó el poder y se rodeó de partidos satelitales. Controlaba los sindicatos y el servicio público, junto con la mayoría de las organizaciones de agricultores. Controlaba todos los órganos del Estado, una parte de las industrias estratégicas y los medios de comunicación de masas. Participó en una represión muy dura durante las protestas estudiantiles del 2 de octubre de 1968, que resultó en la masacre de Tlatelolco. El número exacto de muertos debido a esa represión nunca ha sido revelado. Las fuentes serias lo estiman en 300. El gobierno del PRI finalmente reconoció unas treinta muertes, pero ese número no es convincente. Como parte de la represión de 1968, el PRI eliminó a cientos de militantes izquierdistas en una ola generalizada de desapariciones para mantenerse en el poder. Usó grupos paramilitares para organizar la represión y perpetrar ejecuciones. A partir de la década de 1980, eliminó gradualmente muchos de los avances sociales que aún existían desde el período de 1910-1940. Como Estado Parte, adoptó las recomendaciones del Consenso de Washington, privatizó masivamente el sector público y comenzó una liberalización intensiva de los mercados en México.

A pesar de la represión, el gobierno del PRI se benefició de un silencio vergonzoso por parte de varios gobiernos y partidos de la izquierda en América Latina hasta la década de 1990, ya que tenía intereses que se desviaban de los de Washington en ciertas áreas importantes.

Para comprender la naturaleza compleja de las políticas del PRI desde que está en el poder y sus relaciones específicas con la izquierda en América Latina, vale la pena considerar algunos ejemplos. El presidente «tercermundista» Echeverría (1970-1976) rompió relaciones con la dictadura de Pinochet y dio la bienvenida a cientos de militantes chilenos perseguidos. También ofreció asilo a activistas políticos de izquierda de Argentina, Uruguay y Brasil. Pero al mismo tiempo, Echeverría (que también fue colaborador de la CIA) fue el primero en aplicar masivamente la política de desapariciones forzadas para eliminar a los guerrilleros mexicanos. Pero las políticas progresistas como proporcionar asilo a los exiliados de izquierda de América Latina llevaron a una parte de la izquierda a abstenerse de criticar al régimen del PRI. En consecuencia, cuando la activista de derechos humanos Rosario Ibarra (cuyo hijo fue «desaparecido» por el régimen del PRI en abril de 1975) participó como miembro del Comité Eureka en las reuniones de FEDEFAM (Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos – Federación de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos), fue duramente criticada por madres de desaparecidos en el Cono Sur (Argentina, Chile, Uruguay, etc.), especialmente chilenos, que se niegan a incluir a México en la lista de regímenes que practicaron desapariciones forzadas. Los miembros chilenos no querían que se mencionara el régimen del presidente Luis Echeverría, en parte porque proporcionaba asilo a líderes y miembros de la Unidad Popular que huían de la dictadura de Pinochet. Más tarde, el gobierno mexicano fue uno de los primeros en reconocer al régimen sandinista que había derrocado a la dictadura de Somoza. También apoyó el proceso de negociaciones entre las guerrillas en El Salvador y el régimen vigente allí. El gobierno mexicano también había permitido que Fidel Castro y sus camaradas, incluidos Raúl Castro y Che Guevara, entrenasen en México antes de lanzar su expedición contra el régimen de Batista en noviembre de 1956, dejando la costa mexicana a bordo del yate Granma. El régimen mexicano defendió al régimen cubano contra los EUA. Después de la victoria de la revolución en 1959.

El gobierno del PRI del presidente Carlos Salinas de Gortari (1988 a fines de 1994) reprimió el levantamiento zapatista a partir de enero de 1994. El monopolio del poder del PRI comenzó a romperse con los trágicos eventos del terremoto de 1985, que golpeó duramente a la Ciudad de México. La sociedad se vio obligada a organizarse frente a la inacción del gobierno durante la catástrofe, que marcó una nueva conciencia social y política. La ruptura decisiva del monopolio del PRI se hizo evidente con la elección de gobernador de la Ciudad de México en 1997, cuando Cuauhtémoc Cárdenas (el hijo de Lázaro Cárdenas) fue elegido gobernador como candidato de un partido opuesto al PRI.

El PRI volvió al poder en 2012. En julio de 2018, Andrés Manuel López Obrador, un opositor del PRI y líder de Morena, un grupo de centro-izquierda, fue elegido presidente.

Volvamos a lo que sucedió entre la victoria de Daniel Ortega en las elecciones de noviembre de 2006 y el comienzo de su período presidencial en 2007. En palabras de la ex-comandante guerrillera Mónica Baltodano: «Con la llegada de Ortega a la presidencia en 2007, una tendencia que había venido siendo cada vez más clara se manifestó evidente. El pragmatismo económico mostrado por el FSLN con respecto a las privatizaciones y las políticas neo-liberales se mostró plenamente. Fue entonces cuando se inició la simbiosis entre Ortega y el gran capital nacional. Esta nueva fase en la cual Ortega entró en un proceso con el enfoque de otro pilar del poder nacional: los cabecillas del grupo de grandes empresarios agrupados en el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP). Es en ese momento cuando se da una simbiosis más que una alianza porque lo que define la naturaleza del régimen actual es que su misión principal es crear o fortalecer las condiciones de la economía de mercado, apuntalar el gran capital y repartir migajas a los pobres para mantenerlos pacificados. […] Ese grupo de poder económico tiene una comunidad de intereses con gran capital nacional. No es una alianza por razones tácticas, como algunos creen, advirtiendo a los líderes de las grandes empresas que tengan cuidado por temor a que un día les apuñalen por la espalda. No, no, no, lo que tienen es una simbiosis de intereses. Ortega y su grupo tienen un gran capital porque ellos mismos son ahora un importante grupo capitalista y el gobierno representa su comunidad de intereses con la oligarquía tradicional y el capital transnacional «. 

Daniel Ortega se negó a cuestionar la legitimidad de la deuda reclamada contra Nicaragua y renovó los acuerdos con el FMI

Ya después de la victoria de la revolución en julio de 1979, el liderazgo sandinista había decidido no cuestionar el pago de la deuda contraída por la dinastía Somoza. Y, sin embargo, esa deuda cumplía los dos criterios para considerarla odiosa y negarse a pagarla: no había beneficiado a la nación, y los acreedores estaban al tanto de ese hecho ya que eran cómplices directos del corrupto régimen de Somoza.  Y un factor agravante, aunque no es indispensable para calificar la deuda como odiosa, fue que sirvió para financiar una dictadura culpable de crímenes de lesa humanidad.

La deuda que luego fue acumulada por los tres gobiernos de derecha que se sucedieron entre 1990 y 2007 sirvió para financiar contrarreformas neo-liberales, privatizaciones y ataques a los derechos económicos y sociales de la población. Además, podría haberse demostrado que esta deuda había respaldado la corrupción, en particular durante el mandato de Arnoldo Alemán (1997-2002). Daniel Ortega, una vez elegido presidente, podría haber querido, si lo hubiera querido, inspirarse en el presidente de Ecuador, Rafael Correa, que también había sido elegido a fines de 2006. Correa había establecido una comisión de auditoría de la deuda en julio de 2007 con amplia participación ciudadana (incluidos representantes de movimientos sociales que fueron muy críticos con él, como CONAIE y Ecuarunari). La tarea de esta comisión era identificar la porción de la deuda pública interna y externa de Ecuador que era ilegítima e ilegal. Con base en el trabajo de la comisión de auditoría, en noviembre de 2008, el gobierno ecuatoriano suspendió unilateralmente el pago de una parte de la deuda que había sido identificada como ilegítima e ilegal. A través de este proceso, Ecuador obtuvo una victoria sobre los acreedores en 2009. Debemos agregar que, en mayo de 2007, Ecuador había expulsado al representante permanente del Banco Mundial. También había solicitado que el FMI abandonara las instalaciones que ocupaba dentro de los edificios del banco central y había decidido no celebrar ningún otro contrato de préstamo con esa institución. También debemos señalar que Bolivia, seguido de Ecuador y Venezuela, decidió abandonar el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones), la entidad de arbitraje del Banco Mundial.

Daniel Ortega adoptó una actitud completamente diferente: hizo todo lo que estuvo a su alcance para mantener buenas relaciones con el FMI y afirmó que seguiría las reformas que exigía. Se comprometió a lograr un superávit presupuestario primario para seguir pagando la deuda y reducir el déficit presupuestario. Su elección de esa opción le obligó a rechazar una demanda legítima de los trabajadores del servicio público del país de un aumento en sus salarios, que eran y siguen siendo particularmente bajos, incluso en educación y atención de la salud. 

Daniel Ortega aumentó el número de tratados de libre comercio

En 2006, cuando el FSLN estaba en la oposición, Daniel Ortega, como su principal líder, persuadió a su grupo parlamentario a votar a favor del tratado de libre comercio del CAFTA con los Estados Unidos. Esto marcó otro punto de inflexión en la orientación del FSLN, ya que antes de ese punto el partido había acusado al gobierno del presidente Enrique Bolaños de someter a Nicaragua a los intereses económicos de Washington. La aprobación de este tratado por parte de los parlamentarios del FSLN fue acompañada por el apoyo a cambios en una serie completa de leyes para cumplir con las condiciones previas impuestas por los Estados Unidos. Otros tratados de libre comercio fueron aprobados con el apoyo del FSLN: un tratado con Taiwán (que entró en vigor en 2008), uno relativo a Centroamérica con México (2011) y otro entre Centroamérica y la Unión Europea (2012).

Daniel Ortega abrió Nicaragua más ampliamente para los intereses de compañías extranjeras en las áreas de agro-negocios, minería y pesca

El Observatorio de las Multinacionales en América Latina (OMAL), con sede en el País Vasco y orientado claramente a la defensa de los intereses de los pueblos, ha realizado estudios en profundidad de los compromisos realizados por el gobierno de Daniel Ortega respecto de las multinacionales, que ampliaron los esfuerzos realizados por sus predecesores en esa dirección.

Mónica Baltodano hace referencia a esto y agrega su experiencia personal. Las relaciones del gobierno de Bolaños con la transnacional energética española Unión Fenosa, dice, fueron «tensas». De hecho, Bolaños había presentado doce acciones contra Unión Fenosa y los tribunales habían ordenado multas contra la empresa española. Pero Baltodano dice: «[…] el gobierno de Ortega resolvió todo eso. En noviembre de 2007, irónicamente, mientras que Ortega estaba en la Cumbre Iberoamericana en Santiago, Chile, desatando un discurso virulento contra las transnacionales, Unión Fenosa incluido, Bayardo Arce [un hombre de confianza de Daniel Ortega, un ex miembro de la dirección nacional que se beneficiaron enormemente de la piñata, ET] estuvo en el Palacio de la Moncloa en Madrid, reuniéndose con la dirección corporativa de Unión Fenosa. Basado en el «Protocolo de Entendimiento entre el Gobierno de Nicaragua y Unión Fenosa», que incluyó garantías de todo tipo para este último y recibió el rango de ley en la Asamblea Nacional de Nicaragua el 12 de febrero de 2009, todos los juicios, demandas y multas pendientes fueron borrados con un golpe del bolígrafo. Más tarde llegaron otras leyes, siempre para beneficio de Unión Fenosa. Si bien lo que recordamos es la diatriba constante de Ortega en contra, las relaciones del gobierno nicaragüense con él nunca fueron tan fluidas como lo fueron con Ortega en el cargo «.

Baltodano agrega que, bajo la presidencia de Daniel Ortega, la privatización del sector energético, y por lo tanto de los recursos naturales de Nicaragua, aumentó, beneficiando a las multinacionales, y en particular a aquellas en las que el propio Ortega posee acciones. Señala la apropiación, respaldada por el gobierno, de «las principales explotaciones mineras del país» por parte de la empresa B2Gold, con sede en Canadá,  con dramáticas consecuencias para el medio ambiente y las comunidades locales. También denuncia la deforestación perpetrada por las «mafias madereras» a través de concesiones otorgadas por el gobierno.

Mónica Baltodano describe en detalle cómo la multinacional Pescanova logró hacer tratos lucrativos bajo el gobierno de Ortega: «Un ejemplo menos conocido es la explotación pesquera operada por la transnacional española Pescanova. La investigadora ambiental española María Mestre publicó un informe en diciembre de 2010 de Diagonal sobre cómo ha funcionado Pescanova en Nicaragua después de llegar en 2002 con la adquisición de Ultracongelados Antártida, SA, la planta de cocción de mariscos más grande de España, que poseía un tercio de una camaronera nicaragüense empresa que opera en Chinandega. Desde allí, Pescanova comenzó a expandir su cría y procesamiento de camarón, criando larvas de camarón en laboratorios y ampliando continuamente su área de piscicultura. En 2006, Pescanova tenía 2.500 hectáreas en concesión, y dos años más tarde, ahora bajo el gobierno de Ortega, había duplicado eso, controlando el 58% de la superficie otorgada en las concesiones de pesca. Entre enero y abril de 2009, aumentó su propiedad al 82% de la superficie total otorgada en concesiones, aunque no todo eso se puso en producción «.

El Canal Interoceánico

Este proyecto de dos siglos de antigüedad fue reactivado por el gobierno de Daniel Ortega. El 14 de junio de 2013, la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó, por un voto de 61 a 28, un proyecto de ley que otorga una concesión por un período renovable de cincuenta años al consorcio chino HKDN Nicaragua Canal Development (Desarrollo del Canal de Nicaragua). El costo estimado es de 50 mil millones de dólares, o 41 mil millones de euros. La construcción comenzó en 2015 y debía completarse en 2019, con el canal para abrir en 2020. Pero el proyecto se ha suspendido desde que la empresa china se declaró en quiebra y su propietario ha desaparecido.

El proyecto se opone a grupos científicos ambientales. Existe un grave riesgo de contaminación del Lago de Nicaragua, que es vital como reserva de agua dulce para la biodiversidad y para la población local, que bebe el agua del lago y la utiliza para regar tierras agrícolas. En términos de impacto social, 25,000 personas serán desplazadas por el proyecto.

La prohibición total del aborto entró en vigor en el código penal en 2008

En 2006, el grupo parlamentario sandinista, de la mano de los conservadores diputados, votó en una ley que prohíbe totalmente el aborto. Fue bajo la presidencia de Daniel Ortega, que se negó a poner en tela de juicio la medida, que la prohibición se incluyó en el nuevo código penal que entró en vigor en julio de 2008. No hay excepciones a la prohibición, incluidos los casos de peligro para la la salud o la vida de la mujer embarazada o el embarazo como resultado de una violación. Amnistía Internacional dice en su informe : «El alto nivel de embarazos de adolescentes en Nicaragua significa que muchas de las personas afectadas por las leyes revisadas son niñas menores de 18 años. La derogación de las disposiciones legales que permiten el aborto terapéutico pone en peligro la vida de las mujeres y niñas y pone a los profesionales médicos en una posición desmedida. «Antes de la adopción del nuevo código penal, el aborto» terapéutico «(en caso de peligro para la salud de la mujer embarazada o el embarazo como resultado de una violación) era legal y se consideraba legítimo y necesario, que se remonta a una ley adoptada en 1893 bajo el gobierno del liberal Zelaya, y que fue un resultado inicial de los cambios que comenzaron ya en 1837. Un gobierno que representa los intereses de su pueblo habría avanzado aún más la legislación al extender el derecho a una aborto (por ejemplo, autorizar a una mujer embarazada a decidir por sí misma, independientemente de las causas del embarazo, y al eliminar las condiciones que requieren rojo tres practicantes para acordar interrumpir el embarazo y la mujer embarazada para obtener autorización de su esposo o familia cercana). En cambio, Ortega decidió dar un paso abrumador hacia atrás.

Esta legislación retrógrada va acompañada de graves ataques contra las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres, que han estado entre las más activas en la oposición al gobierno de Ortega. En particular, el movimiento autónomo de mujeres (MAM – Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua), fuertemente movilizado contra la prohibición del aborto, ahora está siendo blanco de las autoridades. Los movimientos feministas han sido víctimas de la represión administrativa, policial y judicial. Para amordazarlos, Daniel Ortega y Rosario Murillo les ordenaron unirse al movimiento de mujeres alineado con el régimen. En otra medida muy inquietante del régimen, Murillo se ha dedicado a denunciar el movimiento de mujeres autónomo y el apoyo que goza en el extranjero en su lucha por el derecho al aborto como «la obra del Diablo».

El uso de la religión

Daniel Ortega y Rosario Murillo hacen sistemáticamente referencias a la religión católica, proclamando constantemente que Dios está de su lado. El régimen encabezado por la pareja presidencial ha causado un profundo retroceso ideológico. En el resto de este texto, «Dios», «Diablo», «Fe» y «Justicia Divina» están en mayúscula porque así es como aparecen en todas las escrituras de Murillo y Ortega.

Al hablar de los cambios que ha sufrido el FSLN bajo el liderazgo de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Mónica Baltodano escribe: «[Un segundo cambio que debe analizarse es el que ha traído al Frente Sandinista] del racionalismo al fundamentalismo religioso. El programa revolucionario implicaba respeto por las creencias religiosas, pero promovía el laicismo. La Constitución de 1987 estableció que el Estado no tiene religión oficial y que la educación pública era laica. ¿Y qué tenemos ahora? El uso y abuso de la religiosidad popular y su constante manipulación para fortalecer el proyecto de poder de la familia Ortega-Murillo. Las instituciones estatales operan como reproductores de creencias religiosas para enfatizar que todo lo que sucede en el país es ‘la voluntad de Dios’, estableciendo así que la autoridad Chayo-Orteguista [es decir, de Rosario Murillo y Daniel Ortega, ET] proviene de la voluntad divina, al igual que en las antiguas monarquías absolutistas, el poder de los reyes vino directamente de Dios. Este vínculo divino, según el discurso oficial, hace que Nicaragua sea «bendecida y próspera». Como resultado de este modelo, las jerarquías religiosas legislan, las iglesias determinan, las autoridades civiles promueven las creencias religiosas y todas las instituciones estatales y municipales están llenas de imágenes religiosas, símbolos y mensajes «.

Con Rosario Murillo, las referencias a Dios y al Diablo se remontan un largo camino. Encontré un extracto de una pieza que escribió en 1991 como directora de Ventana, el suplemento cultural del diario sandinista Barricada. En preparación para el primer Congreso del FSLN, escribió: «Dentro del frente, uno encuentra a sandinistas y no sandinistas. Millonarios y los indigentes. Las almas de Dios y las almas del diablo […]. Sí, señores, el Frente Sandinista es actualmente un frente, y como frente, donde uno encuentra algo y todo, en la actualidad es una mierda «.  Más tarde, Murillo abandonó esta caracterización ofensiva del Frente como un montón de excremento, pero por otro lado ella introdujo en todos sus discursos una representación maniquea, religiosa-fundamentalista, conservadora, oscurantista de eventos y personas.

En el discurso pronunciado por Rosario Murillo el 19 de julio de 2018 con motivo de la celebración del 39º aniversario de la victoria de la revolución, hizo un llamado constante a la fe y a la gracia de Dios, denunciando las acciones diabólicas de los manifestantes que protestan contra las políticas de el régimen del cual ella es co-líder.

Al día siguiente, ella continuó en la misma línea en una declaración en Canal 4 televisión, que es propiedad de uno de sus hijos: «Sabemos que hay instituciones que serán capaces de reconocer los crímenes de aquellos que han causado tanto dolor, tantas muertes, tanto sufrimiento, tantos crímenes aberrantes y diabólicos en nuestra Nicaragua. Y confiamos en la Justicia, y también confiamos en la Justicia Divina «. 

Ella continuó después: «Este pueblo de Dios, ¡porque el pueblo nicaragüense es el pueblo de Dios! Pocos pueblos en el mundo muestran tanta Fe y tanta Devoción, con una relación tan fuerte con Dios. Y nosotros los católicos, con la Virgen María, con mucha […] fe «.

En el mismo discurso, ella se opone a las personas a las mujeres y hombres que luchan por la despenalización del aborto de la siguiente manera: «Un pueblo que ha defendido la vida en todas sus formas, desde el vientre de la madre … ¡Desde el vientre de la madre! Mientras que muchos de ellos pretenden llevar a cabo acciones civiles, cuando en realidad no hay nada civil acerca de ellos porque son criminales, han marchado en las calles de Managua, exigiendo el aborto. ¡Cometer una ofensa contra la vida! Esa es la verdad «.

Nota relacionada Nicaragua: En masiva movilización piden por la paz y gritan consignas contra Daniel Ortega

Luego describe a los manifestantes que han estado protestando desde el 18 de abril de 2018 como los verdaderos perpetradores de los cientos de muertes lloradas por la gente: «… la gente lo sabe, saben quién ha causado la muerte; saben, porque sabemos, cómo entre ellos, debido a los conflictos causados por sus ambiciones, por sus conflictos causados por su cultura de las drogas, con los que han tratado de aterrorizar al país, estos son usuarios de drogas, alcohólicos, personas vinculadas a todo tipo de crímenes y delincuencia. La gente sabe que causaron la muerte entre ellos y luego culpó al gobierno «.

El día anterior, el 19 de julio de 2018, durante la gran concentración sostenida por el régimen, Daniel Ortega había ido tan lejos en este razonamiento maniqueo e inquisitorial. Él había afirmado que los manifestantes se involucraron en prácticas diabólicas y satánicas. Él declaró que los terroristas torturaron a la gente «satánicamente» (¡sic!) En las barricadas.  Literalmente dijo que los manifestantes son «terroristas» y «golpistas» que están totalmente «satanizados». Pidió a los obispos católicos que «exorcizaran» a estos «demonios» o «demonios» (los términos que Ortega usa para designar a los manifestantes) y ahuyentar al Diablo que se ha apoderado de ellos. Ortega afirmó que quemaban cadáveres cerca de las barricadas y bailaban a su alrededor. Llamó a los obispos a respetar la palabra de Dios y no apoyar las demandas de los manifestantes disidentes de que la pareja presidencial renuncie.

El autor realizó una docena de viajes a Nicaragua y al resto de América Central entre 1984 y 1992. Participó en la organización de brigadas de trabajo voluntario, formadas por sindicalistas y otros activistas de solidaridad internacional, que partieron de Bélgica hacia Nicaragua durante los años 1985-1989. . Fue un líder del grupo «FGTBistes pour le Nicaragua». Se reunió con varios miembros del liderazgo sandinista -Tomas Borge, Henry Ruiz, Luis Carrión, Víctor Tirado López- durante el período 1984-1992. Estuvo en estrecho contacto con el ATC, la organización sandinista de trabajadores agrícolas. Estuvo presente en Managua en julio de 1990 durante el movimiento de las barricadas y la huelga general contra las medidas tomadas por el gobierno de derecha de Violetta Chamorro. Fue invitado al Primer Congreso del FSLN en julio de 1991 y al Tercer Foro de São Paulo, celebrado en Managua en julio de 1993. En el Instituto Internacional de Investigación y Educación en Amsterdam en la década de 1980, condujo una capacitación sobre la estrategia revolucionaria. del FSLN antes de tomar el poder y en el período posterior a 1979.

El autor desea agradecer a Nathan Legrand por su relectura del texto y su ayuda en la investigación de documentos. También agradece a Claude Quémar por volver a leer.

Traducido al español por M. O. Ávila, 20/8/18

**Éric Toussaint, belga (64), miembro del Comité para la abolición de las deudas ilegítimas, que contribuyó a su fundación. Historiador, es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Lieja y la Universidad de París VIII.

Compartir Artículo

Un comentario sobre “Nicaragua: La Evolución del gobierno del Presidente Daniel Ortega, desde el 2007

  • el agosto 22, 2018 a las 3:05 pm
    Permalink

    Me gustaría que se abriera un debate sobre este tema, pues he sabido de gente de izquierda que esta obsesionada con el gobierno «sandinista» en Nicaragua, aún a pesar de estos análisis.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *