Manuel Zelaya denuncia ante comisión de la CIDH el estado de impunidad y ausencia de institucionalidad que vive Honduras

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, entregó una carta a la misión de la Comisión de Derechos Humanos (CIDH) que está de visita en Honduras, donde dio a conocer la grave situación que vive Honduras en la violación de los derechos humanos y la impunidad.

Zelaya resaltó que en Honduras no existe Estado de Derecho, y eso le consta a la Comisión y a la OEA, que recientemente a través de su Secretario General Luis Almagro, reconoció el fraude en las elecciones de 2017 y exigió que se repitieran, pero no se ha hecho.

La misiva señala además la comisión de dos bochornosos fraudes electorales en 2013 y 2017, han entronizado un grupúsculo enemigo de la democracia y del pueblo hondureño, que el régimen ha utilizado para intensificar la violencia y la represión contra el pueblo que protesta en las calles.

A continuación la carta:

Señores Comisionados Delegación Visita In Loco Comisión Interamericana Derechos Humanos CIDH

Distinguidos Señores Comisionados:

Estado de Impunidad e Indefensión de las Víctimas en Honduras La Corrupción Opera a través de Redes de ONGs

Deseo compartir con ustedes la grave situación en la que se encuentra sumida la República de Honduras, así como reiterar que la única salida que consideramos viable para alcanzar la plena vigencia y respeto a los derechos humanos, es el retomo al orden democrático y constitucional, interrumpido por una oprobiosa dictadura cívico-militar que controla el país desde el 28 de junio de 2009, y cuyos crímenes se encuentran en total impunidad.

Es importante expresar nuestra preocupación sobre la nula disposición del Estado a acatar los resultados de las misiones de derechos humanos. A partir del golpe, el Estado se ha caracterizado por incumplir y violentar todas las leyes, acuerdos, convenios, sentencias y resoluciones internacionales, manteniendo como único pacto la impunidad y la corrupción que se ha demostrado con hechos.

Los crímenes cometidos por los regímenes sucedáneos del golpe de Estado y el incumplimiento de todas las resoluciones internacionales para el restablecimiento del Estado de Derecho y la vigencia plena de los derechos humanos, constituyen evidencia suficiente para que la Comisión Interamericana vigile al Estado de Honduras para procurar la implementación de los acuerdos y recomendaciones a los que arribe la Misión in Loco, y estas no se convienen en otra burla y engaño.

Las resoluciones de la OEA y la ONU en 2009 y el Acuerdo de San José para restablecer el orden democrático; las recomendaciones de As misiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; el Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Orden Democrático (Acuerdo de Cartagena) con el cual Honduras retomó a la OEA en 2011; el Compromiso de Garantías Mínimas para la Ética y la Transparencia Electoral en 2013; y la Sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en octubre de 2015, en el caso López Lone y Otros, transcurridos nueve años, el pueblo hondureño continúa exigiendo que se cumplan.

En Honduras no existe Estado de Derecho, y eso le consta a la Comisión y a la OEA, que recientemente a través de su Secretario General Luis Almagro, reconoció el fraude en las elecciones de 2017 y exigió que se repitieran; sin embargo hasta la fecha en el caso Honduras no se actúa con la vehemencia y la contundencia con la que estas instituciones internacionales desarrollan sus acciones en otras partes del continente.

La comisión de dos bochornosos fraudes electorales en 2013 y 2017, han entronizado un grupúsculo enemigo de la democracia y del pueblo hondureño, que el régimen ha utilizado para intensificar la violencia y la represión contra el pueblo que protesta en las calles.

El último fraude de noviembre pasado, fue público, denunciado por el pueblo y la Alianza de Oposición contra la Dictadura, igual que por la misión de la OEA la que pasó luego a guardar silencio; silencio que se ha convertido en cómplice de los asesinatos, vejámenes y violaciones a los derechos humanos comprobados mediante una investigación objetiva ejecutada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas. También hemos denunciado con nombre y apellido, la existencia de presos políticos, jóvenes capturados durante la protesta popular contra ese crimen a nuestra Patria.

Nota relacionada CIDH realiza visita in loco a Honduras

Al momento de escribir estas líneas, la situación política ha empeorado, ya que además del crimen y saqueo post golpe de Estado, del asalto al Seguro Social y la denuncia del Pacto de Impunidad hecha por el vocero de la MACC1H Juan Jiménez. Mayor, se suma un escandaloso acto de corrupción denominado Pandora, denunciado por la MACCIH-UFECIC, con el que la mafia que gobierna Honduras financió a los partidos políticos cn las elecciones fraudulentas de 2013.

Con ello una nueva fase de descomposición de la dictadura se pone en evidencia, así como la forma en que opera la corrupción y la impunidad a través de redes de ONGs para el robo de los recursos públicos con la complicidad de las instituciones.

Confiamos que la Comisión en su gestión obtendrá resultados positivos y que en un plazo razonable, valiéndonos de su informe; podremos vencer el estado de impunidad y de indefensión de las víctimas.

Acompañamos respetuosas sugerencias que esperamos sean consideradas por la Misión.

Atentamente,

Manuel Zelaya Rosales

Coordinador General de Libre

Compartir Artículo

4 comentarios sobre “Manuel Zelaya denuncia ante comisión de la CIDH el estado de impunidad y ausencia de institucionalidad que vive Honduras

  • Maynor Pineda
    el julio 29, 2018 a las 4:18 pm
    Permalink

    Que le dijeron que harán de inmediato en Honduras o solo en papel se quedara eso..mire Ortega tranquilo ya.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *