Continuidad y ruptura en Honduras, 2009 2018

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Lección de historia con trabalenguas solo para gente culta

En la continuidad se espera que el futuro fluya, igual a sí mismo. En época de cambio, el futuro se plantea como un reto a lo actual, una contradicción de o un enfrentamiento contra lo corriente. En el cambio, el poder público se desquebraja, se fracciona y dispersa. En la continuidad, el poder se reproduce a partir de sí mismo. Por eso, nadie debería sorprenderse de que en la práctica del poder público los poderosos usen los recursos del poder para empoderarse y replicar los procesos que les dan poder. Puede ser que sea ilegal. Porque ya no es, en los tiempos que corren, patrimonial, el estado, pero es lo que siempre se ha acostumbrado.

¿Y qué? Son cínicos. Que no les preguntaron (a los aspirantes) a qué partido político pertenecían, pero ¿hacía falta, para determinar que tres de los cinco propuestos eran nacionalistas y los otros dos colaboracionistas y que todos provienen de los mismos círculos? Para que funcione, hay que engañar por lo menos a la mayoría y aquí nadie se engaña, en absoluto. No hay pierde. Todos vemos.

Deben estar conscientes la Junta que propone y los congresistas que van a elegir al fiscal que los va a juzgar, tienen que tenerlo clarísimo que, evadiendo a los vetados de doña Viera, primero se está proponiendo 1. al Notario Alvarenga, favorito del Presidente Hernández, su paisano y su socio, su íntimo y su notario personal, ex diputado y pana en la política, y su actual Procurador General prorrogado. 2. Luego, aunque sea el mejor calificado, al Lic D. Sibrián sin más experiencia, un favorito del propio actual Fiscal O. Chinchilla, quizás el liberal simbólico de la familia. 3. La constitucionalista Lic. Cardona, magistrada reeleccionista, viceministra del gobierno de Lobo y actual enlace de JOH con la Maccih.  4. el A. Hermes Moncada, asistente del Presidente de la Corte Suprema que, sin embargo, esta -el mismo- bajo investigación por denuncias que le acumulan los pobladores del COPINH de usar su posición en contra de las libertades y derechos ciudadanos. Y 5. Otro amigo de JOH, A. Cálix Hernández, del CAH, Jefe de Personal del Poder Judicial, primo de fiscal y de magistrado. Mejor malo conocido. Cuesta entender el cambio. Somos conservadores, nos aferramos a lo conocido, ¿por aquello de que no sabemos cuánto podríamos perder con él?

El pulso de la historia lo que mide es la complementariedad y la alternancia isomorfa del cambio y de la continuidad, ambos inevitables. Y la medición va a depender de los marcadores de tiempo y lugar desde los cuales tomas la medida. Ejemplo. Si mides ese pulso en Francia, en el siglo1689 a 1789, ves cómo se expande mediante las guerras de Luis XIV, como evoluciona y se consolida el control central de la dinastía Borbónica, la más rica de Europa. Pero si mides ese pulso de 1789 a 1816, apenas un cuarto de siglo, el cambio es vertiginoso, y al final de ese lapso Francia yace destruida cuando su Revolución ha aportado al mundo la chispa de las revoluciones nacionales democráticas y los modelos modernos (económico, capitalista y político, republicano) que prevalecían de manera total un siglo después.

Toda proporción guardada, sucede algo parecido si mides el pulso del cambio y la continuidad en Honduras entre 1981 y 2012, un tercio de siglo congruente, desde que la red heredada de la Tercera República y sucedáneos tiempos, articula y diseña el modelo que viene de resquebrajarse. Mientras que, por otro lado, no puedes obviar una sorpresa si mides el pulso de 2009 a 2018, apenas nueve años en que se rompen las estructuras, implosionan los partidos tradicionales, cambian los grupos y relaciones sociales e incluso se desplazan los personajes relevantes. Todavía en mayo de 2009, la mayoría pensábamos que estábamos abocados a un proceso electoral inevitable, del que saldría electo a todas luces Elvin Santos, protegido –él, como su padre- de Carlos Flores F, quienes predeciblemente revertirían los cambios que impulsaba Mel Zelaya. El mismo Elvin ¿acaso pensó ganar mientras daba el golpe? Y aun yo estaba seguro que ganaría. Perdió. Hicieron desmanes del 2010 en adelante sin resquemor.

Pero ahora resulta que Elvin, su padre y varios de sus compañeros están acusados de actos de corrupción criminales junto con casi cuarenta diputados y ex funcionarios. Tienen requerimiento fiscal, orden de captura y se está solicitando la intervención de sus bienes. Hemos estado viviendo, por decirlo rápidamente, cambios revolucionarios cada vez más insospechados. Para asustar dundos, en 2013, estos mismos caballeros, los diputados del bipartidismo, estaban tan convencidos de que ellos tenían el control que –en un alarde entre que de cinismo y de prepotencia– reversaron la legislación garantista que todavía enarbolaba la presunción de inocencia, garantizada en la Constitución. Y ahora, ellos mismos acusados, han ido corriendo a la Corte para pedir que su reforma de aquel año sea declarada inconstitucional, lo que probablemente es. (A menos que da. Viera diga lo contrario.) Para -a saber, como- defenderse en libertad. Enhorabuena. Como el poeta, no creo en jaulas para las bestias, menos en la cárcel por más de un día.

¿Quién hubiera pensado -antes de 2009- que Rafael L. Callejas estaría hoy enfermo y empobrecido en una cárcel gringa? Quien se pudo imaginar que el Presidente de Honduras inaugurado el 2010 estaría hoy ¡defendiendo a su esposa de similar acusación criminal! advirtiendo abiertamente a los poderes instituidos que a él le queda alguno –informal- para enfrentarlos.¿Quien en 2010 pudo imaginar la destrucción del Grupo Continental y la decadencia económica de las familias Rosenthal y otras que ellos agrupaban, que perdieron más de mil de millones de dólares como consecuencia de simples acciones ejecutivas abusivas, aunque han ganado aquí todos los juicios? ¿A qué horas pensaron estos policías que de 2009 al 2014 se convirtieron en magnates, que hoy estarían enfrentando veinte años de cárcel y pidiendo perdón a jueces extranjeros? Lloran mucho, igual los académicos que reclaman resultados del proselitismo que nunca ejercieron. Pero el hilo de la continuidad se rompió y el huevo de la novedad traquea

Lo esencial es este profundo cambio que estamos viviendo, que no es producto del régimen, se produce a poderosa contracorriente de los actuales poderes fácticos y formales, y en función de una conciencia, contenida pero efervescente, insuficiente todavía para catalizar una propuesta, pero sobrada para negarle credibilidad no digamos su consentimiento a la pretensión del continuismo. Y es nuestra responsabilidad profundizar esa conciencia y conducir la energía que genera en una dirección positiva, humana, sensible, sin que esté en nuestras manos el timón, que quede claro, cuando acercándonos a los rápidos y a los fenómenos, se incrementa la turbulencia y va llegando el futuro ineluctablemente.

Un comentario en “Continuidad y ruptura en Honduras, 2009 2018

  • el junio 28, 2018 a las 11:20 pm
    Permalink

    Excelente Dr. Fasquele. Gracias por su sabiduria.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.