Trump-Putin pos Helsinki – La locura entre los grandes no debe pasar desapercibida

Trump

Por John Moran Robleda, MA

john.moran@unah.edu.hn

Una cosa está clara: los «dioses» del siglo XXI están trabajando sobre los imperios del siglo XX – Anónimo

¿Qué semana eh?  Hablando de quitar las máscaras, la reacción hacia la Cumbre de Helsinki entre Donald J. Trump y Vladimir Putin ha revelado al público las caras y voces antes ocultas y poco retado en el mercado de ideas gracias al control de medios de comunicación. Si el hondureño no vio ni escuchó las reacciones de estos imperialistas, está en una burbuja trágica. Un matrix producto de pastillas azules.

Tenemos una idea superficial sobre lo que hablo Trump y Putin. Trump twitteó

“El Cumbre con Rusia era un gran éxito . . . Espero con ansias la próxima reunión para que podemos implementar algunas cosas que hablamos (en Helsinki a puertas cerradas, solo Trump y Putin) incluyendo reinando el terrorismo, la seguridad de Israel, reducción de armas nucleares, ataques cibernéticos, libre comercio, paz en el Medio Oriente, Corea del Norte, y mucho más.” 

Personas sanas mirarían esto como “¡Wow. Asombroso. ¡Qué bien!”. Pero el Cabal y sus secuaces que manejan el mundo vía los EE.UU. desde Ciudad Washington no son psicológicamente sanos y sus reacciones son de una histeria al borde de locura. Voy a elaborar sobre puntos básicos relacionado a estas reacciones hacia Trump (lo que sectores de hondureños igual que norteamericanos sufren también – sean nacionalistas o “izquierda” o independientes = “Trump Derrangement Syndrome” o sea Síndrome de Trastorno Mental hacia Trump). La mitad de la culpa de esta enfermedad mental son los medios tarifados, acá y por todo el mundo. Solo mire los Editoriales de Larach y Co. Hacia Trump o comentarios en la tele. Repetidores de sus amos en Washington. Esto es lo que yo pude sacar de esta semana de locos a nivel de relaciones internacionales:

* Todavía no puedo entender la realidad de que algunas personas peligrosamente poderosas (psicópatas) en el complejo industrial militar de EE. UU., decidieron caracterizar al Presidente Trump como un «traidor» por haber hecho esta cumbre, cuando él estaba tratando dramáticamente de reducir las tensiones con Rusia. Trump sabía que esto sería un intento arriesgado, pero estaba dispuesto a correr el riesgo: lo felicito por esto.

* No se trata solo de que los medios corruptos de los Estados Unidos fungen como propagandistas de los Globalistas contra el Presidente Trump. Los “periotutas” están sirviendo el interés del complejo militar / de seguridad, que tiene acciones propietarias altamente concentrados en los medios estadounidenses, donde desean mantener a Rusia posicionada como el enemigo ad hominen que justifica el enorme presupuesto de mil millones de dólares del complejo militar / de seguridad (que JOH y su Cabal son beneficiarios cuando se reparte mundialmente). Sin el «enemigo ruso», ¿cuál es la justificación de tal desperdicio de dinero cuando tantas necesidades reales (salud, educación, urbanidad sana, energía accesible, etc.) que carecen de fondos y de fondos?

En otras palabras, los medios de comunicación tarifados en los EE.UU. y mundial como Honduras no son solo estúpidos, son corruptos más allá de lo racional.

*  Hubo un momento en que el Partido Republicano representaba los intereses empresariales de cualquier forma, y el Partido Demócrata, capitalistas también, representaba los intereses de la clase trabajadora. Eso mantuvo a los EE.UU. en equilibrio (lo mismo en Honduras con su versión bipartidista que se rompió en 2009.  En los EE.UU. se rompió en 2016). Hoy no hay equilibrio ni aquí en Honduras o en los EE.UU. Desde el régimen de Bush, Padre y Clinton, el rico 1% a nivel MUNDIAL (incluyendo los de acá en Honduras) se ha vuelto mucho más rico, y el 99 por ciento se ha vuelto más pobre. La clase media está en serio declive y ganan salarios de clase obrera.

* Los Demócratas se han unido en un partido informal con los Republicanos (igual acá, donde el Partido Liberal se unió con los Nacionalists) y han abandonado a la clase trabajadora (en los EE.UU. ya no tienen representación formal y han puesto su vida en MAGA de Trump) donde los Demócratas los consideran como «deplorables de Trump», y apoyan en cambio la división y el odio de “Identity Politics” (posiciones políticas basadas en los intereses y perspectivas de los grupos sociales con los que las personas se identifican. La política de identidad incluye las formas en que las políticas de las personas se configuran a partir de aspectos de su identidad a través de organizaciones sociales débilmente correlacionadas. Los ejemplos incluyen organizaciones sociales basadas en edad, religión, clase social o casta, cultura, , discapacidad, educación, etnia, nacionalidad, sexo, identidad de género, generación, y orientación sexual).

No hay unidad. A las razas, clases sociales, y los géneros se les enseña a odiarse entre sí. Está dondequiera que mires.

*  Los rusos deberían tomar nota de la extrema hostilidad, de hecho, hasta el punto de la locura, dirigida a la reunión de Helsinki en toda la escena política, medios masivos e intelectual estadounidense. Putin es parcialmente incorrecto de que las relaciones ruso-estadounidenses están siendo tomadas como rehenes de una lucha política interna de Estados Unidos entre dos facciones de la clase Elite. Los Republicanos son igual de psicópatas y tan hostiles al esfuerzo del Presidente Trump por mejorar las relaciones ruso-estadounidenses como los Demócratas.

No hay un apoyo significativo entre los Globalistas dentro el partido Republicano o Demócrata para la agenda de Trump de normalizar las relaciones entre EE.UU. y Rusia.

*  Los expertos chillan sobre la «equivalencia moral»: ¿cómo se atreve el presidente a poner a Rusia en el mismo plano moral que los EE.UU. pura como la nieve de una nevada? La gente común no piensa así: esta doctrina de excepcionalísimo es confirmada por la clase política (y se puede ver acá en Honduras), que está acostumbrada a salirse con la suya literalmente. Trump, por su parte, no piensa de esa manera: pese a todas sus fallas bastante obvias, es tan cercano a un ser humano real como cualquier presidente en los tiempos modernos, y por lo tanto es despreciado con la arrogancia de la clase dominante que de alguna manera eximen de cualquier toda la culpa.

*   La gran mayoría de los norteamericanos que votan (Dem, Rep, e Independent) no se preocupan particularmente por Rusia.

http://www.climatedepot.com/2018/07/21/new-gallup-poll-americans-do-not-even-mention-global-warming-as-a-problem-36-problems-cited-but-not-climate/

Es un lugar lejano que no afecta su vida cotidiana. Ven la realidad y lo entienden diferentemente que los políticos. El lenguaje utilizado por el peor de la clase política después de la reunión Putin – Trump indica un grado considerable de demencia de tipo esquizofrénico – y la incapacidad de discernir la realidad y diferenciarla de sus propias ilusiones / delirios generados.

*  Hay quienes le dirán que cualquier mención de un gobierno del Nuevo Orden Mundial -una elite del poder (el Cabal) que conspira para gobernar el mundo- es parte de las teorías de la conspiración. El “Deep State” (un aparato de seguridad nacional que domina incluso a los líderes electos teóricamente a cargo de él») es real. Creo sinceramente que uno siempre debe desconfiar de los que están en el poder, alarmarse ante la invasión de las libertades individuales y establecer poderosos controles constitucionales contra el mal y el abuso del gobierno.  Ya estamos experimentando el fascismo, al estilo israelí-norteamericano-tecnocrática y se está exportando por los Globalistas a todos los clientes y “aliados” en todo el Occidente (solo mire Honduras) – y que está siendo traído a usted por una poderosa Cabal compuesto por agencias gubernamentales y corporaciones internacionales. Este matrimonio de intereses gubernamentales y corporativos, mesclado con marxismo cultural y social, es la definición misma del fascismo moderno. Lo llamamos GLOBALISTAS en este Siglo XXI.

Bueno, esas son mis observaciones y apuntes acerca lo ocurrido después de esa reunión histórica entre el Donald Trump y Vladimir Putin.   Otra vez configure su Google traductor:

http://www.tommullen.net/featured/trump-under-siege-by-the-pnac-crowd-for-seeking-peace-with-russia/

Esto “Saker” es buenísimo (Cualquier cosa del blog del “Saker” es bueno)

http://thesaker.is/coming-coup-against-trump/

Este análisis por Donald Jeffries es excelente y pone todo en perspectiva.

https://www.lewrockwell.com/2018/07/donald-jeffries/the-trump-putin-conference/

Si te gustan cosas por Noam Chomsky, les encantara Stephen Cohen. No hay otro mas experto sobre Rusia que el (quizás Paul Craig Roberts)

https://www.thenation.com/article/trump-new-cold-war-heretic/

El mejor análisis lógico acerca de la locura de la semana de parte del “Deep State” es Tucker Carlson. Su monologo en su programa en FOX esta transcrita aquí.

https://www.realclearpolitics.com/video/2018/07/18/tucker_carlson_the_cold_war_is_over_the_world_has_changed_time_to_rethink_americas_alliances.html

Si desean ir más allá, esta entrevista con el Dr. Steve Pieczenik vale la pena. Datos reveladoras.

https://www.youtube.com/watch?v=N0SwLYyXieY

Trump afirma que “Colusión Rusa” es un engaño y ha dicho que quiere saber dónde está el servidor del DNC. Esto se debe a que el presidente estadounidense Donald Trump y el presidente ruso Vladimir Putin han acordado que su enemigo común es el Cabal. Están actuando de esta manera en muchos sentidos. ¿De verdad creen que Putin le dio una simple pelota de futbol a Trump? ¡Por favor!

Nota relacionada La Cumbre Trump – Putin: ¿Rehaciendo el Mundo en Helsinki?

Trump y Putin saben que el orden liberal posterior a la Segunda Guerra Mundial, construido por un Estados Unidos hegemónico e inclinado a la hegemonía militar permanente de EE. UU. Sobre la masa terrestre eurasiática mientras somete a una Europa vasalla, está menguando.

Trump está avanzando hacia la batalla decisiva de su presidencia: una reestructuración de la política exterior estadounidense para evitar enfrentamientos y conflictos con Rusia, y el abandono de los compromisos de la ya desaparecido Guerra Fría que ya no está enraizado en los intereses nacionales de este país.

Sin embargo, si intenta llevar a cabo su agenda, se dirige a la batalla más brutal de su presidencia y lo estamos viendo ahora después de la Cumbre de Helsinki.

Al aplaudir a BREXIT, criticar a la UE, sugerir que la OTAN está obsoleta, salir de Siria y tratar de llevarse bien con Putin, Trump está amenazando a la política exterior estadounidense con lo que más teme: la irrelevancia.

Henry Kissinger lo dijo bien en relación al Cabal y las elites Occidentales a nivel global, “Trump es una de esas figuras que llega de vez en cuando en la historia y que marca el final de una era y los obliga a renunciar a sus viejas pretensiones”.

La última vez que vimos eso fue la Guerra Mundial I y sus efectos.  Hmmmmmm – en 1918 termino esa guerra. Estamos en 2018. ¿Están pensando lo que estoy pensando?

Compartir Artículo

3 comentarios sobre “Trump-Putin pos Helsinki – La locura entre los grandes no debe pasar desapercibida

  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el julio 24, 2018 a las 6:13 pm
    Permalink

    El consuelo que queda ante este poder de estos demonios imperiales, es que un día se van a morir y serán alimento de los gusanos como cualquier mortal de la tierra

    Respuesta
    • el julio 23, 2018 a las 9:08 pm
      Permalink

      No entendi nada con su comentario. ¿Ayudado? Cualquier persona con mitad de cerebro sabe que «Colusion Ruso» es un invento y fabricacion. No tienes que ser un «Tumpista» para saber eso. Pero parece que Ud no. Que Trump y sus aliados son aliados con Putin y los Rusos desde 2013 contra los llamados Globalistsas tampoco es secreto si lees mas alli que medios tarifados.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *